• Por AlohaCriticón

FEMME FATALE (2002)

Director: Brian de Palma

Intérpretes: Rebecca Romijn-Stamos, Antonio Banderas, Peter Coyote, Eriq Ebouaney.

Durante la gala de presentacion del festival de Cannes una banda de ladrones

ha planeado minuciosamente el robo de una serpiente de diamantes que portará

una modelo. Laura (Rebecca Romijn-Stamos) será la encargada de sustraérselo,

mediante sus dotes de seducción. Pero algo sale mal en la ejecución del plan

y Laura aprovecha para largarse con el botín, lo que la enemistará de por

vida con sus “amigos”. Por una serie de circunstancias que no desvelaré

aquí, usurpará la personalidad de otra mujer para emigrar a Estados Unidos.

Tiempo después, un fotógrafo sin mucho que hacer, Nicolás Bardo (Antonio

Banderas), recibe el encargo de fotografiar a la mujer del embajador

americano en París, que será una persona muy parecida a Laura.

“Femme Fatale” es la nueva propuesta de Brian de Palma, un director que a

principios de los años 70 fue considerado como uno de los realizadores que

iban a cambiar el panorama cinematográfico, junto con nombres como

Spielberg, Lucas, Coppola o Scorsese. De todos ellos, es de Palma el que

menos reconocimientos se ha llevado, contando con tantos admiradores como

detractores. Si para algunos ha sido el mejor continuador del suspense de

Hitchcock, haciendo homenajes en sus films al orondo director inglés, para

otros no deja de ser un plagiador al que siempre le ha encantado copiar al

mago del suspense. Pese a todo, ha obtenido éxitos de crítica y público con

films como “Los intocables” o “Misión imposible”, y ha creado un estilo muy

característico de constante uso del plano secuencia y el travelling, para

sus detractores una manera de marear al personal.

En esta ocasión de Palma continua con sus referencias a clásicos del cine, y

aquí aprovecha el arquetipo de la “mujer fatal”, que se popularizó mucho en

el cine negro clásico, y que consistía en una mujer sin escrúpulos que

seducía a quien correspondiese para lograr sus objetivos, generalmente

metiendo al confiado protagonista en apuros. Y así es el personaje de Laura,

que consigue embaucar a la modelo para robarla, engaña a sus compañeros, y

no dudará en explotar convenientemente al incauto de Bardo para salir airosa

de sus problemas. La protagonista es interpretada por Rebecca Romijn Stamos,

una antigua modelo convertida en actriz, y que sonará al público por su

papel de la morbosa Mística (la mujer azul) en las dos partes de X-Men.

Romijn Stamos opta por copiar en cierto modo a la Sharon Stone de “Instinto

básico”, la última mujer fatal memorable que ha habido hasta la fecha, es

decir que no duda en desnudarse (aunque no se vea mucho) y en usar su

sensualidad para seducir, lo que se dice una buena hembra disoluta (por

hablar finamente).

De cualquier modo en el film se repite algo que suele suceder mucho en el

cine de De Palma, y es que la puesta en escena se carga un poco la

personalidad de los personajes. Hay que decir que aqui, como en otras

películas del realizador la puesta en escena es impecable (como el atraco

del principio), pero quizá tanta pulcritud hace que los personajes parezcan

marionetas, pese a estar bien definidos, permanecen alejados del espectador,

que no acaba de identificarse con ellos, la planificación tan medida dota de

artificiosidad al conjunto. Tampoco falta la inevitable referencia a

Hitchcock, con un argumento que recuerda mucho a “Vértigo” (un hombre que

recibe el encargo de seguir a una mujer misteriosa, que ocupa otra

personalidad, y con la que se acabará obsesionando). Puede meterse entre los

defectos de la película la frialdad con la que de Palma aborda las escenas

más tórridas, y es que pese a tener una hembra de altos vuelos de

protagonista, no es que parezca interesarle calentar al espectador, como

haría el Paul Verhoeven de turno.

En resumidas cuentas, Romijn Stamos y Banderas cumplen en sus respectivos

papeles y de Palma entretiene al público con solvencia, mostrando su

virtuosismo formal una vez más, sin abusar del plano secuencia y el

travelling, como le ha pasado en otras ocasiones, con una fotografía

destacable que muestra un París más sombrío de lo habitual en las películas

en las que aparece.

David García

Enlaces

Brian de Palma

Rebecca Romijn-Stamos

Antonio Banderas


Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:32    Promedio:3.6/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies