• Por AlohaCriticón

COBRA (1986)

Director: George Pan Cosmatos.

Intérpretes: Sylvester Stallone, Brigitte Nielsen, Reni Santoni, Andrew Robinson.

El teniente Mario Cobretti (Sylvester Stallone), conocido como Cobra, es un policía de métodos expeditivos que está buscando a un peligroso asesino en serie conocido como “El carnicero nocturno”. Tras este nombre no solamente hay un psicópata criminal sino un agrupación sectaria de criminales que desean un mundo nuevo dominado por los más fuertes.

Una testigo de sus fechorías, una modelo llamada Ingrid (Brigitte Nielsen), será perseguida por el grupo con la intención de asesinarla.

En plena era Reagan el cine de acción estadounidense germinó una serie de iconos chulescos, marcapaquetes de métodos fascistoides que se dedicaban al exterminio impío de asesinos y psicópatas varios, no ocultando en sus procedimientos de aniquilación una crítica al sistema policial, legislativo y judicial por mostrarse excesivamente caritativos con estos criminales.Uno de ellos fue Cobra, un policía encarnado por el musculado Sylvester Stallone, quien en esta ocasión aparecía acompañado por su espigada y sueca esposa, Brigitte Nielsen.

Es cierto que en algunas secuencias de acción y suspense el manejo narrativo de las mismas resulta muy adecuado, logrando mantener la tensión y provocar una excitación adrenalítica cuando así el guión lo requiere, sea con persecuciones de coches o acosos letales contra el personaje principal femenino. Lamentablemente la trama se sustenta solamente en las situaciones, careciendo por lo demás de originalidad, ya que rebota en pautas muy manidas. Los personajes, sin exponer motivaciones claras, no tienen personalidad más allá del dibujo de la situación y la creación del estereotipo oportuno que ejemplifique el mensaje que se pretende ofrecer en cuanto a su propuesta de severidad e inclemencia contra el delincuente, aquí un villano sin ningún cuerpo a excepción de mostrar un rostro avinagrado presuntamente amenazador.

Si a tal propuesta, muy simplona, extremista, populista y poco sesuda, derivada en su peor vertiente del muy valorable clásico “Harry el sucio”, se le unen una serie de cancioncillas bailables de la época, algún toque que otro de humor, romanticismo más que light, descarada publicidad de refrescos de cola, risibles poses, diálogos de “macho man”, e interpretaciones muy pobretonas, tenemos como resultado este thriller muy poco conseguido de George Pan Cosmatos (“Rambo”), típico del proceder de su estrella, aquí con unas gafas de sol muy prominentes y una cerilla entre los labios, y de su productor, el inefable Menahen Golam.

Sin embargo, si la película, basada en una novela de Paula Gosling adaptada por el propio Stallone, es tomada en plan comedia, includo tiene algún que otro chistecillo, inconsciente, claro, y siempre apoyado en la interpretación de Sly.

Enlaces

Sylvester Stallone


Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:90    Promedio:3.1/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies