• Por AlohaCriticón

EL AVIADOR (2004)

Director: Martin Scorsese.

Intérpretes: Leonardo DiCaprio, Cate Blanchett, Kate Beckinsale, Alec Baldwin.

Biopic sobre la figura del magnate Howard Hughes (Leonardo DiCaprio), centrado en sus primeros años profesionales, cuando en 1924 sucede a su padre en el negocio de perforadoras industriales, su introducción en el mundo del cine como productor, sus relaciones con actrices como Ava Gardner (Kate Beckinsale), Jean Harlow (Gwen Stefani) o Katharine Hepburn (Cate Blanchett) y su pasión por la aviación.

Howard Hughes fue uno de los personajes más excéntricos del Hollywood dorado, director de “Los Ángeles del Infierno” o “El Forajido” y productor del “Scarface” de Howard Hawks, y uno de los grandes pioneros de la aviación, cuyo desorden compulsivo-obsesivo y su miedo patológico a los gérmenes le llevaron a apartarse del mundo en los últimos años de su existencia, recluído en habitaciones oscuras, rodeado de kleenex y dejándose crecer el pelo y las uñas de los dedos y de los pies, que solía cortar solamente una vez al año.

Su comportamiento paranoico se extremó a partir de los años 50, por la época en que contrajo matrimonio con la actriz Jean Peters, con la que muy pocas veces coincidió fisicamente hasta su divorcio en la década de los 70. Un tipo raro de verdad, pues tener de lejos a la hermosa Jean Peters sí que es de rarito, sí…

En este biopic, que culmina precisamente antes de los años 50, Martin Scorsese refleja de manera correcta la singularidad del comportamiento de Hughes, a pesar de que la imagen aniñada que siempre oferta un esforzado Leonardo DiCaprio puede restar credibilidad al asunto. A la par que esta singularidad, el director neoyorquino recrea con lujo e intensidad su faceta de aeronáutico, con menos interés y hondura su faceta de productor y director de Hollywood, y con el tono y tacto esperado sus relaciones amorosas, en especial la mantenida con Katharine Hepburn, encarnada por la excelente y enérgica (a veces demasiado enérgica) Cate Blanchett y, en menor medida, con Ava Gardner, interpretada por la actriz británica Kate Beckinsale, mujer atractiva pero carente del perturbador erotismo que poseía la auténtica protagonista de “Forajidos”.

La cantante Gwen Stefani, en el papel de Jean Harlow, aparece en pantalla uno o dos minutos. Mucho mejor para la película y para la memoria de la rubia platino Harlow.

“El aviador” es principalmente el estudio psicológico básico de un hombre poderoso y vital arrastrado hacia la tragedia por su desequilibro mental, subrayado a lo largo del todo el metraje por Scorsese, quien representa en el contexto de los años 30 y 40 la etapa glamourosa de Hollywood, suntuosa y elegantemente dispuesta a nivel estético-narrativo pero un poco primaria en un conjunto plano que recurre en demasía a los tópicos del período, a los hechos biográficos puntuales y a las características de personalidad más conocidas de sus protagonistas, con un tratamiento superfluo y una mirada poco personal a pesar del esplendor visual, pareciendo todo una sucesión de hechos cronológicos y anecdóticos, culminados con la acentuación de las conocidas pautas del anómalo comportamiento de Hughes.

El pulso del film es implacable, con un ritmo muy alto en los diálogos y una ágil narrativa, siendo el momento más impactante de toda la película la secuencia del accidente de aviación en Hollywood, con un trabajo excepcional de Thelma Schoonmaker.

Al guión le falta épica, grandeza, apasionamiento y trama de altos vuelos, y le sobran ajados conflictos de poder y un tratamiento laxo y ronhowardiano a la parte oscura y condición trágica del pasado, presente y futuro del personaje, sin duda lo más interesante para su fabulación y aceración dramática.

Seguramente Scorsese, siempre magistral en el manejo narrativo, consiga el merecido Oscar al mejor director, (el film, espectáculo para todos los públicos con lujosa envoltura, perfección técnica, reparto multiestelar y ligera incidencia emocional en su personaje central, tiene las claves básicas de un título multioscarizado) pero no será por el poso que deje con esta película, a la que la falta la trascendencia y profundidad de “Taxi Driver” o “Toro salvaje”.

Enlaces

Martin Scorsese

Leonardo DiCaprio

Cate Blanchett

Kate Beckinsale

Alec Baldwin

John C. Reilly

Jude Law

Alan Alda

Kelli Garner

Willem Dafoe

El aviador de Mr. Scorsese y cia, ha sobrevolado ya España y lo ha hecho, a mi juicio, no solo cumpliendo las expectativas sino rebasándolas.

Pese a la ambición que se le puede atribuir a un proyecto de semejante envergadura y al margen del volumen de su presupuesto, la principal pretensión del aviador es entretenernos, hacernos pasar un buen rato en la butaca (planteamiento diametralmente opuesto al de su anterior propuesta, la archipretenciosa gangs of New York), pero no nos entretiene arrodillándose ante las manidas formulas de la comercialidad y unos patrones mil veces vistos y aborrecidos, sino que lo hace a través de un personalísimo ejercicio de estilo y de sabiduría cinematográfica. Ese es el gran acierto de Scorsese, haber sabido conjugar el buen cine con el más puro entretenimiento.

El trabajo desempeñado por Martin en la película es modélico; la puesta en escena (sobre todo en la primera hora y media de metraje) es adrenalítica, estimulante, puro nervio (como un avión en plenas turbulencias), que sumerge al espectador en una espiral de sueños imposibles y de ansias megalómanas; la ultima hora decae en fuerza (de forma absolutamente premeditada) pero gana en intimismo y detalles (yo, al contrario que algunos, no hubiese eliminado ningún minuto del metraje). La narración roza la barrera de la épica (espectaculares secuencias de vuelo) pero en ningún momento entra en la ordinariez de lo superficial. Original y extravagante. Bravo Scorsese.

En el plano interpretativo hay que alabar la más que correcta labor de gente como John C. Reilly ,Alec Baldwin, Kate Beckinsale (lo de actorazos como Jude Law o Willem Dafoe no va mas allá del curioso cameo). En cuanto al gran protagonista, el casi siempre odiado Leo Dicaprio en mi opinión esta magnifico (y no exagero con el calificativo); sin embargo el gran lastre de este actor es que no consigue que me desembarace de su estigma (es decir, yo no veo a Hugues en pantalla sino a leo dicaprio haciendo de Hugues), aunque parte de culpa la tiene el horrible doblaje (el doblador pone exactamente la misma voz cuando el personaje tiene 20 años y cuando tiene 40 sin matiz vocal alguno, algo que no ocurre en la v.o.), ya que su caracterización gestual es muy buena (si no nos fijamos en la voz, realmente sus gestos y expresiones parecen las de un hombre de 40 años); una nominación al oscar por su trabajo me parecería justa y lógica. Por otra parte, lo peor de la película a mi juicio sin duda es la interpretación de Cate Blanchett caracterizando a la inmortal Katharine Hepburn, con un histrionismo que raya lo intolerable, esta pasadísima, no me la creo, eso sin nombrar su dudosísimo parecido físico (error tanto interpretativo como de casting); aunque tengo que decir que esto es solo mi opinión ya que he oído criticas alabando su interpretación que le auguran una estatuilla (para gustos colores).

El aviador es uno de los mejores estrenos del año, un año que los incondicionales de Scorsese esperamos que le concedan ya la estatuilla: por que se la merece, por que es una injusticia que no le hayan dado ninguna…y por que es uno de los mejores (o el mejor) trabajo de dirección del año.

Fernando de la Cierva Abad

Rodar la vida Howard Huges no parecía a priori un proyecto a medida del talante cinematográfico de Martin Scorsese.

El reputado realizador norteamericano ha preferido siempre retratar el harapo frente al pañuelo de seda; sus historias siempre despidieron un inconfundible hedor a alcantarilla del Bronx, a maletero de ganster y a restaurante familiar italiano.

Desde siempre ha rehusado las tramas complacientes y los personajes modelo. Sus mejores títeres, casi siempre encarnados por Robert de Niro, cobraron vida a través de su miseria y su mezquindad; nadie como él ha sabido tratar el lado humano de la demencia y la falta de valores.

Desde su primera declaración de principios titulada “Who`s that Knocking at my Door” (1968) Scorsese ha sido un director “a pesar de Hollywood” como demostró en la que hasta ahora es, probablemente, su mejor película “Malas Calles”(1973), en la que su personaje central adquiere una complejidad psicológica pocas veces vista en la historia del cine. Si bien es cierto que “Malas Calles” se cimentó estilísticamente sobre la brecha aún candente de la entonces sobrevalorada obra cumbre de John Schlesinger “Cowboy de Medianoche” (1971), la película constituye una referencia ineludible de su filmografía, tanto por sus personajes, como el retrato del Nueva York más decadente.

Por estos y otros motivos “El Aviador” se nos presentaba, en principio, como una obra fuera del universo Scorsese. El caso es que la película tiene como eje central dos temas que el realizador neoyorkino aborda como nadie: la locura y la decadencia.

El director nos presenta un proceso de locura logrado de forma magistral, que recuerda sin desmerecerlo al de “Taxi Driver” (1976), integrado en la historia como causa y a la vez consecuencia de un descenso desde la cumbre tan vertiginoso y exquisito como el de Jake laMotta en “Toro Salvaje” (1980). En esto ha contribuido, y no poco, la que es sin duda lamedor interpretación de Leonardo DiCaprio desde “¿A quién Ama Gilbert Grape?”(…).

Renovando viejos conceptos de su cine Scorsese ha conseguido un film fresco, serio y directo, con un tratamiento de cámara exquisito y comedido, pero sobretodo, con un ritmo envidiable en una película de más de 160 minutos. Uno de los grandes méritos que atesora “El Aviador” es hacer creíble a un personaje excesivo en todas sus facetas, un hombre que rebosa desmesura y delirio. A esta visión corrosiva de Howard Huges contribuye el personaje de Catherine Hepburn encarnado por Kate Blanchet que constituye un solapado contrapunto a su impulsiva personalidad.

Repleta de ricos matices narrativos y con una elección musical extrañamente acertada (ya que esto siempre se ha revelado como un punto débil de la filmografía de Scorsese) “El Aviador” es un film que huele a viejo pero no a rancio, una cinta frescamente antigua.

Androtxo Conde

Enlaces

Martin Scorsese

Leonardo DiCaprio

Cate Blanchett

Kate Beckinsale

Alec Baldwin

John C. Reilly

Jude Law

Alan Alda

Kelli Garner

Willem Dafoe


Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:92    Promedio:4/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies