• Por Antonio Méndez

la reina the queen movie poster cartel pelicula
Dirección: Stephen Frears.
Intérpretes: Helen Mirren, Michael Sheen, James Cromwell, Sylvia Sims.

Con guión de Peter Morgan (“El Desafío: Frost Contra Nixon”, “Las Hermanas Bolena”).

Septiembre del año 1997. La princesa Diana ha fallecido tras un accidente de coche. Un día después Buckingham Palace aparece desierto. La familia real se encuentra en el castillo de Balmoral viviendo esta tragedia y el príncipe Carlos (Alex Jennings) se traslada a París para expatriar el cuerpo de su ex esposa.

lareina-the-queen-foto-criticaStephen Frears intentando ganarse el título de Sir. Es lo que parece buscar el autor de “Mi Hermosa Lavandería”, “Ábrete De Orejas” o “Las Amistades Peligrosas” con este docudrama más de naturaleza televisiva que de otra cosa.

La actuación de Helen Mirren, quien dota de humanidad y proporciona con su magnífica interpretación diversos matices a la reina británica, y la pasable “imitación” de Tony Blair por parte de Michael Sheen son puntos a favor de un film que tiene la virtud de su sencilla y serena exposición y su debilidad en la excesiva asepsia y complacencia de la propuesta, en donde todo el mundo es bueno cuando no mejor.

Los dos personajes centrales, en los que se centra esta fabulación sobre las reacciones e interacciones institucionales tras la muerte de Lady Dy, se rodean de caricaturescos personajes con actuaciones de actores capaces que salvan en parte sus superfluos remedos físicos.

En “The Queen”, Frears y el guionista Peter Morgan buscan un retrato entrañable de ambas personalidades (incidiendo más en el estudio del personaje monárquico) con cercanías domésticas de batín y cuartito acojedor con televisión familiar (lo que da lugar al empleo de imágenes de archivo televisivas), intromisiones laborales con discusiones sobre gestos políticos, reflexiones y compromisos que inquieren en la necesaria armonía entre poderes e instituciones, entre la necesaria comunión de tradición y presunta modernidad…

Esto último es destacable, ya que la propuesta resulta cordial e interesante (y gratamente antimaniquea) en la perspectiva de ligar para el bien común dispares propuestas ideológicas que construyan un clima social y político constructivo, despojado de encontronazos y extremismos que no conducen a nada.

El tono es íntimo, amable, respetuoso, pulido en el semblante de sus protagonistas. Quizá excesivamente reverencial en su afán de intentar mostrar los fundamentos de las reacciones al hecho que detona las relaciones más importantes de la película.

Lo menos destacable es que el film, que utiliza un simbolismo cérvido con una interesante imagen llena de poesía, es su anorexia en la tensión dramática, y que parece residir en la permanente bonhomía universal, no quiere molestar a nadie y evita complejidades en el dibujo psicológico y en las situaciones creadas.

Así, convierte a Blair en un santo varón con su comprensión exquisita (como contrapunto la mujer maneja sobados comentarios antimonárquicos), a la reina Isabel en la virtud personificada con una capacidad de reflexión de naturaleza divina, e incide en la banal hagiografía rosa de la princesa Diana, cuya muerte, según Frears, es capaz de agitar a todo un pueblo sin que haya lugar a la indiferencia más allá de la pérdida vital de un ser humano común.

Fichas en AlohaCriticón

Stephen Frears
Helen Mirren
Michael Sheen


Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:14    Promedio:3.1/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.