• Por AlohaCriticón

reencarnacion cartel poster peliculaREENCARNACIÓN (2004)

Director: Jonathan Glazer.

Intérpretes: Nicole Kidman, Cameron Bright, Danny Huston, Lauren Bacall.

Anna (Nicole Kidman) es una mujer viuda que parece haber rehecho su vida diez años después del fallecimiento de su marido. Está a punto de casarse con Joseph (Danny Huston), un hombre que cuenta con la aprobación de su madre Eleanor (Lauren Bacall).

Cuando está festejando el cumpleaños de ésta, un niño de diez años (Cameron Bright) aparece revelándole a Anna que se trata de su marido muerto.

“Reencarnación (Birth)” es un melodrama psicológico en base a una situación de misterio creada con el tradicional asunto de un personaje marcado por el pasado y sobresaltado por una condición que escapa a su lógica, centrada en el tema de la reencarnación y con un desarrollo significado por la discordancia de edades de los protagonistas principales.

Jonathan Glazer (Sexy Beast), más que indagar en los aspectos de thriller, recarga la atención en el estudio psicológico de Anna, soberbiamente interpretada por Nicole Kidman, y a partir de la misma, en la exploración del amor y la pena.

Para ello emplea un calmo tempo narrativo y un satisfactorio dominio del sonido y los silencios, creando una estilizada, melancólica y mesmérica atmósfera, con agradecidas tomas largas en un acercamiento introspectivo, tratando las escenas íntimas con la suficiente sutileza para ubicarlas en la razón de la trama, y desnudando durante minutos las emociones de sus personajes, algo poco común en el peor mundo mainstream, en donde todo resulta apresurado y con ritmo de pachanga, distorsionando todo tipo de acción con nefastos montajes, que farfullan más que cuentan, empobreciendo la narración al escupir en vez de saborear las imágenes, y alelando y malacostumbrando al personal a la comercial dominación del esteticismo plano e indefinido, que puede llegar a provocar la defecación verbal sobre la familia del que ruede tomas de más de tres segundos de duración.

Esto equivale a decir que Glazer posee capacidad de una autoría que, en cierta medida, claro está, tanto bebe de la surreal óptica en las relaciones del maestro Luis Buñuel, no en vano el co-guionista Jean-Claude Carriere participó en los guiones de “Belle de Jour” o “El discreto encanto de la burguesía”, de la austeridad metafísica de Carl Theodor Dreyer, de la profundidad psicológica de Ingmar Bergman, o del meticuloso y rico estilo visual de Stanley Kubrick.

Al recaer más peso en el aspecto interior del personaje femenino central, con un gran exquisito trabajo técnico, y establecer tonos y narración en pos de la horadación emocional del mismo más que en la resolución de la intriga planteada, “Reencarnación” no será un título fácil de digerir para todo el mundo. Su desarrollo es templado, sobrio, evocativo y la comunicación entre caracteres se sirve más de miradas y silencios que de verbalismos cargantes.

Sin embargo la película tiene sus taras, e importantes. La ambigüedad aparente puede frustrar a algunos, los temas aplicados no son determinantes y bastante puntos que atañen a la lógica del proceso de averiguación de la verdadera identidad del niño y la reacción de algunos personajes a esta cuestión pueden resultar veleidosos y seguramente poco desarrollados, no elevándose, si no se entra en la atmósfera que busca Glazer, la cuestión intrigante de la curiosa premisa inicial.

Fichas En ElCriticón-AlohaCriticón

Nicole Kidman

Lauren Bacall

Anne Heche

Para comprender bien esta película hay varias cosas importantes que habría que preguntarse, y que hay que valorar y analizar antes del visionado de la misma.

Primero: ¿voy a ver una película de terror?, el trailer que anuncia el film así lo parece indicar, pues no, además un NO rotundo, casi me atrevería a decir que es mas un drama que un film de misterio, y ni mucho menos estamos hablando de un film de terror.

Segundo: ¿me gusta el cine de Stanley Kubrick? ¿por qué hay que hacerse esta pregunta? muy simple, el director Jonathan Glazer utiliza un estilo absolutamente “Kubrickiano” para la resolución de todas las escenas, para casi todos los planos cortos y medios así como para la ambientación general, la fotografía, la música, y sobre todo la atmósfera desasosegante del film que perdura en todo su metraje y que se enfatiza con el sonido de fondo (una especie de zumbido), que crea la tensión adecuada en cada escena.

Tercero: ¿me gusta que la música tenga protagonismo en las películas que veo?, es absolutamente indispensable que la respuesta sea afirmativa, la música es una pieza fundamental del film, envolvente, constante y, en definitiva, magistral.

Cuarto: Y por último ¿me gusta el cine de actores?, porque “Reencarnación” es un film de actores, sobre todo de actrices, todas están geniales, absolutamente todas, pero mención especial, logicamente, merece Nicole Kidman; no desvelaré nada de lo que hace durante la película pero sí diré que una de las escenas mas impresionantes del film la realiza sobre un primer plano de su rostro en el cual vemos infinidad de sensaciones, un plano magistral en la escena del teatro en la que la cámara se planta en su rostro y Nicola expresa su estado, sinceramente creo que el cameraman quedó tan impresionado que aún debe estar alucinado.

Pero como todo no puede ser bueno, porque no estamos hablando de una obra maestra sino de un muy buen film, lo que flaquea un poco es el desenlace, quizás le quita la magia que nos ha acompañado durante hora y media y al final se evapora, pero de todas formas vale la pena disfrutar del film.

Juan García López

Es “Reencarnacion” una mala película con un peor título. Al ya de por si deplorable sistema de renombramiento, que no traduccion ni interpretacion, de películas que sufrimos en España, se añade aqui un argumento y una concepcion meliflua y superficial del cine que sin duda convierten a la película de Jonathan Glazer en un intento más que fallido.

Sin duda, Nicole Kidman es lo único que se salva de una quema generalizada en este film, aunque cabría preguntarse cuál era el propósito exacto de la genial actriz al aceptar el papel protagonista en semejante bodrio. Un ritmo cansino, más que lento, monótono, más que pausado y de trama absurda, más que desordenada, convierte a esta película en un fallido intento de miradas y silencios Kubrickanas ambientado en un Nueva York más que sospechosamente parecido al de “Eyes Wide Shut”. La decepción llega cuando se descubre que las miradas no esconden nada, que los silencios no sugieren mucho, y que el global de la película se resume en un sinfin de secuencias absolutamente inconexas, en las que el espectador navega, aburrido, hasta que alivio final de los títulos de crédito. De hecho, no tardamos en constatar que el papel del niño, ligeramente estúpido al principio, no tarda en convertirse en un planteamiento abiertamente ridículo y descuidado, confirmacion que llega con el triste final. De hecho, bien podrian haber titulado la película “La habitacion del marido” o “Sola” o, por qué no, ” Nicole’s baby”. En el fondo, la trama es lo de menos, el motivo es lo de menos. Y de hecho, está de más.Nicole esta sola, asustada y triste. A juzgar por el resultado final, no me extraña…

Marc Sansó

No dejes que tu pasado petrifique tu presente y te niegue un futuro.

“Reencarnación” es un filme que nos invita a sentarnos y disgustar de un platillo cuyo sabor no es precisamente el más exquisito o de mayor aliciente, pero sin embargo vale la pena probarlo.

En el caso de “Reencarnación” es un título que demanda mucho al espectador, para lo poco que ofrece, cuyas escenas insubstanciales pretenden expandirnos e involucrarnos con los personajes, identificarnos a la introspectiva y apreciar las sensaciones ajenas a tal grado de sentir una ferviente empatía, sin embargo el filme no se logra como es debido, y tampoco se desarrolla de manera osada.

El tema de la vida después de la muerte, la posible reencarnación, el rencuentro con el amor de nuestra vida y el fin de dicha felicidad, son algunas de las ideas que se expresan en este filme, sin muchos aspavientos o audaces puestas en escena, desperdiciando y despreciando la atrayente idea que conllevaba el hecho de una reencarnación, título sugerentemente dado a este filme después de su “renombramiento”.

Sin embargo la trama ha resultado ser un melodrama que sin duda alguna supera a muchos otros de la misma categoría, pero no es suficiente, pues no vasta ser lo mejor de lo que queda, era necesario explotar esta trama como demandaba su tema, pues es casi imposible encontrar su mensaje o promover el sentimiento, el cual se queda en un plano muy devastado y dramático para ser fidedigno.

Nicloe Kidman pasa a un segundo estrado, pues en un constante cambio de escenas el niño es el estelar y Anna sólo un complemento que poco a poco se ve más disminuido que al principio, en ningún momento logramos conocer a Anna, y mucho menos apreciar la metamorfosis del personaje con forme al transcurso del filme, el espectador debe poner mucho de su parte para lo poco que llega a ofrecer este producto, y esto no es por que su tema sea malo, sino por que su desarrollo es demasiado pausado, las escenas llegan a verse con desden y la trama se aprecia con grandes expectativas que nunca se cumplen, sin embargo como ya he dicho antes, vale la pena visionar este producto, ya sea por que es atrevido, pero no es un atrevimiento osado, o la experimentación de un producto de esta talla, también sea por su excelente música que protagoniza al filme de forma indeleble, cuyas notas y entonaciones nos hacen recordar a un pequeño pajarillo que pulula en el aire o tal vez aquellos sentimientos gratos que se han destrozado, o bien al trauma y la culpa, si algo es cómodo es la banda sonora que cubre varios y diversos repertorios, rellenando los huecos dejados por la trama.

Otro aspecto a relucir es la actuación de Nicole Kidman que siempre dando lo mejor como actriz, pero en esta ocasión poco se llega a lucir, sus habilidades interpretativas se ven diezmadas y no precisamente por ser ella la culpable, sino el entorno que la acompaña es lo que logra opacarle, de lo que no se niega es que eso es lo que quería el director, pues sus escenarios, el entorno, el vestuario y las puestas en escena sugieren un ambiente frío y sombrío que rodea a su reparto, pero que sin embargo no logra un equilibrio y afecta a sus actores; los cuales no todos son buenos pero pocos son devastadores, como en el caso de Cameron Bright, que sin duda alguna mucho le falta por recorrer en el mundo de la actuación.

Claro que las penurias que se pasa como espectador y supongo que también como actor se ven disueltas en la nada con su penoso final, de cierto modo este final no quiere decir que todo se evapore, sino todo lo contrario, pues llega a abrir ciertas expectativas en el público a las cuales cada quien le dará un final, pues el filme en esencia es una interrogante latente indispuesta a ser contestada.

Lucio Avila

Fichas En ElCriticón-AlohaCriticón

Nicole Kidman

Lauren Bacall

Anne Heche


Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:44    Promedio:3.8/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies