• Por Antonio Méndez


Dirección: Niels Arden Oplev.
Intérpretes: Noomi Rapace, Michael Nyqvist, Sven-Bertil Taube, Peter Andersson.

Película basada en una novela de Stieg Larsson (“Los Hombres Que No Amaban a Las Mujeres”, Editorial Destino). Con guión de Nikolaj Arcel (“Fighter”, “Cecilie”) y Rasmus Heisterberg (“Lo Que Nadie Sabe”, “Fighter”).

Sinopsis

Un periodista llamado Mikael Blomkvist (Michael Nyqvist) y una joven hacker, Lisbeth Salander (Noomi Rapace), intentarán descubrir la causa de la desaparición de Harriet Vanger y poder probar las sospechas del tío (Sven-Bertil Taube) de la mujer, quien cree que Harriet fue asesinada por un miembro de su poderosa familia.

Crítica

millennium1-foto-criticaEsta película adaptó un famoso best-seller escrito por Stieg Larsson, periodista y novelista sueco que falleció antes de conocer su éxito internacional con su trilogía Millennium iniciada con “Los Hombres Que No Amaban A Las Mujeres”.

El film es una mezcla de intriga criminal con whodunit a lo Agatha Christie e investigación a cargo de pareja dispar, y de un drama psicológico y social que pone de manifiesto el lado oscuro del ciudadano aparentemente ejemplar, el maltrato femenino, los traumas derivados de este último, y la necesaria labor de denuncia periodística independiente.

Tras un inicio con condena judicial y elementos llenos de tópicos (el magnate corrupto que sólo se mueve por el lucro, el periodista presuntamente honesto y sagaz víctima del poder del primero…) se nos definen en paralelo rasgos de personalidad y actuación de los dos personajes principales antes de su encuentro a mitad de la historia.

La exposición es eficiente, sin lugar a cansinas peroratas ni a precipitaciones en el ritmo. Alterna escenarios con agilidad y sitúa con nervio una trama que incluso posee en su inicio cierta obsesión por la desaparecida a lo “Laura” de Otto Preminger (con fotografía en vez de cuadro).

Se emplea bien el montaje y los escenarios. Las interpretaciones de Noomi Rapace y Michael Nyqvist resultan convincentes.

La música, a lo Bernard Herrmann, intensifica el misterio, y se reúnen caracteres de interés a pesar de que no faltan clichés, subrayados, caricaturas y algún que otro tratamiento gratuito a la brutalidad del maníaco y/o pervertido.

En ocasiones Oplev limita (sin pretenderlo) el efecto dramático de algunas crudas secuencias criminales con resultados o consecuencias que bordean la comedia, se sirve de poco imaginativas relaciones histórico-bíblicas, le sobra la relación romántica entre los protagonistas, contiene deducciones forzadas con excesiva cognición tecnológica, y concatena previsibles giros finales.

A pesar de ello, es una película que, a pesar de su extensa duración y lugares comunes, atrapa en su intriga y otorga cierta profundidad a sus personajes centrales.

Fichas en AlohaCriticón

Noomi Rapace



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies