• Por AlohaCriticón

BERLÍN EXPRESS (1948)

Dirección: Jacques Tourneur.

Intérpretes: Robert Ryan, Merle Oberon, Charles Korvin, Paul Lukas.

Varios personajes de distintas nacionalidades se verán envueltos en una trama de espionaje: el estadounidense Robert Lindley (Robert Ryan), los franceses Lucienne (Merle Oberon) y Perrot (Charles Korvin),el alemán Bernhardt (Paul Lukas), el inglés Sterling (Robert Coote) y el ruso Maxim (Roman Toporow). Todos juntos resueltos a acabar con el enemigo común que representaba los rescoldos del régimen nazi.

Aunque las referencias a las diferencias entre EEUU y la URSS son continuas -sobre

todo al famoso veto soviético en los asuntos internacionales-, el mensaje de

optimismo y de entendimiento entre ellos no cesa ni un momento. Ahora

sabemos lo lejos que quedaba la realidad, que en pocos años iba a levantar

un telón de acero entre ellos.

En los primeros años de la posguerra los aliados, y sobre todo Estados

Unidos, necesitaban demostrar al mundo entero que no iban a permitir otro

conflicto bélico. Para ello tenían que hacer creer -y creérselo ellos

mismos- que las potencias vencedoras estaban más unidas que nunca. Para este

propósito utilizaron diversas herramientas de propaganda, entre ellas una de

las más eficaces: el cine. Así nació “Berlín Express”.

La cinta, desde el principio hasta el final, es una metáfora de la situación

que se estaba viviendo; con una simbología explícita y hasta cargante. Así,

en el arranque, una paloma blanca es abatida de un disparo. Si por algún

casual el espectador no se había dado cuenta del significado de tal

escena -la paz mundial amenazada- una voz en off se encargaba de explicarlo

de forma redundante.

“Berlín Express” se estructura de una forma demasiado perfecta, casi sin

fisuras, lo que aumenta su artificialidad aún más. Prácticamente comienza

con un documental de Frankfurt. Las ruinas de la ciudad machacada por las

bombas son un aviso de lo que puede ocurrir si vuelve la inestabilidad a la

zona. Enmarcando la película, el final es más de lo mismo; esta vez Berlín y

sus edificios derruidos son los protagonistas de las imágenes. Pero la

historia de ficción también sigue un estudiado guión. Dos viajes de tren,

uno en el primer tercio y otro en el último, son el inicio de la trama y su

resolución.

Hoy en día no estaríamos hablando de este largometraje sino fuera por un

detalle: el realizador es Jacques Tourneur. Y es que el director impone su

sello personal dentro del encorsetado mensaje que la productora quería

exponer, lo cual tiene mucho más mérito. Tourneur hace gala de su habilidad

para componer escenas de suspense y utiliza sus herramientas con gran

maestría. El responsable de “La mujer pantera” o “Retorno al pasado”,

aparece gigantesco, por encima de una trama que resulta hoy muy deteriorada

por los años. Sólo hay que fijarse en dos secuencias para admirar el estilo

del genial cineasta: el tiroteo en la fábrica de cerveza, donde predomina la

oscuridad y sólo se adivinan los movimientos de los personajes gracias a los

resplandores de los disparos; o la pelea en el expreso del título, que

podemos ver en segundo plano gracias al reflejo que se produce en las

ventanillas de otro tren que pasa en sentido contrario.

En manos de cualquier otro director, “Berlín Express” habría sido olvidada e

incluso menospreciada. Gracias a Tourneur la cinta se sitúa a una altura

aceptable y contradice a los que opinan que lo único que hace grande a las

películas son las historias que se cuentan en ellas.

Fernando de Cea

Enlaces

Jacques Tourneur

Robert Ryan

Merle Oberon

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:10    Promedio:3.6/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.