• Por AlohaCriticón

LA VIDA PRIVADA DE ELIZABETH Y ESSEX (1939)

Dirección: Michael Curtiz.

Intérpretes: Bette Davis, Errol Flynn, Olivia de Havilland, Donald Crisp.

Londres, 1596. El conde de Essex, Robert Devreaux (Errol Flynn) llega

victorioso con sus tropas después de derrotar a los españoles en Cádiz.

No obstante, el recibimiento que le dispensa la reina Isabel I (Bette Davis)

no será agradable debido a los altos costes de la batalla.

Las relaciones entre la soberana y el conde irán de la tensión al afecto,

según traten asuntos políticos o sentimentales, respectivamente.

La descomunal maquinaria de la Warner se puso en funcionamiento en la época

dorada de Hollywood para afrontar esta gran producción histórica,

protagonizada por dos de las más refulgentes estrellas que brillaban con luz

propia en aquel tiempo: Bette Davis y Errol Flynn.

A pesar de que la pareja había interpretado el mismo número de películas con

Michael Curtiz, no sería hasta ésta, la número seis, cuando se encontraran

los tres; aunque ya el año anterior Davis y Flynn hubieran trabajado juntos

en “Las hermanas” de Anatole Litvak.

Teniendo presente la escasa química que existía entre la temperamental

actriz y el apuesto galán; habría que alabar aún más sus interpretaciones

por lo poco que se traslucen las divergencias que existían fuera de escena.

“La vida privada de Elizabeth y Essex”, rodada en su integridad en los

estudios de la Warner, narra los últimos años de reinado de Isabel I de

Inglaterra y, concretamente, su tórrido y, a la par, tormentoso episodio

sentimental con el conde de Essex.

Isabel, por aquel entonces, ya había arrostrado los intentos de Felipe II de

arrimar a la pérfida Albión a sus dominios, frustrando esa tentativa con la

consiguiente sección del hermoso cuello de María Estuardo, conchabada con el

monarca español para acabar con la vida de la vehemente reina.

Los pasajes que desgrana el filme se centran, pues, en describir los amores

y los odios entre el noble ambicioso y la reina enamorada, con el común

denominador del orgullo y vanidad de ambos y con la corte de Inglaterra de

finales del siglo XVI como telón de fondo.

A la pareja protagonista, le acompañaron grandes intérpretes contratados por

la Warner, como Olivia de Havilland, Donald Crisp o Vincent Price.

Si algo puede quedar en la memoria del espectador, sería el maquillaje que

hace irreconocible a Bette Davis y la grandilocuente partitura de Erich

Wolfgang Korngold.

Alberto Alcázar

Enlaces

Bette Davis

Errol Flynn

Olivia de Havilland

Vincent Price


Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:19    Promedio:3.8/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies