• Por AlohaCriticón

POSESION (2002)

Director: Neil LaBute.

Intérpretes: Gwyneth Paltrow, Aaron Eckhart, Jennifer Ehle, Jeremy Northam.

Roland Mitchell (Aaron Eckhart) es un investigador americano que trabaja como becario en el Museo de Historia de Londres, pero con encargos de segunda fila. Un día hallará unas cartas del poeta Randolph Ash (Jeremy Northam) dirigidas a una señora que no parece ser su mujer, con lo que podría cambiarse la historiografía del poeta si se descubriera que tiene una amante.

Entonces entra en escena Maud Bailey (Gwyneth Paltrow), otra investigadora, dedicada a la figura de la poetisa Christabel La Motte, antepasada suya. El encuentro entre ambos investigadores llevará a que ambos busquen pruebas de una posible relación amorosa entre Ash y La Motte, algo improbable pues esta era lesbiana. Al tiempo que avanzan en sus pesquisas, empezarán a sentir una atracción entre ambos, aunque ambos tienen sus reservas.

El habitualmente corrosivo Neil LaBute, tras la excelente “Persiguiendo a Betty”, se adentra en una historia de amor en dos épocas distintas, la victoriana y la actual, mostrando las diferencias entre las relaciones entonces y ahora.

Es curioso como en un momento de tan rígida moral los amantes vivían sus amoríos de forma más pasional, que ahora cuando están las costumbres más relajadas.

De lo que no hay duda es que lo que nos ofrece LaBute es una doble relación amorosa hablada más que sentida. Los poetas se comunican sus sentimientos a través de cartas, mientras que los investigadores expresan sus temores a relacionarse a través del diálogo mutuo. Es esta una característica del cine de LaBute, la palabra siempre predomina sobre la imagen, es por ello que algunos críticos le deploren por la verborrea de sus films y el escaso poder de sus imágenes. Por ello no parecía el realizador más adecuado para adaptar la novela de A.S. Byatt en que se basa la película, pero el caso es que LaBute consigue salir airoso del empeño.

A través de una cuidada fotografía nos ofrece el lujo y buen gusto que siempre acompaña a la época victoriana, a la par que se recrea en los bellos parajes ingleses.

Es de recibo la manera que tiene de pasar de una época a otra a través de simples movimientos de cámara, sin tener que recurrir al manido fundido en blanco. También hay que reconocer que los diálogos que vertebran el film no caen en lo pomposo y lo teatral, de modo que no nos suenan artificiosos.

Se puede reprochar una excesiva frialdad a la hora de tratar las relaciones, que nunca llegan a emocionar al espectador pese a la pasión contenida de los personajes (salvo una estupenda secuencia que protagonizan Ash y una niña) o una innecesaria trama secundaria de otros investigadores que buscan cartas entre Ash y La Motte.

De este modo todo queda muy bonito y muy bien relatado pero no consigue traspasar los corazones de los espectadores, con una fotografía y una música adecuadas, unos actores convincentes (la Paltrow resulta tan distante en pantalla como su personaje, Eckhart continua su polivalente carrera y Northam y Ehle interpretan una vez más personajes de época con acierto).

Muy apta para románticos empedernidos que prefieran un buen diálogo a un mal pasteleo entre dos personas. Lástima que su distribuidora la haya exhibido en cuatro cines

David García

Fichas En ElCriticón-AlohaCriticón

Neil LaBute

Gwyneth Paltrow

Aaron Eckhart

Lena Headey


Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:31    Promedio:3.9/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies