• Por AlohaCriticón

HERBIE: A TOPE (2005)

Dirección: Angela Robinson.

Intérpretes: Lindsay Lohan, Michael Keaton, Matt Dillon, Justin Long.

Maggie Peyton (Lindsay Lohan) es hija de Ray Peyton Sr. (Michael Keaton), un antiguo campeón de las carreas NASCAR venido a menos, que tiene prohibido a su hija, amante de los coches y la velocidad, dedicarse al automovilismo.

No obstante, Ray quiere regalar a su hija un coche usado y ella se encapricha con un destartalado Vokswagen Escarabajo blanco de los años 60, con quien pronto la joven compartirá intensas emociones.

La Disney actualizando las peripecias del popular Volkswagen escarabajo ideado por Adolph Hitler y Ferdinand Porsche en los años 30. El “coche del pueblo”, muy chusco él y de fácil encariñamiento por sus redondeadas y simpáticas formas, fue treinta años después de su gestación objeto principal de una serie de comedias familiares de carácter fantástico que obtuvieron un gran éxito en una época, los años 60, en la cual las películas con el protagonismo de coches o artilugios parecidos alcanzaron uno de sus máximos auges, valga recordar títulos como “La carrera del siglo”, “El mundo está loco, loco, loco”, “Chitty Chitty Bang Bang”…

Las películas de “Herbie”, en especial la primera, consiguieron el éxito comercial gracias a una propuesta de aventuras blancas, blandas y escapistas para todos los públicos con tono simpaticón-sentimental, personajes poco complejos interpretados por actores de perfil amable rodeando a la estrella motorizada del film, efectos especiales lo suficientemente eficaces para llamar la atención al público de la época, y una trama que vinculaba con la ligera y artesanal mirada de Robert Stevenson las dichas y penurias entre humanos y máquina.

Todos esos ingredientes, pero en baja estofa, son encontrados en “Herbie: A Tope”, un título que pretende mantener el espíritu familiar e inofensivo de la serie iniciada a finales de los años 60, respetando también las características “físicas y psicológicas” propias del primer Volskwagen, cuyas particularidades fantásticas han sido modernizadas, tampoco sin tirar cohetes, gracias al avance de los efectos especiales generados por ordenador.

Cuando el coche sale de la pantalla la película es bastante propicia al bostezo. Estéticamente resulta luminosa y colorista, empleando gratuitamente y con reminiscencias 70’s el split screen, la relación paterno-filial es irritante y el conjunto, previsible, no oferta nada original y destacable más allá de la anatomía de la nueva estrella adolescente de Hollywood, Lindsay Lohan.

Lo que sustenta el film, además de la interacción entre Lohan y Herbie, son las gracietas y cuitas del coche, con profusión de anodino slapstick y una historia aniñada que se encuentra vivificada por canciones de T. Rex, Van Halen, los Beach Boys y, cómo no, Steppenwolf, con su megaclásico recurrente “Born to be wild”.

Al margen de ello la película es aparatosa pero plana, con Matt Dillon desperdiciando su talento en un producto muy olvidable.

Enlaces

Lindsay Lohan

Michael Keaton

Matt Dillon

Breckin Meyer

Justin Long


Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:26    Promedio:3.6/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies