• Por AlohaCriticón

the libertine cartel poster

THE LIBERTINE (2004)

Dirección: Laurence Dunmore.

Intérpretes: Johnny Depp, Samantha Morton, John Malkovich, Rupert Friend.

A finales del siglo XVII, y después de un período de dura represión, reina

en Inglaterra Carlos II (John Malkovich), monarca que se ha dejado llevar

por una cierta relajación en las costumbres.

Por aquel entonces, y a pesar de su escandalosa fama, John Wilmot,

Segundo Conde de Rochester (Johnny Depp) ejercerá una notoria

influencia sobre la corona.

Integrado en su día en el equipo de publicitarios creado por Ridley Scott,

Laurence Dunmore, con laureles varios en ese campo creativo, aborda su

opera prima en el largometraje adaptando una obra teatral de corte

histórico desarrollada por Stephen Jeffreys.

Es precisamente este mismo autor, quien se ha encargado de trasladarla a

la pantalla con el respaldo en la producción del propio John Malkovich,

protagonista del texto sobre las tablas.

En este caso, para el estratégico papel estelar se decidió elegir al

camaleónico Johnny Depp, muy convincente y metido en el personaje,

alejándose de sus “burtonianas” interpretaciones, tales como el fantástico

Eduardo Manostijeras o el colorista tahúr gastronómico, señor Wonka,

de “Charlie y la fábrica de chocolate” (2005).

Rodada en la Isla de Man, “The Libertine” consigue una magnífica

ambientación, merced a un cuidado trabajo de decorados y vestuario, un

logrado cromatismo tenebrista en la fotografía y añadiendo al conjunto el

piano de Michael Nyman, que siempre realza el tono en los relatos

cinematográficos de época.

En este sentido, todas las secuencias enclavadas en la “play house”, y

especialmente la obscena, provocativa y tensa representación ante Carlos

II y el embajador francés, son los episodios más sobresalientes de la

película.

Una narración histórica llena de excesos pero en la que también tiene

cabida un trasfondo de romanticismo en el encuentro de Wilmot con la

novel actriz Elizabeth Barry que, con la ayuda de Depp, es elevada a los

altares de la escena inglesa de forma similar al ascenso social que

acontece en el drama “Pigmalión”, pero que, a diferencia de lo escrito por

George Bernard Shaw, es el noble y favorito del monarca quien, en esta

ocasión, no es correspondido por la consagrada intérprete.

Alberto Alcázar

Fichas En ElCriticón-AlohaCriticón

Johnny Depp

Samantha Morton

John Malkovich

Rupert Friend

Rosamund Pike


Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:20    Promedio:3.7/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies