• Por AlohaCriticón

NUNCA PASA NADA (1963)

Director: Juan Antonio Bardem.

Intérpretes: Corinne Marchand, Antonio Casas, Jean Pierre Cassel, Julia Gutierrez Caba.

Una corista de nacionalidad francesa sufre un ataque agudo de apendicitis en el trayecto que conduce a su Compañía de Revista hacia la ciudad norteña de Santander. Su problema de salud hará que permanezca unos días de reposo y cura en un pequeño pueblo ubicado en mitad de su camino.

Film subestimado y notable que es una de las cumbres del director Juan Antonio Bardem. Crea una aguda descripción de la rutinaria intrahistoria de una pequeña villa, mostrándonos la cotidianeidad e interacción de sus ambientes y habitantes con tinte agridulce y lírico, maravillosamente pausado.

Con este sereno pero incisivo tacto Bardem nos sumerge en sus vidas y costumbres, conociendo actitudes, escenarios y personajes del lugar, como el cura, el médico, la escuela y el profesor, los bares, las cotillas reprimidas, las crisis matrimoniales…

Este sagaz análisis de la microsociedad se puede extender fácilmente al conjunto de la España de la época. Partiendo de un colectivo perfila con maestría unas individualidades insatisfechas con sus existencias primarias que conviven con una soledad paradójicamente compartida.

La presencia de la rubia protagonista revolucionará el quehacer monótono de esos personajes, seres infelices representados por unos intérpretes soberbios como son Antonio Casas, Jean-Pierre Cassel (padre de Vincent Cassel) o Julia Gutiérrez Caba.

Construido a base de largos y precisos planos secuencia “Nunca pasa nada” narra una acción que aborda el sentido de la vida y de la complacencia, y que transcurre en días lluviosos y fríos que sirven, acompañados por una bella partitura musical escrita por Georges Delerue, para acentúar el tono melancólico y amargo que destila este magnífico film.

Enlaces

Juan Antonio Bardem

Corinne Marchand

Siete años más tarde, los hermanos mayores de aquellos gamberros ociosos

de “Calle Mayor”, se someten ahora en “Nunca pasa nada” a la implacable

mirada de J.A.Bardem.

La acción vuelve a situarse en una pequeña población de provincias,

podríamos decir de la España profunda, porque en realidad, toda España

era profunda.

La pequeña y miserable burguesía allí acomodada, vigilante de la buena

apariencia (solo apariencia, el resto no importaba) de los principios

nacional-católicos, se verá convulsionada por la accidental llegada de

una joven francesa, artista de variedades, que por una repentina

enfermedad, deberá permanecer allí varias semanas.

El soplo de aire fresco llegado de más allá de la frontera, hará

reaccionar a sus ciudadanos de diferente manera, ante la evidente

perspectiva de otro tipo de vida fuera de las enclaustradas y

encorsetadas normas del régimen.

El médico que la atiende, un cincuentón frustrado, se enamorará de una

alegría, física y espiritual, que contrasta con su triste existir y sus

clandestinas soluciones; la resignada esposa, también reivindicará su

porción de libertad; el joven profesor, que encarna la nueva savia

social, se verá tentado a huir hacia destinos más abiertos, mientras el

anónimo conjunto popular, simbolizando la conducta política imperante,

no cejará en sus murmuraciones y calumnias, hasta haberse deshecho de la

joven intrusa.

Una escena final desoladora, nos habla a las claras de que, entonces,

aquí “nunca pasaba nada”.

Angel Lapresta

Enlaces

Juan Antonio Bardem

Corinne Marchand

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:30    Promedio:4.5/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.