• Por AlohaCriticón

EDWARD EVERETT HORTON

(1886-1970)

Uno de los más reconocidos secundarios del cine clásico de Hollywood, Edward Everett Horton nació en Brooklyn, Nueva York (Estados Unidos), el 18 de marzo de 1886. Su padre era un impresor del periódico New York Times.

Desde sus tiempos universitarios en Columbia, Horton apareció en producciones teatrales, muchas de ellas comedias musicales.

En el cine debutó con el nombre de Edward Horton en los años 20, apareciendo en la película “Too Much Business” (1922), una comedia dirigida por Jesse Robbins y co-protagonizada por Ethel Grey Terry y Tully Marshall.

En su larga trayectoria cinematográfica brilló con especial incidencia en la comedia de ambiente sofisticado, interviniendo en títulos de los 30 como “Holiday” (1930) de Edward H. Griffith, “Un Gran Reportaje” (1931) de Lewis Milestone, junto a Adolphe Menjou, “Un Ladrón en la Alcoba” (1932), “Una Mujer Para Dos” (1933), “La Viuda Alegre” (1934), “Ángel” (1937) y “La Octava Mujer de Barba Azul” (1938), las cuatro dirigidas por el maestro Ernst Lubitsch; “La Alegre Divorciada” (1934), “Sombrero de Copa” (1935) y “Ritmo Loco” (1937), trío de películas protagonizadas por la pareja Fred Astaire/Ginger Rogers; “Horizontes Perdidos” (1937) de Frank Capra, o “Vivir Para Gozar” (1938), el estupendo remake de “Holiday” que realizó George Cukor con Cary Grant y Katharine Hepburn como protagonistas.

Compaginando el teatro con el cine, Edward redujo sus apariciones en la pantalla grande en los años 40, en especial en su segunda mitad. Sus películas más destacadas de este decenio son “El Difunto Protesta” (1941) de Alexander Hall, “Extraña Confesión” (1944) de Douglas Sirk, o la comedia negra “Arsénico Por Compasión” (1944), que dirigió Frank Capra.

En 1947 dejó el cine y a partir de los años 50 intervino con asiduidad en el medio televisivo. En 1957 apareció en “Story of the Humankind”, un proyecto de Irwin Allen en el que encarnaba a Sir Walter Raleigh. Fue su única aparición en el cine de Edward Everett Horton en esta década.

Con posterioridad retornó a la pantalla para colaborar de nuevo con Frank Capra en “Un Gánster Para Un Milagro” (1961), película a la que siguieron “El Mundo Está Loco, Loco, Loco” (1963) de Stanley Kramer, o “La Pícara Soltera” (1964), comedia de Richard Quine.

Su última película fue “Un Mes de Abstinencia” (1971), título protagonizado por Dick Van Dyke que dirigió Norman Lear.

A pesar de su longeva carrera y ofrecer inolvidables caracterizaciones, Horton jamás fue nominado al Oscar. Murió soltero el 29 de septiembre de 1970. Tenía 84 años.

Peliculas criticadas

La Viuda Alegre (1934)

La Alegre Divorciada (1934)

El Diablo Es Una Mujer (1935)

Sombrero De Copa (1935)

Vivir Para Gozar (1938)

Arsénico Por Compasión (1944)

Un Gángster Para Un Milagro (1961)

El Mundo Está Loco, Loco, Loco (1963)

La Pícara Soltera (1964)


Puntuación

Usuarios:
[Total:14    Promedio:3.9/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies