• Por Antonio Méndez

requiem por un sueno for a dream cartel poster movie pelicula
Dirección: Darren Aronofsky.
Intérpretes: Ellen Burstyn, Jared Leto, Jennifer Connelly, Marlon Wayans.

Película basada en un libro de Hubert Selby Jr. Con guión de Darrren Aronofsky (“Pi, Fe En El Caos”, “La Fuente De La Vida”) y Hubert Selby Jr (“Última Salida: Brooklyn”, “Fear X”).

Sinopsis

Harry Goldfard (Jared Leto), su novia Marion (Jennifer Connelly) y Tyrone (Marlon Wayans) están enganchados a la heroína. La madre del primero, Sara (Ellen Burstyn) intenta adelgazar tomando pastillas antes de acudir a un concurso de televisión.

Crítica

Después de salir del anonimato con su debut en largometraje, “Pi, Fe En El Caos”, Darren Aronofsky prorrogó su barroca, neurótica y abigarrada perspectiva estético-narrativa con “Réquiem Por Un Sueño”, un drama psicológico urbano con mensaje antidroga y trazos de sátira.

requiem for a dream movie review criticaEl objetivo de su autor es reflejar con la imagen la percepción interior de sus personajes en declive personal a causa de sus adicciones. Para ello emplea con tonos alucinatorios y paranoicos, junto a rasgos de comedia negra, el split screen, los montajes rápidos con primerísimos planos detalle, el fast motion, la cámara sobre personaje, picados en angulaciones oblícuas… Este énfasis en epatar visualmente sin demasiadas variantes en su mensaje convierte en ocasiones en simples peleles a sus personajes dentro de una exposición artificiosa, lo que puede llegar a desconectar emocionalmente.

El poderío visual es evidente aunque la densidad superficial de la historia se revele lineal y sensacionalista en su profundidad, no aportando nada inventivo en su mensaje ni en su estética, valga recordar la lisergia alucinatoria de “El Viaje” de Roger Corman.

A destacar sobre todo la intensidad que proporciona la maravillosa música de Clint Mansell, uno de los puntos fuertes del film.

Fichas en AlohaCriticón

Darren Aronofsky
Jared Leto
Jennifer Connelly


Harry Goldfarb (Jared Leto), su novia Marion (Jennifer Connelly) y su mejor amigo Tyrone (Marlon Wayans) son adictos a la heroína y traficantes de droga. La madre de Harry, Sara, (Ellen Bursty) es una teleadicta que comienza una dieta de adelgazamiento a base de anfetaminas que termina enganchándole.

Elaborada cinta dramática del atípico director Darren Aronofsky, que nos transporta a un mundo de sueños y obsesiones, pesadillas e ilusiones, mostrándonos el poder de la droga, y como esta, ya sea la heroína o la televisión, es capaz de destruir las esperanzas los deseos y las ilusiones de aquellos que la toman, o simplemente la rodean.

Aronofsky quien nos deslumbró con la más que fabulosa “Pi”, recrea en este film el submundo de las drogas, y para ello se vale de un majestuoso guión firmado por él mismo, en el que se critica y rechaza una de la drogas mas potentes que nos asolan, la televisión, comparándola hasta extremos ilimitados con la heroína. Con un montaje dinámico, alegre e incluso adictivo, nos lleva directos a las pupilas de aquellos que ven la droga con ojos de consumidores, nos hace caminar por la delgada línea que separa le mente y el corazón, para llegar a caer en la complejidad del inconsciente, cuando ya no se sabe que es realidad y que es ficción.

Una increíble Ellen Burstyn, acompañada de Jared Leto y de la siempre guapa Jennifer Connelly, son los conejillos de indias, los ratones de laboratorio, de esta curiosa y completa película que hace débil el alma humana.

Ayudada por una fotografía colorida y colorista, unos actores con toda la carne en el asador y una música capaz de transgredir cualquier forma de vida, este jaque a la sociedad, este envido a la vida, se convierte en una obra de impactante fuerza, de riqueza moral y filosófica, capaz de hacer mella en todo aquel que libre de prejuicios se detenga a ver esta película que vuelve a hacer del cine un método de enseñanza universal.

Ignacio Moralejo Gutiérrez


“Las adicciones matan, tened cuidado con ellas porque pueden llevar a cualquier ser humano hasta el límite de su existencia”.

Las palabras pueden venir fácilmente a la mente del autor y ser plasmadas en el papel cual legado gramatical que será dejado a la sociedad, no obstante algunas palabras pueden ser tan repetitivas que tienen poco calado, sin manifestar el significado que se desea, la advertencia puede llegar a perder el sentido de su naturaleza.

Después de su trepidante debut cinematográfico con la película “Pi: Faith in Chaos”, Darren Aronofsky hace vibrar “algo” en su público, ¿qué es?, ¿de qué trata? Una árida advertencia donde cabe citar una verdad contundente acerca de las adicciones y la vulnerabilidad de las personas según sus sentimientos, anhelos y preocupaciones.

La película es una adaptación de la novela homónima del escritor estadounidense Hubert Selby Jr., ya antes adaptado al cine en 1989 por Uli Edel con la película “Última salida, Brooklyn”. En esta ocasión ayuda al director a escribir un guión sólido que ocasionalmente se tambalea de manera permisible.

“Réquiem por un sueño” representa a la innovación con propósitos éticos, con escenas escalofriantes, abruptas y de difícil digestión, no es una lección fácil de tomar; suministra grandes dosis de realidad a una sociedad que lastimeramente se podría sentir ofendida por la evidencia expuesta en escena.

La historia de distintas personalidades involucradas en una monotonía asfixiante o inmersas en sueños desbordantes, la adicción como punto de partida hacia el caos existencial; Darren Aronofsky cuenta su historia con gran acierto y algunos escollos, en ocasiones la película se torna oscilante y sin rumbo, quizá con toques efectistas pero finalmente adquiere un galopante ritmo que no desalienta al espectador.

Con la música de Clint Mansell interpretada ávidamente por Kronos Quartet, ayuda a las imágenes a penetrar en nuestras pupilas, mientras el sonido se inmiscuye no sólo por el oído sino también por la dermis.

La fotografía de Matthew Libatique ayuda al director a crear un estilo que indudablemente se define en cada plano. Por lo demás las imágenes se ayudan de los acertados diálogos proferidos por Ellen Burstyn (lo mejor de la cinta) sin ella no funcionaría la abstracción psicológica del personaje otorgado.

Por su parte Jared Leto y Jennifer Connelly demuestran tener mucho más que una cara bonita al poner en evidencia la delicada línea entre el placer y el dolor, sus actuaciones se encuentran a la altura de los demás componentes de la cinta.

En su momento la película puede indignar al espectador, quizá le deje sin alternativa más que odiarle o amarle, tal vez más allá le perseguirá por algunos días con sus imágenes letales y su mensaje certero, pero finalmente no crea indiferencia.

Lucio Rogelio Avila Moreno

Fichas en AlohaCriticón

Darren Aronofsky
Jared Leto
Jennifer Connelly



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies