• Por AlohaCriticón

LA CARRERA DE LA MUERTE DEL AÑO 2000 (1975)

Dirección: Paul Bartel.

Intérpretes: Sylvester Stallone, David Carradine, Simone Griffeth, Mary Woronov.

En las Provincias Unidas de America sus habitantes, cansados ya de tantas guerras y de la gran depresión económica que sufren, celebran todos los años una popular y brutal carrera automovilística trascontinental considerada por muchos, como un deporte nacional donde todos los participantes obtienen una puntuación al ir atropellando a las personas, y ganando aquel que obtenga una mayor puntuación quien más personas haya atropellado.

Uno de sus participantes, el legendario campeón Frankenstein (David Carradine), se enfrenta en esta ocasión contra Joe “Ametralladora” Biterbo (Slyvester Stallone), peligroso rival dispuesto a todo con tal de ganar.Al margen de esta confrontación, Frankenstein tiene otro objetivo muy diferente que el simple hecho de obtener una nueva victoria en esta peligrosa competición.

Título de culto para muchos aficionados que fué producido por el gran Roger Corman y basado en un relato escrito por Ib Melchior basado en el polémico juego de Carmageddon, esta es una de la películas que ha acabado por convertirse en un clásico del cine de serie B con el paso del tiempo.

La producción posee, entre muchas otras cosas, un humor muy negro inspirado en la popular serie de dibujos animados de Hanna & Barbera “Autos Locos” y una estética cutre casposa y salchichera a tono con la reciente moda de otras producciones de su misma índole en las décadas de los años 60, 70 y 80, como fue el auge de la competición automovilística haciendo uso de unas buenas dosis de comedía dentro del mundo del cine.

Filmada como si nosotros mismos fueramos los espectadores directos del evento “La carrera de la muerte”, el film pretende ante todo hacer una crítica feroz hacia la violencia en la televisión y el morbo por la muerte.

Cabe destacar que tiene su gracia ver a un Stallone antes de alcanzar la fama con su aclamada Rocky, en plan Pierre No doyiuna al estilo ganster italiano más chulo que un ocho embistiendo a inocentes por la carretera junto a David Carradine, y haciendo un papel que le va como anillo al dedo que es en pocas palabras el ridículo más espantoso, y de unas secuencias de acción de lo más trepidantes para una película sin más pretensiones que hacer pasar un buen rato al público en general y que posteriormente daría origen a la saga de Mad Max años más tarde.Rostov

Enlaces

Sylvester Stallone

David Carradine


Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:34    Promedio:4.3/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies