• Por AlohaCriticón

LUCILLE BALL

(1911-1989)

Medía 1’71.

Lucille Desiree Ball fue una de las comediantes femeninas más importantes de los Estados Unidos, especialmente gracias a sus exitosos trabajos en la radio y en la televisión.

Nacida el 6 de agosto de 1911 en Celeron, localidad del estado de Nueva York, Lucille comenzó a actuar en producciones teatrales desde muy joven.

Trasladada a la ciudad de Nueva York, estudió interpretación en la escuela dramática de John Murray Anderson y trabajó como modelo y corista.

A comienzos de los años 30 logró adentrarse en Hollywood al ser contratada por Samuel Goldwyn como chica Goldwyn, apareciendo brevemente en películas como “Escándalos romanos” (1933) de Frank Tuttle o “El chico millonario” (1934) de Roy del Ruth.

Con el tiempo su status fue mejorando y su nombre ya apareció en en conocidas películas musicales de Fred Astaire y Ginger Rogers como “Roberta” (1935) de William A. Seiter, “Sombrero de copa” (1935) y “Sigamos la flota” (1936), ambas dirigidas por Mark Sandrich.

Su gran oportunidad llegó cuando intervino en el film dirigido por Gregory La Cava “Damas del teatro” (1937), película en la que interpretó un papel mucho más importante.

A finales de década apareció junto a los hermanos Marx en “El hotel de los líos” (1938) y en un film de John Farrow llamado “Volvieron cinco” (1939).

Los años 40 fueron clave para la evolución artística de Lucille y su boda con el joven actor y músico cubano Desi Arnaz en 1940 (ambos habían aparecido en la película “Too many girls”) supuso un impulso a su carrera.

En el cine destacó en películas como el western “El valle del sol” (1942) de George Marshall, “Sin amor” (1945) al lado de la pareja Spencer Tracy/Katharine Hepburn o “Easy living” (1949) de Jacques Tourneur, pero su auténtico salto al estrellato se produjo con su programa radiofónico titulado “My favorite husband”, en donde desde 1947 representaba a una alocada ama de casa que caló muy hondo entre la audiencia estadounidense. El programa duró hasta 1951, año en el que la CBS le propuso traspasar su triunfo a la televisión.

Ella dijo que sí, pero quería a su marido Desi Arnaz como co-protagonista, petición que la CBS aceptó de buen grado. Poco después, iniciaron la grabación de “I love Lucy”, una serie que estuvo en pantalla seis años, desde 1951 hasta 1957.

Este gran triunfo en la televisión provocó que Lucille se despreocupara por su carrera cinematográfica. A partir de los 50 en adelante rara vez protagonizó alguna película.

Entre la decena de títulos en los que intervino en su última etapa como actriz los más aprovechables son “Fancy pants” (1950) de George Marshall, “The long, long trailer” (1954) de Vincente Minnelli, “The facts of life” (1960) de Melvin Frank y la comedia doméstica co-protagonizada por Henry Fonda y denominada “Tuyos, míos, nuestros” (1968).

El enorme éxito televisivo de Lucille no se quedó con “I love Lucy”, ya que posteriormente con otras emisiones de programas denominados “The Lucille Ball Show” o “Here’s Lucy”, Lucille se convirtió en una de las personalidades más importantes dentro del show business americano.

En 1960 Lucille Ball se divorció de Arnaz, contrayendo matrimonio en 1961 con el cómico Gary Morton, quien se encargó de producir sus últimas series televisivas. Morton quedó viudo en 1989, año en que su mujer falleció en un hospital de Los Ángeles el 26 de abril de 1989. Tenía 77 años.

Películas Criticadas en AlohaCriticón

Sombrero de copa (1935)

Puntuación

Usuarios:
[Total:53    Promedio:4.6/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.