• Por AlohaCriticón

RODOLFO VALENTINO

(1895-1926)

Medía 1’80.

Uno de los grandes mitos del cine y el latin lover por excelencia, Rodolfo Valentino se convirtió en el objeto de deseo de millones de mujeres (y de hombres) de todo el mundo que soñaban en participar junto al engominado actor en sus aventureras y románticas películas.

Rodolfo Pietro Filiberto Raffaello Guglielmi di Valentina nació el 6 de mayo de 1895 en Castellaneta (Italia). En el país transalpino vivió una infancia conflictiva (fue expulsado de varios colegios) y consentida, especialmente por su madre.

Tras pasar por París se trasladó definitivamente a los Estados Unidos, concretamente a Nueva York, en donde trabajó en diversos oficios (jardinero -había cursado estudios de agricultura- camarero, bailarín, gigoló…) antes de probar fortuna en el incipiente y efervescente mundillo cinematográfico de Hollywood.

En California apareció en muchos films como malvado de apariencia latina, logrando un primer papel protagonista gracias a la mediación de June Mathis en una película que adaptaba una novela de Vicente Blasco Ibáñez, “Los Cuatro Jinetes Del Apocalipsis” (1921), película de Rex Ingram en la que además demostró su habilidad como bailarín de tangos.

El éxito descomunal de la película y el sex-appeal de Valentino hicieron del actor una estrella adorada por mujeres anónimas y famosas (la mayoría de las actrices se morían de ganas por actuar a su lado).

En esos momentos Valentino estaba casado con la actriz Jean Acker, pero tras protagonizar “Camille” (1921), la co-protagonista Alla Nazimova le presentó a la directora artística y de vestuario que ejerció una gran influencia en la vida y trabajo del idolatrado actor, Natacha Rambova, quien inmediatamente quedó prendada de Valentino.

Tras conocerse huyeron a México, en donde se casaron. Este hecho llevó al actor de origen italiano a los tribunales bajo la acusación de bigamia.

A pesar de contraer matrimonio con Rambova (una mujer bisexual, extremadamente ambiciosa y manipuladora), Rodolfo mantuvo sonados romances con multitud de amantes, entre ellas Marion Davies o Pola Negri. No tuvo hijos.

El magnetismo erótico del actor se afianzó con su participación en títulos como “El Caíd” (1921) de George Melford, “Sangre y Arena” (1922), nueva adaptación de Blasco Ibáñez dirigida por Fred Niblo, “Monsieur Bocaire” (1924), “El Águila Negra” (1925) a las órdenes de Clarence Brown, y “El Hijo Del Caíd” (1926), su última película que supuso también un enorme triunfo comercial.

Muy aficionado a las artes ocultas y al espiritismo, gran amante del lujo, acusado por muchos críticos de afeminado (cosa que él siempre rebatió, incluso llegando a retar a un cronista del Chicago Tribune a un duelo o a un combate de boxeo público para demostrar su hombría, proposiciones que el crítico rechazó), Valentino falleció en Nueva York el 23 de agosto de 1926 a la temprana edad de 31 años víctima de una peritonitis.

Este fallecimiento provocó entre sus numerosos seguidores un tremendo duelo que conllevó disturbios en su multitudinario funeral e incluso centenares de suicidios en todas partes del planeta.

Tras su muerte el llamado “Gran Amante” continuó manteniendo la figura de culto que había adquirido en vida.

Puntuación

Usuarios:
[Total:92    Promedio:3.9/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.