• Por AlohaCriticón

chicken run evasion en la granja cartel posterCHICKEN RUN: EVASION EN LA GRANJA (2000)

Director: Peter Lord y Nick Park.

Intérpretes: Muñecos de plastilina.

Años 50, poco después de la Segunda Guerra Mundial. Una granja avícola bien acorazada por alambradas y peligrosos perros, está regentada por el chambón señor Tweedy y la malévola señora Tweedy. En ella se encuentran encerradas una gran cantidad de gallináceas con la misión ineludible de abastecer a los cónyuges del producto básico de su negocio, los huevos. La gallina que no ponga tan siquiera uno pasará a ocupar un puesto de privilegio en el caliente horno del hogar Tweedy tras pasar por el degollamiento pertinente. Una de las plumíferas de nombre Ginger rebelará a sus compañeras contra la situación y decidirá poner en funcionamiento diferentes planes de fuga. Al fracasar todos sólo les queda una última esperanza, el pelirrojo pollo Rocky, un gallo capaz de ir contra natura y conseguir volar. Él les intentará enseñar el arte del vuelo para alcanzar la preciada salvación, pero….

El anhelo de libertad, el valor y la cobardía, el abuso y la crueldad laboral, la amistad o el liderazgo son algunos de los temas que concurren en este debut de los ingleses Nick Park y Peter Lord como realizadores de largometrajes de animación tras las creaciones de los popularees Wallace & Gromit y sus oscarizados cortos.

Mediante la paciente y ardua técnica de animación fotograma a fotograma llamada stop motion, Park y Lord, miembros de la empresa Aardman, facturan un film soberbiamente detallado y estructurado, logrando su elaboración en algunos momentos la perfección artística absoluta.

Con un sólido guión y elevado ritmo, la historia (a la que tal vez le falta algo de fuerza cómica y sátira como en previas obras de la pareja británica) rememora títulos famosos de campos de prisioneros como “La Gran Evasión” o “Traidor En El Infierno”, además de hacer guiños a otros más contemporáneos.

Los personajes están muy bien modelados y modulados, dotados de carga psicológica (a diferencia de los reales de muchas otras películas) que permiten no sólo al niño, sino también al adulto, interesarse por sus avatares de “encarcelamiento”.

Humor, aventura, intriga, drama y hasta romanticismo se unen en “Chicken Run”, film obligatorio para todos los aficionados a la espléndida animación de plastilina carente de los ahora tan manidos y muchas veces inocuos efectos digitales.

Fichas En ElCriticón-AlohaCriticón

Mel Gibson


Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:13    Promedio:4.2/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies