• Por Antonio Méndez

billy elliot movie poster cartel pelicula review
Dirección: Stephen Daldry.
Intérpretes: Jamie Bell, Gary Lewis, Julie Walter, Jamie Draven.

Con guión de Lee Hall (“Gabriel & Me”, “War Horse”).

Sinopsis

Años 80. Billy Elliot (Jamie Bell) es un muchacho inglés cuya familia de mineros cuya situación laboral pasa por una situación de permanente conflicto. Un buen día Billy descubre el ballet clásico cuando está practicando el boxeo en el gimnasio.

Crítica

Desde que los primeros fotogramas se posan en unas manos que nerviosas van acomodando un vinilo de la obra maestra del rock setentero “Electric Warrior” de T. Rex en el plato giradiscos y comienza a sonar como telón de fondo a los saltos de Jamie Bell empiezas a sentir un presagio de que lo que vas a presenciar en los minutos venideros no va a dejarte indiferente.

La utilización de esa misma música en la película no está empleada a la ligera, sino que Daldry la maneja arbitrariamente como cómplice de la materia social desarrollada. Es importante la significación de la elección de Marc Bolan y su grupo T. Rex (simpático el baile de la profesora y el niño con “I Love To Boggie”), creadores del glam británico, un estilo musical que aunaba provocación erótica con el rock y jugaba con la ambigüedad sexual presentando a sus más ilustres representantes (T. Rex, David Bowie, Slade o Sweet) disfrazados y maquillados como féminas; paradójicamente este estilo se convirtió en consumo de masas de todo tipo de clase social (principalmente obrera) en un país de mentalidad puritana. La traslación al microcosmos de Billy Elliot no resulta descabellada.

billy elliot jamie bell movie review fotos picturesSus ansias de ser bailarín chocan con los valores de su pequeña comunidad familiar desmembrada (su madre había fallecido) al dejar de lado la tradición minera de su padre y su hermano mayor y trasladar sus esfuerzos hacia la práctica del ballet. Rompe así un tabú y un prejuicio (“el ballet es de maricas”) enfrentándose a las pautas de actuación de sus ascendientes (su padre y abuelo habían practicado el boxeo como amateurs), como previamente lo habían hecho los maquillajes del glam en la música rock. También es significativo el empleo de sonidos de grupos como The Clash o The Jam en puntuales ocasiones, conjuntos rock preocupados por los asuntos sociales, laborales y políticos de su país.

Esta es una historia de sufrimientos (aunque atemperados en su acritud por la fortaleza psíquica de sus caracteres) y esperanza en un marco gubernativo conflictivo con el sector minero como fue el gobierno de Margaret Thatcher. Sufrimiento personal y profesional para mantener una perspectiva en un mejor porvenir. El sufrimiento de continuar en la huelga sin recibir remuneración por unas mejores condiciones de trabajo; el sufrimiento de enfrentarse a la tradición y a la propia vergüenza para la consecución de unas metas; o el sufrimiento de traicionar a los ideales ante unas nulas y precarias circunstancias de vida.

La narración de Stephen Daldry es emotiva, neorrealista, poética, reposada y vigorizante, el guión acomoda perfectamente los diálogos a la acción, ambientes y personajes y la trama fluye, con distantes aspectos dramatización social, hacia una única dirección: la esperanza de un futuro optimista ejemplificado en el triunfo personal ante condiciones adversas.

Fichas en AlohaCriticón

Stephen Daldry
Jamie Bell


Emotiva y agridulce es la historia de Billy Elliot narrada de una forma exorbitantemente realista por Stephen Daldry, que con dos obras cinematográficas nos demuestra que se encuentra familiarizado con el arte sin importar si este sea el teatro o el cine.

Nos hallamos ante una obra prima, una enseñanza deleitable y un triunfo descomunal, es la historia de un chico que quiere bailar, en una época donde decirlo no es tan sencillo como pensarlo, y el hacerlo es aún más complicado.

La vida se balancea entre el soportar y el soñar, el mal tiempo se hace presente y la desgracia también, es un drama con sus toques humorísticos amalgamados a la perfección, la obra que se postra ante nuestras pupilas es hermosa, determinante y audaz, la invitación a la empatía se pone en escena a cada instancia, los sentimientos desfilan por la pantalla soberbiamente captados por la cámara que nos induce a crecer con los personajes, es una experiencia recomendable para el público en general, para así comprender lo importante que es seguir nuestros mayores sueños, metas y propuestas diarias, el emprender la lucha por la persona a la que se ama, aceptar la ausencia de los que se van y comprender las aficiones del prójimo, una obra maese de la vida con los matices que esta demanda y las esperanzas que le exigimos, el producto de la reciprocidad entre nosotros y la existencia, la exigencia mutua.

Es Billy Elliot el pleno ejemplo del optimismo en la tempestad, la trama que se desenvuelve sin perder pulso ni tiempo, es adecuada hasta su final, sus actores se encuentran en su apogeo y nos brindan interpretaciones soberbias, el chico Jamie Bell tiene un talento asombroso, desde la actuación hasta la danza, esta confinado al triunfo, materia prima manejable para que en un futuro no muy lejano sea más que una celebridad, Gary Lewis como el padre luce espectacular, es algo tangible y emotivo, imposible no sentir empatía y Julie Walter sencillamente estupenda.

Todos los componentes del filme son buenos, los números musicales, las partituras y las canciones nos inducen a ser acogidos por la trama e introducirnos en cada escena que se hace presente, como espectador eso para mí es esencial, adoro y me fascinan este tipo de películas en los cuales se muestra a la sociedad, las calles húmedas, las casas en suburbio, la manifestación de la inconformidad y los sueños de un niño, así como el atrevimiento de la juventud, todo con un propósito, todo bien efectuado y concluido, así es esta obra, nos invita a desaparecer con ella y sentirnos volar, como lo definiría Billy, es como electricidad, hay que dejarnos llevar.

El director nos ha dado uno de los mejores momentos en el cine, desde esta su primera obra hasta la aclamada “Las horas”, la cual en lo personal es mi filme favorito, sabe dirigir y conectarse con el espectador, emanar sensaciones y sentimientos puros e innatos, siempre invitando a la reflexión, cruda realidad, poético matiz, balance entre la imagen y el verbo, donde se palpan los sentidos del espectador, esto es cine, aquí encontramos al arte, es por esto que el agradecimiento y la admiración es considerable, gracias Stephen Daldry.

Lucio Rogelio Avila Moreno

Fichas en AlohaCriticón

Stephen Daldry
Jamie Bell


Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:93    Promedio:4.4/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies