• Por AlohaCriticón

SIN RESERVAS (2007)

Dirección: Scott Hicks.

Intérpretes: Catherine Zeta-Jones, Aaron Eckhart, Abigail Breslin, Patricia Clarkson.

Kate (Catherine Zeta-Jones) es una perfeccionista jefa de cocina que dirige un prestigioso restaurante de Manhattan.

Su rutina se verá modificada con la aparición de un nuevo y despreocupado ayudante de chef, (Aaron Eckhart), y la obligación para Kate de ocuparse de su sobrina de nueve años, Zoe (Abigail Breslin), que ha ido a vivir con ella tras el fallecimiento de su hermana.

Película dulzona, blandengue y muy poco nutritiva de ambiente culinario, que mezcla el drama familiar con la comedia romántica en escenario laboral y el estudio psicológico de personaje obseso profesionalmente que descuida sus relaciones personales y tiene que aprender a asumir nuevas responsabilidades tras un hecho trágico.

Aunque la trama de este remake (basado en la película “Deliciosa Martha”) ya es pobre en su esencia, poco o nada se le saca al jugo que podría ofertar tal pobreza si se trabajasen más los personajes, los entresijos de la historia, y se supiese equilibrar el tempo y el tono cómico con el dramático.

Ni los acontecimientos de la “intrahistoria” de la cocina, con aproximación de personajes de distinta ralea, ni las posibles cuitas entre cliente y profesional, y mucho menos la rutinaria relación romántica y el agrio vínculo entre tía-sobrina aguijoneada por la aparición de un tercer elemento de dibujo más plano que excéntrico, logran provocar el más mínimo interés.

Al margen del escaso alcance de sus propuestas llorosas y cariñosidades varias, en el aspecto humorístico no tiene chispa, sin conseguir crear una situación de apreciable creatividad, naufragando en conversaciones tan amables como aburridas, con una resolución previsible, reacciones infantiles caprichosas, y acumulación de personajes sin desarrollo a pesar de los esfuerzos de Aaron Eckhart para dar cuerpo a su papel.

Los secundarios están como si no estuviesen, el ritmo es cansino, y el tono resulta excesivamente sentimental, con una infructuosa incisión de trivialidades plañideras y amorosas con tratamiento de telefilm.

Enlaces

Catherine Zeta-Jones

Aaron Eckhart

Abigail Breslin

Patricia Clarkson

Con muchas reservas y poca fuerza nos llega a la pantalla grande esta liviana comedia titulada “Sin reservas”; remake de la cinta alemana “Deliciosa Martha”.

La trama de esta película comienza con una grata elegancia que se va disolviendo al pasar los minutos. Kate es una magnífica chef de un restaurante socialmente reconocido, ella sabe cocinar y no sólo eso, sino que se expresa y comunica por medio de sus platillos; es estricta, obsesiva, correcta y exacta, no deja que nadie critique sus manjares y mucho menos le diga que hacer dentro de su cocina. Es cuando su hermana fallece en un accidente automovilístico y tiene que hacerse cargo de su sobrina, la cual ha quedado huérfana. Al momento en que Kate se ausenta del trabajo, la dueña del restaurante contrata a Nick, un talentoso y famoso chef cuya finalidad y deseo es trabajar con Kate.

El problema principal de la película es la simplicidad con que se expresa, su poca ambición y sobre todo lo indefinida que puede llegar a ser, tomando al drama existencial y evocando una comedia liviana poco convincente que no provoca nada más allá de una risueña sonrisa o una esporádica carcajada.

De igual manera el drama no funciona ya que no explota todas sus posibilidades, Catherine Zeta-Jones en la piel de una chef profesional indudablemente fría, logra una buena caracterización, sin embargo la misma frialdad del personaje bloquea a la empatía evitando así que nos involucremos en la trama; mientras la joven y talentosa Abigail Breslin despierta sentimientos enternecedores en el espectador; y Aaron Eckhart, en su personaje lleno de buenas intenciones, levanta el ánimo en la sala de cine.

La película, que tiene como ventaja el exquisito panorama culinario, desarrolla sus mejores escenas en la cocina, un mundo interesante para aquellos que sabemos poco o nada acerca de este arte, deleitando la pupila con la laboriosa e intrigante actividad dentro de aquel lugar.

No obstante su guionista, Carol Fuchs, no logra explotar los componentes cómicos o trágicos de la historia, evitando al lirismo y la comicidad, crea un libreto plano, simple e inofensivo que nos sonríe amablemente a la cara, e inevitablemente nosotros le devolvemos la sonrisa por mera cortesía y benevolencia.

Esto no significa que la película no sirva como entretenimiento, sin embargo, si no fuera por su apreciable reparto no habría sido notada en cartelera. En mi caso, lejos de ir a ver al trío estelar, la música de Philip Glass es un aderezo que siempre me apetece probar; en esta ocasión, como de costumbre, no decepciona; sin embargo es víctima de la indecisa trama, compone mejores partituras para los momentos tristes y melancólicos, que para aquellos llenos de alegría.

De igual manera, si algo puedo recomendar ampliamente, es la banda sonora que conjuga hábilmente al minimalismo con la ópera e inclusive otras incursiones musicales, pasando por Luciano Pavarotti, Michael Buble, Paolo Conte cantando “Via Con Me”, o la ya bella y conocida “O Mio Babbino Caro” en voz de Renata Tebaldi, demostrando cierta inclinación por los intérpretes italianos.

De esta manera “Sin reservas” se deja ver sin mucha dificultad, alegrando la tarde al ofertar un entretenimiento ameno pero sin demasiado meollo.

Lucio Rogelio Avila Moreno

Enlaces

Catherine Zeta-Jones

Aaron Eckhart

Abigail Breslin

Patricia Clarkson

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:17    Promedio:3.1/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.