• Por AlohaCriticón

EL TRUCO FINAL – EL PRESTIGIO (2006)

Dirección: Christopher Nolan.

Intérpretes: Hugh Jackman, Christian Bale, Michael Caine, Scarlett Johansson.

Londres, siglo XIX. Dos magos, que parten de un aprendizaje común, viven en permanente competencia y una enemistad creciente que les lleva a experimentar con los nuevos poderes de la electricidad.

Uno es Robert Angier (Hugh Jackman), cuyas refinadas artes contrastan con las maneras menos sofisticadas de Alfred Borden (Christian Bale), a quien el primero no perdona que su esposa (Piper Perabo) falleciera por su culpa en un espectáculo mágico.

Christopher Nolan adapta una novela de Christopher Priest para recrear con ambientación de época y atmósfera sombría el retrato de obsesión de sus dos principales protagonistas masculinos, a través de los cuales aborda varios aspectos congénitos al arte cinematográfico, como es la ilusión que crea una realidad donde nada existe y el encantamiento del proceso para que tal ilusión se lleve a cabo.

El film, desarrollado en una narración de continuos saltos temporales y una ambientación apagada con trazos góticos victorianos, no deja de poseer ciertas convergencias con los encontronazos perturbadores y enfermizos de divergentes personalidades de “Los duelistas” de Ridley Scott (o incluso “La huella” de Mankiewicz), pero filtrado en vez de por Joseph Conrad por los mundos cetrinos de un Edgar Allan Poe.

“El Truco Final” nos oferta una serie de actividades de extrema competición profesional con ánimo de venganza familiar y tono de misterio.

Manifiesta la ofuscación creciente de ambos protagonistas a través de un duelo interpretativo excelente entre Hugh Jackman y Cristian Bale, dominados por una rivalidad insana, la revelación de secretos mágicos, la consecución de fama y prestigio… El ansia de ser el mejor. El más grande.

Si Jackman y Bale están magníficos en sus personajes (que bien podrían complementar sus audacias mágicas en escena para construir al ilusionista perfecto), Michael Caine muestra su talento en su reiterado papel de sabio añoso, Rebecca Hall ejercita su papel con sensibilidad, y David Bowie demuestra que, en el papel de Nikola Tesla revestido del aura del Frankenstein de Mary Shelley, además de componer y cantar sabe actuar, además siempre estupendo en su interpretación, con sobriedad, elegancia, mesura.

Algunas flaquezas del film son el exceso gratuito de giros en su parte final, la escasa significación de sus personajes femeninos (y sus aportaciones en subtramas), algún resbalón melodramático sobrante con escasa trascendencia emocional (impedida en parte por su fracturada-trucada narrativa), y una historia que tampoco va mucho más allá de sus premisas de confrontación paranoica, desdeñando algunos interesantes aspectos científicos (como la incisión en el “combate” entre Tesla y Edison) que toca muy de soslayo.

Enlaces

Christopher Nolan

Hugh Jackman

Christian Bale

Michael Caine

Scarlett Johansson

Rebecca Hall

Piper Perabo

Andy Serkis

Una vez más Christopher Nolan busca dejarnos con la boca abierta, recuperar el prestigio que había perdido ante muchos espectadores y sobresalir soberbiamente de la mano de este grandioso filme.

Al lado de su hermano Jonathan Nolan adapta la historia del escritor británico Christopher Priest, “El prestigio”, una historia cuya sinopsis es fácilmente pronunciable, dos magos con acérrima competencia en el medio del espectáculo, la venganza personal y la apetitosa obsesión, dos contendientes que llevarán la lucha a instancias poco satisfactorias para el oponente, arriesgando todo, retando al contrario y poder apreciar el sacrificio que esta dispuesto a ofrecer.

La historia se nota entretenida a primera instancia, con diálogos rimbombantes y conjeturas rebuscadas nuestro director ejecuta una obra en fragmentos estilo puzzle pero sin llegar a los extremos, con una cuidadosa fotografía, escenarios planeados con la delicadeza de un gran artífice, maquillaje certero y fidedigno, es obvio que toda la producción se esfuerza por sacar la obra a flote sin el desventajoso desinterés del arrebato, sino con la intensión de delicadeza, suspense y tensión, para los amantes de la taquicardia cuya percepción inspecciona hasta al más mínimo detalle, el cual será crucial en la película.

Las virtudes de la cinta son evidentes, el guión es una obra escapista/ilusionista con el simple propósito de engañar al espectador y hacerlo sentir diversas emociones; la dirección de actores es exquisita, el carismático Hugh Jackman sufre una metamorfosis delicada, pues con el reconocimiento y la aceptación del público, el cual aplaude su buena interpretación, Jackman demuestra que es capaz de ser mucho más que testosterona andante, al lado del feroz Christian Bale que desprende arrogancia como aroma primordial, un dueto adecuado para esta cinta de rivalidades mortales, ambos polos de la actuación se asocian con la finalidad de hacer el espectáculo no tan sólo creíble sino impecable, Christian Bale que en pocas ocasiones me convence, esta vez ha logrado despertar una conmoción representativa cuya imagen demuestra despotismo, romanticismo, matices que no le había visto ejecutar anteriormente, mientras que Hugh Jackman como una figura más humana ante mi óptica se explaya y aprovecha la oportunidad de explotar sus habilidades, encuentra un personaje sin estereotipos, moldeable para su imagen, los dos realizan un trabajo más que adecuado al cumplir con los desafíos y exigencias que representa la producción.

Acompañados del pedagogo Michael Caine, en todos los aspectos es la imagen a seguir de un buen actor, de igual manera su personaje también lo es, Scarlett Johansson logra una fidelidad idónea hacia su personaje, pues en la película interpreta a la dulce, sexy y muy bien dotada acompañante de trajes ajustados y maquillaje resaltante que sirve como distracción, y sin duda alguna lo logra, haciendo bien su trabajo, aunque la interpretación más bien sea de ornato.

Fantasía, ficción, magia, ciencia, artificio, un poco de todo en las dosis adecuadas, una óptica sagaz que invita al obcecación de la rivalidad, recomendable cinta de un poco más de dos horas que se van en un suspiro, la ambientación te rodea acogedoramente, se aspira el aire del siglo XIX, su estética steampunk es fascinante.

Si algo debo señalar en su contra son lo predecibles que pueden llegar a ser algunas de sus escenas, sin embargo la película cuenta con tantos trucos y giros que recupera el prestigio para el acto final.

Lucio Rogelio Avila Moreno

Enlaces

Christopher Nolan

Hugh Jackman

Christian Bale

Michael Caine

Scarlett Johansson

Rebecca Hall

Piper Perabo

Andy Serkis


Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:238    Promedio:4.6/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.