• Por Antonio Méndez

Dirección: Alejandro González Iñárritu.
Intérpretes: Brad Pitt, Cate Blanchett, Adriana Bazarra, Rinko Kikuchi.

Con guión de Guillermo Arriaga (“Amores Perros”, “21 Gramos”).

Susan (Cate Blanchett) y Richard (Brad Pitt) es una pareja estadounidense que viaja de vacaciones por Marruecos con la intención de liberarse del dolor generado por la muerte de uno de sus hijos. Un accidente involuntario originado por un disparo provocará la vinculación de diversas situaciones acontecidas en culturas y países muy diferentes.

Este “Babel”, zigurat global pretencioso y con poco que decir al margen de las ínfulas de sentires ecuménicos, demuestra que Alejandro González Iñárritu y su guionista Guillermo Arriaga se estancan en sus conocidas disposiciones estético-narrativas. ¿Estos señores sabran escribir y plasmar en pantalla alguna vez una historia sencilla contada de forma líneal? ¿O siempre habrá que acudir al trucaje para contar relatos sin peso más allá de la autoindulgencia y la dictadura visual?

La verdad es que es una auténtica plaga de narraciones paralelas, temporalidad fragmentada, tonos épico-trágicos, afán de realismo, azoramiento psicológico con objetivo de instruir sentires y conciencias, estética de documental cuando no de videoclip o de trabajo amateur de alumno esnob de cinematografía, imaginería pomposa más que lírica, y asuntos más o menos turbios (tópicos más que nada), abordados por lo general en base a la caricatura y el autobombo.

Steven Soderbergh y su “Traffic”, su alumno George Clooney y “Syriana”, Paul Haggis y su “Crash”.babel movie review fotos

A Iñárritu y Arriaga no se le pueden negar buenas intenciones en su afán de enlazar diferentes localizaciones, culturas y personajes, para mostrar que básicamente todos poseemos afanes y sentires comunes, y que la interacción cultural es obligada, necesaria y positiva.

Pero la redundancia de su énfasis visual, los subrayados emocionales y las obviedades ideológicas manejadas aportan bien poco a alguien con cierta sesera.

brad pitt babel peliculaLa película, con tramas de escasa inventiva y momentos que confunden osadía con gratuidad, no deja de ser un acumulo alterno de situaciones episódicas que en algún instante poseen fuerza dramática y tensión (si fuesen contadas de forma lineal serían minudencias melodramáticas), y con perspectivas que nos permiten acercar y comprender mejor a sus personajes y su intrahistoria.

En ocasiones acierta en la exposición sensitiva en las actitudes urgentes de sus afligidos caracteres, en especial gracias a las magníficas interpretaciones de su diverso reparto. Si no fuese por el trabajo de gente como los actores marroquíes, la japonesa Rinko Kikuchi o Adriana Barraza la película sería un sopor en tonos tristes y graves, de manipulador remache lastimero, y disfrazado todo con su estructura y estética, ambas nada originales.

Fichas en AlohaCriticón

Alejandro González Iñárritu
Brad Pitt
Cate Blanchett
Elle Fanning
Gael García Bernal


¿Qué sucede con la comunicación en un mundo globalizado?; siento tener que escribir acerca de un filme prometedor quizá mediante una óptima personal, pues para mi esta cinta ha sido decepcionante en grandes aspectos, sin embargo carga con cierto interés, glamour y rescata hábilmente ante mi perspectiva la gran obra que pudo haber sido.

Creo que mucho se hablará y sobre todo se escribirá de buena gana acerca de este filme y sea que quizá al menos a mi no me ha convencido del todo.

El nombre “Babel” evoca un sentimiento de caos, el caos de la comunicación en un mundo que al parecer a pesar de tener varios idiomas se las arregla lúcidamente para comunicarse sin mucho problema, ¿qué pasa con esta sociedad?, ¿cómo se logra la comunicación?, desde una óptica fresca el director Alejandro González Iñarritu propone conjuntar cuatro historias de cuatro culturas diferentes, las cuales se adaptan más allá de lo notable, son impecables, fervientemente fieles a la realidad más que nada una devota pintura objetiva de las sociedades que se pretenden plasmar. Todo lo que gira conforme a este aspecto es relumbrante, desde escenarios, la fotografía del experimentado Rodrigo Prieto, la impecable dirección artística, todo congenia en un ambiente totalmente fidedigno que da seguridad al espectador, sea la sociedad estadounidense con un matrimonio que se desmorona, así como las pequeñas familias de Maruecos o quizá el ambiente muy en boga de la sociedad oriental, así como la representación de cierta parte de la sociedad mexicana.

Sin embargo el director confiesa que ha sido sumamente agotador tener que filmar escenas de cuatro culturas diferentes, quizá tan distantes como la representación de cuatro películas diferentes en el tiempo de una; es que las historias se llevan a cabo en diversas localidades del mundo, los personajes se encuentran distantes unos de otros, lo que nos lleva como espectador a preguntarnos ¿cómo se las ingeniará el guionista para entrecruzar todas las historias?, y es aquí donde se halla mi decepción, pues a pesar de que la unión es una fina trama con hilados perfectos en su momento, nos hallamos con el hecho de que al parecer el título se encuentra un poco dubitativo, la unión de las historias se da con un desencadenamiento sutil y saltos en la temporalidad que son más que acertados, sin embargo no convence del todo, su guionista Guillermo Arriaga, el cual se ha basado en su propia idea conjugada con la del director para sacar adelante el libreto, comienza la cohesión con delicadeza y dedicación sólo para culminarla… desplomarla fácilmente.

No se lleva el mismo pulso en toda la cinta, tampoco nos habla verdaderamente de la comunicación, es más bien el efecto y las consecuencias del mal uso de un arma, una casualidad o un accidente lo que se usa como pretexto para que se desenvuelva la historia, un tipo de engaño, no veo por ningún lado esa especie de globalización tan prometida, tampoco veo problemas de comunicación pronunciados, esperaba un poco más de esta producción que a mi perspectiva lucía extremadamente prometedora, la cohesión de sus historias es creíble, sin embargo cada una llega a realizarse por su lado dejado atrás al resto, a pesar de derivarse del mismo punto y ser una cadena, llegamos a una instancia en que los eslabones se desenganchan desinteresadamente, algo que es un marcado error en una producción donde todo se debería llevar de la mano, inclusive una de las historias es agregada como mero pretexto narrativo.

La alta calificación de la cinta se debe a que a pesar de ser una decepción en muchos aspectos, logra destacarse en otros tantos, el montaje es un acto soberbio que merece una mención respetable, las actuaciones son destacadas, Brad Pitt se muestra ante cámaras desahuciado y poco atractivo con el fin de demostrar que su talento es más importante que su físico, esto quizá por el envejecimiento; aspecto que no afecta en lo más mínimo a una sobresaliente Cate Blanchett, brinda una actuación de talla en un personaje poco carismático; Gael García que poco se luce, es un actor de relleno, un hombre con renombre así como Koji Yakusho, mera publicidad para la cinta, pero hay talentos que sobresalen notoriamente, como lo es Rinko Kikuchi y una impactante Adriana Barraza, también existen muchos otros aspectos destacables mencionados ya anteriormente pero sobre todo una innovación para las salas de cine, sobrepasa sin problemas al entretenimiento para aposentarse en la reflexión, una cinta muy por encima de la media.

Lucio Rogelio Avila Moreno

Fichas en AlohaCriticón

Alejandro González Iñárritu
Brad Pitt
Cate Blanchett
Elle Fanning
Gael García Bernal



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies