• Por AlohaCriticón

JUEGOS SECRETOS (2006)

Dirección: Todd Field.

Intérpretes: Kate Winslet, Patrick Wilson, Jennifer Connelly, Jackie Earle Haley.

Sarah Pierce (Kate Winslet), casada con un publicista llamado Richard (Gregg Edelman), conoce en un parque a Brad Adamson (Patrick Wilson), quien, en vísperas de un importante examen, viene a pasear y jugar con su hijo.

Sarah, descontenta con su matrimonio, dará inicio a una relación sexual con Brad, que está casado con la documentalista Kathy Adamson (Jennifer Connelly).

Basándose en una novela de Tom Perrotta, quien también colabora como guionista, este drama psicológico oferta la típica historia que, empleando simbologías varias de baja estofa e ínfulas poéticas de menor condición, escarba, partiendo de la cotidianeidad amable y las usuales ligazones amoroso-sexuales, en el lado oscuro del ciudadano medio.

De lo más destacado del film es el tacto sutil e íntimo de la narración, el acercamiento sosegado a sus personajes, y, partiendo de su título en original, “Little Children”, la sugestiva, aunque fallida por su falta de interés general en los tejemanejes mostrados, prórroga de emociones y ansias infantiles-adolescentes en los adultos protagonistas.

Con referencias a Gustave Flaubert, voz narrativa en off, tufillo pseudoindependiente (que eso siempre vende en según que sectores a pesar de que las ofertas sean nulas), y ecos de otros títulos de similar apariencia en tonos en base a la representación de personajes insatisfechos y emociones suspendidas en un contexto de complejo residencial, tipo “American Beauty” o la magistral “El nadador” de Frank Perry, la película aborda temas como la responsabilidad, el escapismo vital, la madurez, los prejuicios, la búsqueda de la felicidad en otras situaciones más allá de la rutina, la injusta estigmatización social, la inversión de roles familiares o la necesidad de rehabilitación que olvide el pasado y mire al futuro.

Sin embargo, la escasa definición de personajes al margen de características sesgadas de trazos sensacionalistas de sus personalidades disfuncionales, la apariencia pomposa del embrollo cuando no depara más que una interacción más que simplista con perspectiva de cineasta amateur pretencioso, la presencia de actores y actrices un tanto malgastados, una falta de enfoque disfrazado con imágenes vacuas, y algunos comportamientos y actitudes caprichosos cuando no mal explicados y poco creíbles, menguan bastante la valía del film.

Jackie Earle Haley aporta emotividad y cierto calado psicológico a su papel de exhibicionista sexual protegido por su madre (magnífica Phyllis Sommerville) que, tras haber pagado ya su deuda con la sociedad no encuentra posibilidad de redención, teniéndose que verse sometido a escarnio continuo por una comunidad que no perdona las faltas de los demás y motoriza sus rutinas aburridas a través de sus complejos, culpas y juegos secretos.

Enlaces

Kate Winslet

Patrick Wilson

Jennifer Connelly


Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:43    Promedio:3.5/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies