• Por AlohaCriticón

LOS SUEÑOS DE AKIRA KUROSAWA (1990)

Director: Akira Kurosawa.

Intérpretes: Akira Terao, Mitsuko Baisho, Toshie Negishi, Mieko Harada.

Ocho relatos basados en los propios sueños del maestro Akira Kurosawa, ocho

historias que reflejan la relación del hombre con su entorno, el

desarrollo desde la infancia, su relación con el arte, la

espiritualidad, la muerte y la ecología.

Pura poesía en ocho cortometrajes, todos ellos vinculados entre sí y con

un mismo mensaje global, es el resultado de una colaboración entre el

propio octogenario director Kurosawa y uno de sus discípulos más

reconocidos, Steven Spielberg (que conste que aún no soy capaz de

descubrir qué es lo que ha aprendido en realidad este discípulo de su

maestro, pero esa es otra historia).

En el primero de los relatos, un muchacho se adentra en el bosque donde

es testigo de un desfile que celebra la boda entre espíritus de zorro,

lo que le puede ocasionar nefastas consecuencias. En el siguiente, el

mismo muchacho conversa con los espíritus de tres melocotoneros talados

cruelmente. Le siguen las hazañas de un grupo de escaladores de montaña

que salvan su vida, en medio de una terrible tormenta, gracias a una

espiritual ayuda. En el cuarto sueño, otra vez el muchacho, ya adulto,

se encuentra en un túnel abandonado con los espíritus de todo un

batallón militar japonés de cuyas muertes fue responsable. A

continuación, un estudiante de arte vive de cerca la experiencia

artística de la mano de Van Gogh (interpretado por Martin Scorsese)

cuando se adentra en una conocida obra suya. La sexta historia, más que

sueño es una pesadilla sobre una amenaza nuclear que se cierne sobre

Japón y que tiene continuidad con el relato siguiente que, en la misma

tónica, se centra en las terribles mutaciones que los hombres sufren por

efecto de la radiación. Cierra el ‘film’ un último sueño en el que un

joven tiene un encuentro con un hombre de ciento tres años de edad que

vive en una utópica aldea rural en la que todos los vecinos están en

permanente conexión con su entorno natural.

Lo dicho, pura poesía en una cinta fascinante subvencionada por

Industrial Light & Magic, que refleja el alter ego del propio Kurosawa,

evolucionando desde sus recuerdos de infancia hasta constatar un mundo

degradado y violento que vive de espaldas a la armonía de la naturaleza.

Martin Robles

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:99    Promedio:4.1/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.