• Por AlohaCriticón

LA GUERRA DE LOS MUNDOS (2005)

Dirección: Steven Spielberg.

Intérpretes: Tom Cruise, Dakota Fanning, Justin Chatwin, Miranda Otto.

Ray Ferrier (Tom Cruise), un descargador de muelle divorciado, tendrá que proteger a sus hijos Robbie (Justin Chatwin) y Rachel (Dakota Fanning) después de ser testigo del primer ataque de alienígenas contra la Tierra por parte de un ejército extraterrestre de trípodes que está devastando el país.

Después de que Byron Haskin consiguiese rodar una correcta versión de “La Guerra de los Mundos” en los años 50 es Steven Spielberg, uno de los magos de la pirotecnia efectista, la acción en torno a una amenaza de difícil superación (dinosaurios, extraterrestres y demás bichos varios…), y un profuso operador de emociones enmeladas en torno a la familia, generalmente desmembrada (algo también usual en uno de sus discípulos, M. N. Shyamalan), el encargado de adaptar al cine el famoso libro de finales del siglo XIX escrito por H. G. Wells, uno de los pioneros de la mejor ciencia-ficción literaria.

Esta revisitación de Spielberg, director que debe mucho al lanzamiento de su carrera al tema alienígena en diferentes vertientes (“E. T.”, “Encuentros en la tercera fase”), además de contener las claves citadas de su cine y resultar un escapismo catastrófico con el objetivo de imbuir al espectador medio en el miedo y peligro que sufre el protagonista medio en un acontecimiento apocalíptico, de compartir los actos y emociones que vivimos desde su punto de vista, es una alegoría, sin chicha, de la amenaza terrorista y la paranoia del ciudadano estadounidense tras el 11-S ( la guerra fría en la versión de 1953 sería probablemente la propulsora de la adaptación de Byron Haskin).

Los efectos especiales computerizados lucen su imaginería de destrucción con brillantez para lograr un objetivo de espectáculo en búsqueda de ansiedad, supervivencia y dramatismo recargado, y la perspectiva de Cruise está acrecentada por las interpretaciones de los/sus infantes, que ayudan a incrementan el temor pesadillesco, tema esencial que Spielberg intenta transmitir en un film sin profundidad y un tanto gratuito en su conjunto en formas y caracteres.

No obstante es un título de situaciones, no de personajes, y, los mismos, tras una introducción demasiado breve que provoca la normal unidimensionalidad, pronto aparecen inmersos en el objetivo básico de la acción, con un acopio de secuencias realistas dentro de la ilógica del espectáculo, llenas de tensión y que reciclan emociones, ideas de desarrollo y puesta en escena de otros productos similares de su autor, quien si algo sabe es entretener al asistente a la sala incondicional de su proceder, y por lo tanto, más propicio a ello, conformando una distracción visual considerable pero previsible, que no va más allá de su propia y estridente resonancia y una redundancia técnica que al final termina por aburrir.

Como guiño/tributo a la versión de Haskin aparecen realizando cameos Gene Barry y Ann Robinson, los dos protagonistas del primer título.

Enlaces

Steven Spielberg

Tom Cruise

Dakota Fanning

Miranda Otto

Tim Robbins

Justin Chatwin

Amy Ryan

“La guerra de los mundos” es la última propuesta del director Steven

Spielberg, que llega dispuesta a arrasar taquillas en todo el planeta. Tras

enjarretarnos la fallida “La Terminal”, que erraba el tiro de ofrecer un

relato sobre la actual mecanización de la sociedad, para exponer un pueril

mensaje edulcorado, capriano para algunos (aunque para mi edulcorado y

capriano son la misma cosa), viene la clásica superproducción de Spielberg.

En esta nueva adaptación de la novela de H. G. Wells, que ya tuvo una en la

década de los 50, muy celebrada por los amantes de la serie B, el realizador

nos ofrece el relato de un padre que lucha por salvar a sus dos hijos en

medio de la masacre provocada por una invasión alienígena. Así pues, el

punto de vista de la narración es el del personaje encarnado por Tom Cruise,

que a diferencia de otras películas por el estilo, se limita a escapar como

buenamente puede, en lugar de hacer el héroe nacional y salvar al mundo.

Porque desengáñense, si usted espera ver al presidente de los USA, la

destrucción de la Casa Blanca, o “el puro de la victoria”, esos no son

elementos de este film. De hecho, en algunos momentos nos hallamos ante la

sordidez que puede causar la búsqueda de la sueprvivencia por parte del ser

humano, algo poco usual en películas de gran presupuesto.

De cualquier modo, no podemos olvidar de que nos hallamos ante una

producción emimentemente comercial, trufada de efectos especiales

(excelentes por cierto, veáse el primer ataque de los trípodes). Queda claro

que cuando el rey Midas de Hollywood se pone a ello, siempre anda un punto

por encima del resto, de los Emmerich, Bay y compañía. En los momentos de

masas y en los momentos más intimistas sabe guiar al espectador con mano

maestra (como el suspense en la secuencia del sótano de Ogilvy).

Sin embargo, no podemos olvidar que Spielberg siempre es fiel a sí mismo, y

su predilección por los finales felices le acaba perdiendo, dejando pasar la

oportunidad de un final más desolador. Aparte de esto hay que reseñar que

pese a que la resolución sea fiel a la novela, se antoja un tanto pueril

para los tiempos que corren, podrían haber ideado algo más audaz, pero en

fin.

En el apartado actoral, hay que destacar a Tim Robbins en su papel de

Ogilvy, que recuerda al que hizo en “Mystic River”, así como a Dakota

Fanning, la hija de un desorientado Cruise. Y es que Cruise aunque hace lo

que puede, nunca se antoja creíble como padre atribulado, es uno de esos

actores cuya imagen pública impide que nos creamos los personajes que

interpreta.

Así y todo, nos hallamos ante un film palomitero y comercial, pero con un

toque de saber hacer, que lo eleva sobre la media de los abigarrados y

vacíos productos que nos depara el actual cine de catástrofes.David García

Después de un paseo humanístico y el concepto de adaptación a un clima nuevo, usando el término “La vida espera” de “La Terminal”, Steven Spielberg decide remontarse a sus mayoritarias virtudes, los efectos especiales, pero esto no quiere decir que su producto sea netamente comercial, Spielberg logra enmascarar mensajes de total potencialidad y los muestra al público de manera discreta pero segura.

Remontándonos al hecho de que el guión del filme “La guerra de los mundos” está basado en el argumento de H. G. Wells de su libro igualmente titulado “La guerra de los mundos”, podemos preguntarnos si es buena adaptación y producción, a lo cual en esta ocasión será más fácil de demostrar este punto; comenzando por el hecho de que el filme es una excelente producción en la cual se muestra una trama apegada a su argumento original, tal vez no tanto como se quisiera pero es aceptable hasta ciertos rasgos, pues el concepto del fin del mundo, ha sido manipulado de tantas formas y en tantas ocasiones que es difícil encontrar un filme que te convenza; con cierta singularidad este filme logra convencer al público en su gran mayoría, pues con gran seguridad podemos decir que una parte notoria del público se ha quedado insatisfecho incluida mi persona, esto puede ser porque Spielberg comete el mismo error en casi todos sus película.

Bien sabemos que los fuegos artificiales y la fama de la creación computarizada es la mayor virtud de Spielberg, así que ¿cual es su defecto?, si podemos reiterar que la producción es buena, pues los efectos especiales son magistrales, los escenarios rutilantes, las actuaciones más que aceptables, pues vemos a un Tom Cruise en un repertorio desconocido y lo hace bien, acompañado de una Dakota Fanning cuya carrera ha sido junto a los grandes actores y lo hace de manera espléndida, he de decir que en esta ocasión su interpretación ha sido menos convincente pero no hay que quitar el dedo del renglón de ser una interpretación aceptable, mientras que el resto de elenco poco se luce, tal es el caso de Miranda Otto y Tim Robbins los cuales son un relleno de actores que ayuda al lucimiento de la escena, es más bien una estética que conforma al elenco, de cualquier manera todo se confronta de manera digerible, que al fin de cuentas se logra un producto convincente.

Podemos mencionar que en esta ocasión se da un concepto más cotidiano, pues no vemos al gobierno estadounidense evitando la destrucción del planeta, o al típico héroe en señales de ayuda (con leves deslices por parte del hijo del protagonista, cuya convicción no es del todo agradable y convincente), en esta ocasión vemos la desesperación humanística, la pesadilla de vivir un día más en ese infierno, nos quedamos en un concepto de gente ordinaria luchando contra algo que desconocen, luchando unos contra otros para sobrevivir, y es en este punto en el cual nuestro director muestra su mayor mensaje, o el de mayor importancia, pues maneja el concepto de que la cohesión humanística decae y el apoyo mutuo se desvanece, al mostrar a gente preocupándose de sí mismos y no del prójimo, mostrando el concepto de que nadie se preocupará por ti en el fin del mundo así que comienza a correr por tu cuenta, al fin de cuentas el positivismo de Spielberg se muestra en escenas que lucen actos en equipo, los cuales representan una metáfora y una reflexión que poco captará el público, pues estarán más entretenido al ver la caída de una maquina, u otras situaciones que deslucen el drama, de cualquier manera ¿qué se esperaba de la ciencia ficción?, podemos decir que el concepto “Ciencia ficción” se ha difamado de mala gana e interpretado de una peor manera, pues precisamente hoy en día nos agobian productos ficticios que no terminan de cuajar y se remontan en trucos artificiosos con propósito de que la gente la pase bien o tenga un rato ameno en el cine.

Si somos analíticos sabemos que Steven Spielberg no haría algo que se remontara solamente a los efectos especiales, sino que siempre engloba mensajes, ya sea que se noten en el transcurso de la trama o no, en verdad es el problema principal de este director, si son tan buenos sus mensajes ¿porqué no darle la importancia que se merece?, desde mi perspectiva el filme que más explota su mensaje en la filmografía de este excelso director es “La lista de Schlinder”, razón de esto mismo es que la trama se prestaba a la reflexión, y si analizamos este argumento de “La guerra de los mundos” también se prestaba a amplias reflexiones que se pierden en el transcurso de la película, todo por una gama de androides cuyo propósito no termina de cuajar y su fracaso menos; en sí el filme se pudo haber mostrado de forma más astuta, pero sin duda sea quedado en un repertorio comercial y de “ornato”, que marcará la carrera del director como un peliculón, pero de efectos especiales, podemos decir que en sí por tal razón existe el género drama, para no realizar misceláneas poco satisfactorias.

Sin embargo he de admitir que he sentido empatía con la gente, los protagónicos y la trama, me atraen este tipo de filme por su concepto de ansiedad que se plantea en la pantalla de forma muy rescatable, todo esto como una segunda virtud del filme (aparte de los efectos especiales), sin embargo se remarca que los masajes se han planteado, no de buena gana, pero se encuentran presentes, ¿qué mas da?, el trabajo visual a Spielberg y el analítico a nosotros.

Lucio Avila

Está claro que Steven Spielberg es un director especial, está claro que tanto en los trabajos de encargo (si se les puede llamar así dado el potencial de este director) como en los proyectos personales pone todo de su parte para que el resultado sea, tanto a nivel comercial como a nivel artístico, del agrado de todo el mundo.

Steven Spielberg es un hombre de negocios, eso está bastante claro, pero yo me inclino a pensar que es así porque lo que hace lo hace tan bien, tan elegantemente, con tanto impacto personal y con tanto gusto que inevitablemente sus productos finales “venden” y lo hacen de maravilla.

En el caso de “La guerra de los mundos” es increible como un proyecto basado en el famoso relato de H.G.Wells que, mas o menos, los amantes de la Ci-Fi ya conocíamos, lo transforme en una película impactante y cargada de una atmosfera terrorífica que te envuelve prácticamente desde el primer minuto de metraje.

El film, está claro, es de terror, del mas puro y desasosegante terror, pero no solo las imágenes impactan (que lo hacen, creerme) sino el sonido, el trabajo de los actores (genial Cruise, Robins, y sobre todo la pequeña hija de Cruise que es todo expresión), la música, todo, la película funciona como un bloque compacto que hace que al salir de la sala pienses:

-Uf. ¡¡¡que mal rato he pasado, pero como he disfrutado!!!.

Vale la pena pasar un buen/mal rato disfrutanto de este espectáculo, es cine en estado puro, efectos especiales impresionantes, sonido atronador, y miedo, mucho miedo, vamos, que si despues de ver el film te encuentras con una tormenta de aparato electrico por la calle, puedes pasar un buen susto pensando… ¡¡¡ya están aquí!!!!.

Juan García López

Enlaces

Steven Spielberg

Tom Cruise

Dakota Fanning

Miranda Otto

Tim Robbins

Justin Chatwin

Amy Ryan


Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:105    Promedio:3.4/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.