• Por AlohaCriticón

LA HEREDERA (1949)

Director: William Wyler

Intérpretes: Olivia De Havilland, Montgomery Clift, Ralph Richardson, Miriam Hopkins.

Catherine Sloper (Olivia De Havilland) es una solterona tímida y poco agraciada que durante un baile de sociedad es seducida por un joven bien parecido llamado Morris Townsend (Montgomery Clift). En cuestión de días ella se enamora de él, pero el rechazo de su desconfiado padre (excelente Ralph Richardson) hacia el apuesto joven pondrá en peligro la inmensa fortuna que Catherine heredará en un futuro, en el caso que contraiga matrimonio con el joven.

Otra de las maravillas cinematográficas del siempre excelente William Wyler, que basándose en la novela de Henry James, logra una película grandiosa e inolvidable, no solo por su reparto de lujo, con una Olivia De Havilland en el cenit de su carrera (no obstante, obtendría su segundo Oscar como actriz principal por este trabajo; antes lo había conseguido en 1946 por “La vida íntima de Julia Norris”) y un misterioso y contenido Montgomery Clift dando vida a un desconcertante pero interesantísimo personaje, sino por la exquisita realización con que se ha realizado la película. El resto del reparto cumplen a la perfección sus respectivos papeles.

La película toca temas tan dispares como son el amor idealizado, la diferencia de clases, el honor, la desconfianza, el desprecio hacia lo mediocre y la traición. Pero lo mejor de toda la película es la evolución (excelentemente llevada con buen pulso por Wyler) que experimenta el personaje interpretado por Olivia De Havilland, una mujer excesivamente inocente y fácil de manejar que con el tiempo se dará cuenta del desprecio y la burla que ha ido padeciendo a lo largo de los años por parte de su exigente y perfeccionista padre, lo que la convertirá en una mujer fría, cruel y segura de sí misma que no se rebajará ante nada ni nadie.

Los bellos diálogos, el montaje de Leo Tover y la música de Aaron Copland contribuyen a dar mayor esplendor a un film inolvidable e imperecedero, que de lo único que puede pecar es de un excesivo romanticismo que puede llegar a empalagar, aunque en su conjunto esto no tenga la más mínima importancia.

Junto con el Oscar de Olivia De Havilland, la película sería también nominada al mejor actor secundario, al mejor director y a la mejor película. Muy recomendable para los amantes de las películas de época.

En 1997 conoció una nueva versión, “Washington Square”, protagonizada por Jennifer Jason Leigh y Ben Chaplin en los papeles principales, correcta, pero sin el carisma ni el encanto de la de Wyler.

Raúl Calderón

Enlaces

Montgomery Clift

Olivia de Havilland

Mona Freeman


Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:94    Promedio:4.4/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies