• Por AlohaCriticón


KAY FRANCIS
(1903-1968)

Medía 1’75.
Gran estrella de los años 30, la morena y glamourosa Kay Francis, bautizada como Katherine Edwina Gibbs, nació el 13 de enero de 1903 en Oklahoma City (Estados Unidos). Su madre era actriz, razón de peso para que el futuro de Kay estuviese encaminado hacia la interpretación.

Después de trabajar en una agencia inmobiliaria como secretaria, consiguió debutar en el teatro, punto de arranque para su llegada a Hollywood a finales de la década de los 20, época en la que firmó con la Paramount y debutó en la delirante primera película de los hermanos Marx “Los cuatro cocos” (1929).

Sus primeros pasos en el cine ofrecen títulos como “Raffles” (1930) de George Fitzmaurice, “Girls about town” (1931) dirigido por George Cukor, “Guilty hands” (1931) de Van Dyke, o la comedia de Ernst Lubitsch “Un ladrón en la alcoba” (1932).

Su gran éxito llegó cuando cambió de estudió, abandonando la Paramount por la Warner a mediados del año 1932. Su elegante presencia puede ser apreciada en películas como “Jewell Robbery” (1932) de William Dieterle, “Viaje de ida” (1932) de Tay Garnett, “El agente británico” (1934) de Michael Curtiz, “El bar Wonder” (1934) de Lloyd Bacon, “Give me your heart” (1936) de Archie L. Mayo, “First Lady” (1937) de Stanley Logan, “Confession” (1937) de Joe May, o “Dos mujeres y un amor” (1939), título de la RKO dirigido por John Cromwell con Cary Grant y Carole Lombard como co-protagonistas.

Los años 40 supusieron el declive cinematográfico de Kay Francis, pues otras actrices surgieron con fuerza en la anterior década que lentamente fueron ocupando su rango, en especial, la extraordinaria Bette Davis.

El film de mayor categoría en esta etapa es el western “Sendas siniestras” (1940) de George Marshall. Otros títulos son de mediana calidad y muchos de ellos de bajo presupuesto.

Aunque contrajo matrimonio en cinco ocasiones, los rumores sobre la bisexualidad de Kay Francis eran notorios. Su enlace más famoso fue con el actor Kenneth MacKenna, su cuarto marido con el que estuvo desde 1931 hasta 1933. Se conocieron en el rodaje de “The Virtuous Sin” (1930). No tuvo hijos.

La actriz murió el 26 de agosto de 1968 en Nueva York víctima de un cáncer. Tenía 65 años.

Películas Criticadas en AlohaCriticón

Los cuatro cocos (1929)
Dos mujeres y un amor (1939)


Puntuación

Usuarios:
[Total:11    Promedio:4.4/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies