• Por AlohaCriticón

EL CAZADOR DE SUEÑOS (2003)

Director: Lawrence Kasdan.

Intérpretes: Morgan Freeman, Thomas Jane, Jason Lee, Damian Lewis.

Jonsey (Damian Lewis), Henry (Thomas Jane), Pete (Timothy Olyphant) y Beaver (Jason Lee) son antiguos amigos de una localidad de Maine que tras salvar a un muchacho con el síndrome de down llamado Duddits (Donnie Wahlberg), logran entre el grupo una extraña transmisión telepática.

Años después de este encuentro tendrán, con sus poderes, que salvar al planeta de una invasión alienígena.

Fallido. Este el adjetivo que mejor define el largometraje de Lawrence Kasdan, adaptando la novela “Dreamcatcher” de Stephen King.

Uno esperaba que Kasdan (Fuego en el cuerpo, Grand canyon, Mumford), hiciera una película interesante, entretenida por lo menos, pero esto no se ha acabado produciendo, el realizador norteamericano ha errado el tiro.

La película narra la historia de cuatro amigos de la infancia, que tienen unos poderes sobrenaturales, otorgados por Duddits, un chico retrasado al que salvaron de pequeño de una humillación. Los amigos no parecen disfrutar con sus poderes, sino más bien sufir su clarividencia.

Cuando se reúnen en una cabaña para pasar unos días de caza, empiezan a producirse una serie de extraños fenómenos, que son el preludio de una invasión alienígena, que pondrá a prueba sus poderes.

La película tiene una primera hora interesante, incluso imquietante a ratos (como cuando empieza a producirse la invasión extraterrestre, con el hombre de las ventosidades).

En ese aspecto hay que destacar la escena del baño, cuando uno de los protagonistas trata de detener “algo” en el interior de la taza. A partir de ahí, como por ensalmo, se pasa de lo turbador a lo aburrido en pocos minutos, coincidiendo con la llegada de los militares a la zona para controlar la epidemia.

El tono de la película cambia por completo, y se pasa del suspense a la acción tipo “Estallido” o “Independence day”, lastrando inexorablemente el film.

A mí me parece que el personaje de militar lunático que persigue extraterrestres que interpreta Morgan Freeman, sobra por completo.

Si su papel no hubiera estado en el guión, o se hubiera eliminado en la sala de montaje, se habrían ganado muchos enteros. No es que Freeman lo haga mal, es que su rol es perfectamente prescindible.

Del resto de los actores me quedo con Damian Lewis, Jonesy en la película, que se defiende en el doble papel de Jonesy y el señor Gris, aunque sea algo irrisorio por lo mal dibujado que está en el guión.

También hay que lamentar algunas ridiculeces como el almacén de memoria de Jonesy o una llamada de teléfono !a una pistola!. Tan sólo la aparición en el tramo final de Duddits adulto, levanta un poco el ritmo cansino del film, y logra recuperar parcialmente el interés inicial. Lástima que la escena final sea una bobaliconada, que no logra dejar ni buen sabor de boca.

Francamente me esperaba bastante más de la película a juzgar por quien estaba dirigida, pero en esta ocasión el resultado lo podría haber firmado cualquier otro, por anodino y poco emocionante.

Si se hubiera mantenido el tempo del primer tramo, aunque se fuera poco fiel a la novela de King, el resultado habría sido mucho mejor, al estilo de “Señales” de Night Shyamalan. Lástima.

David García

El cazador de sueños, para empezar, no se va a convertir en ninguna película de culto como Alien y quizá dentro de un año o menos ya se haya olvidado, pero es una película que entretiene y te hace pasar un rato divertido.

Lo más destacable de la película, sin lugar a duda, los monstruos, que están muy bien hechos y algunas escenas de suspense, como la del baño. Los personajes están bien interpretados por los actores, pero por el afán de crear muchoas personajes en las películas de invasiones, algunos están bien construídos y otro cojean, sobre todo el de Morgan Freeman y Tom Sizemore. Bueno, me he equivocado lo mejor es el trailer y el corto de Animatrix, pero que no tiene nada que ver con la película.

El personaje más interesante es el de Damian Lewis, pero a ratos, pues algunas escenas están bien, como la del almacén de memoria y otras provocan el sonrojo, como cuando se pone a hablar solo con dos voces o la llamada a la pistola. También habría que destacar a Duddits entre los más interesantes.

La película es demasiado previsible y el final es muy facilón y te lo esperas, dejándote un poco raro. Para mi gusto se trata de una película entretenida para pasar un buen rato, pero si gana dinero será debido al vídeo de Matrix.

Miguel Torralba Martínez

El genial escritor norteamericano Stephen King escribió en el 2001 una novela sobre seres extraños que por mera casualidad intergaláctica habían estrellado su nave en un bosque norteño de los Estados Unidos.

Esta misma historia, pero adaptada al cine, es llevada a cabo por Lawrence Kasdan, realizador hollywoodense, conocido por Cuerpos ardientes (1981), Reencuentro (1983), Silverado (1985), entre otros.

Esta vez, Kasdan se arriesga, e intenta transponer el Cazador de sueños de King, con resultados nada satisfactorios. La trama gira en torno a cuatro amigos inseparables, quienes poseen el don de leer la mente de otras personas y de comunicarse telepáticamente entre ellos. Esta capacidad les fue otorgada desde que en su infancia conocieran a Duddits (Donnie Wahlberg), un niño con aparente retraso mental, a quien habían salvado de unos “chicos malos”. Duddits, en recompensa, les regala este poder sobrenatural.

Poderes que, veinte años después, conocerán su verdadero fin: salvar al mundo de la pesadilla alienígena.

En esta película, como en tantas otras de ciencia ficción, los sucesos se ven reducidos a simples cadenas a favor de los efectos especiales, incorporados esencialmente en los seres extraños. De esta manera, lo que pudo aparecer, en un inicio, como una buena realización de suspense, va acabando, a lo largo de la cinta, como una obra más para todo amante de la sangre y de los cuerpos raros.

Si bien Kasdan quiso reflejar no sólo la trama sino el estilo literario de King, la historia pierde su fuerza narrativa y no logra definir exactamente a los personajes ni sus acciones. Los acontecimientos se van sucediendo, aparentemente, sin un orden lógico, o por así decirlo, un tanto confuso. Un desconcierto no pretendido por el director de la película, sino por injustificaciones y errores del mismo guión. Lo que no se dice en palabras se dice a través de la imagen o el sonido. Kasdan olvida parcialmente esto, así como deja de lado la fidelidad hacia una historia creíble. Y en esta situación, no entran en tela de juicio los efectos especiales.

Pareciera que se hubiera deseado introducir todos los elementos narrativos y ficticios de una novela en 136 minutos de duración fílmica; que, por otro lado resulta demasiado pretencioso.

En un punto aparte, el ambiente escogido para la filmación es propicio para tales historias. La mezcla es tan esencial como eficaz: nieve más sangre. Los grandes parajes de montes nevados crean la hospitalidad para el desarrollo de la desolación, soledad y fatalidad, cuales rejas, que encierran a los personajes, animándolos a la sobrevivencia como al cumplimiento de su misión salvífica mundial.

Miguel Angel Arréategui Rodríguez

Enlaces

Thomas Jane

Morgan Freeman

Jason Lee

Timothy Olyphant


Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:31    Promedio:3.7/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies