• Por Antonio Méndez


Dirección: Darren Aronofsky.
Intérpretes: Sean Gullette, Mark Margolis, Ben Shenkman, Pamela Hart.

Con guión de Darren Aronofsky (“Réquiem Por Un Sueño”, “La Fuente De La Vida”), Sean Gullette y Eric Watson.

Sinopsis

Maximillian Cohen (Sean Gullette) es un genio matemático de Nueva York que intenta explicar la realidad a través de los números.

Crítica

Después de rodar varios cortos, Darren Aronofsky debutó como director de largometrajes con “Pi (Fe En El Caos)”, una interesante película que toma del surrealismo, del impresionismo y del existencialismo.

pi-foto-criticaHuellas kafkianas, influencias de David Lynch y música con ascendencias del krautrock para este drama psicológico sometido en ocasiones a su naturaleza experimental (todavía estaba pensando Aronofsky en “corto”) sobre paranoia matemática y progresiva locura alucinatoria con granulosa estética, ansiosa voz en off y contrastes lumínicos, alternancias de claustrofobia mental con primeros planos en rostro, cámara en mano, cámara montada en personaje y planos detalle, y perspectivas generales de alienación urbana con algún tramo de fast motion.

El tono es compacto, se redunda un poco en los motivos, le sobra cierto esteticismo y algún efectismo, pero la historia resulta intensa e inventiva, con un estupendo retrato de personaje central inadaptado y ensimismado, solitario y extraño, en un conflicto intelectual-espiritual-material.

Fichas en AlohaCriticón

Darren Aronofsky


Segundo titulo del magistral director Norteamericano Darren Aronofsky que tras Pi, comenzó a destacar como uno de los mejores directores independientes del panorama internacional.

El filme, oscuro y truculento, pone de manifiesto el conformismo humano a la hora de intentar descifrar el sentido de nuestra propia existencia. El esquizofrénico y atormentado protagonista, Max, vive exclusivamente para las matemáticas, centrando estas en el origen de toda materia. Sus fehacientes investigaciones sobre él numeran pi, le enrolan en una truculenta conspiración en donde no se aprecia salida alguna.

Aunque el presupuesto del filme fue bajísimo, el director fue capaz de crear una atmósfera asfixiante y enfermiza mostrando con todo realismo la enfermedad mental del protagonista, pero manteniendo en todo momento un alto grado de dignificación de esta.

La cadencia de cámaras y la filmación al completo de esta en blanco y negro (granulado), dan una sensación de ser más un corto o medio metraje, que un largometraje, destacando, en gran medida, el impresionante juego de cámara que realiza, (observándose con mayor intensidad en su posterior filme Réquiem por un sueño, llegando a ser en algunos momentos demasiado abusiva y reiterativa. Por último he de destacar la banda sonora, donde mezcla música electrónica (Orbital, Clint Mansell, y Massive Attack), y efectos sonoros que crean una atmósfera trepidante y asfixiante.

A modo de conclusión y, sin que sirva de precedente, me gustaría destacar el gran parecido, en aspectos puntuales del filme, con la gran y oscarizada película, Una mente maravillosa. (¿¿Simple casualidad??) Sacad vuestras propias conclusiones cuando la veáis.

Mario (Nails)


Cabe citar “Eraserhead” de David Lynch, o “El Proceso” de Orson Welles como puntos claves del cine fantástico que exploraba la paranoia de su personaje central, además de su fotografía a blanco y negro granulado, todos los elementos que luego utilizaría el debutante Darren Aronofsky en este su primer feature.

No hay duda que la trama es bastante interesante, todo gira entorno al complejo mundo de las matemáticas, de los números, las ecuaciones, los cuadrantes, las grandes cifras que evidencian el caos en que los seres humanos convivimos, como en todo gran genio se esconde un demente potencial, esta no es la excepción, Sean Gullete interpreta de manera muy convincente a este triste y solitario ser de vida social nula pero con ganas de sobra por encontrar la verdad detrás de los interrogantes de la vida diaria, interrogantes que jamás tendrán una respuesta concreta.

La dirección de Aronofsky es el verdadero punto de discusión aquí. Realizada en tan solo un mes y con un precario presupuesto de sesenta mil dólares, fue capaz de lograr lo que los maestros anteriormente citados se tomaron mas tiempo, dinero y esfuerzo en lograr, toda una proeza del séptimo arte.

La verdadera valía de este film es la capacidad de mantenernos al tanto de la paranoia de Max Cohen, el genio matemático neoyorquino no cansare de brindarnos pequeñas pero muy valiosas lecturas pseudo filosóficas que terminaran por fascinarnos y adentrarnos en esta red de pesimismo existencialista y conspiraciones corporativo-religiosas.

“Pi” es una cinta muy recomendable para todo simpatizante de la ciencia ficción, la fantasía o el thriller, o simplemente del buen cine independiente americano, no decepcionara a estos, tal vez si a quienes pretenden encontrar el sentido de sus vidas en una obra de arte, no sueñen, ilusos… o como destacaría alguien al final de todo este recorrido, la ignorancia es una dicha…

Pierluigi Puccini

Fichas en AlohaCriticón

Darren Aronofsky



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies