Buscar:
Menú
Inicio El Criticón
Inicio Aloha Criticón
Estrenos de cine
Novedades en DVD
Críticas de películas de todos los tiempos
Estrellas del cine actual
Protagonistas del cine clásico
La Taquilla de cine
Trivial de Cine, Música y Literatura
Libros de Cine Clásico
Películas recomendadas
Preguntas y respuestas de cine, música o literatura
Preguntas Cine- Orden Alfabético
Archivo de Noticias
Autores de las críticas, biografías, respuestas...
Aviso Legal
Publicítese en AlohaCriticón
Contacto

Libros Aloha Discos
Libros Críticas Cine Clásico
Bases XXII Certamen de Relato Corto
Algunas Críticas
-> El Niño
-> Hércules

-> Y Muchas Más...

Intérpretes
-> Chloe Grace Moretz
-> Taylor Kitsch

-> Y Muchos Más...

Clásico
-> Jeanette MacDonald
-> Yo Anduve Con Un Zombie

-> Y Muchos Más...

Preguntas Cine
-> Anita Ekberg y los romanos
-> Las localizaciones de Sissí

-> Y Muchas Más...

Más AlohaCriticón
> Libros - ViajeLiterario
> Música - AlohaPopRock
> Trivial Aloha de Cine, Música y Literatura
> RSS

Los 39 Escalones (1935) de Alfred Hitchcock - Crítica
Compartir:  Compartir en Facebook   Compartir en Twitter   Compartir en Google Buzz   Añadir a Yahoo   Enviar a Meneamé   Enviar a Digg   Enviar a MySpace   Enviar a un amigo
Puntuación lectores
8.6/10Vota tú esta película

LOS 39 ESCALONES (1935)

Director: Alfred Hitchcock.
Intérpretes: Robert Donat, Madeleine Carroll, Peggy Ashcroft, John Laurie.

Película basada en una novela de John Buchan. Con guión de Charles Bennett ("El Hombre Que Sabía Demasiado", "Enviado Especial") y Ian Hay ("La Mujer Solitaria", "El Agente Secreto").

En un espectáculo de variedades londinense se produce un gran tumulto. Una pareja compuesta por un canadiense llamado Richard Hannay (Robert Donat) y una mujer de nombre Annabella Smith (Lucie Mannheim) logran salir de la jauría humana que se acaba formando.
Annabella le cuenta a Hannay que es una agente británica, cuya misión es descubrir a un grupo de traidores que pretenden vender un importante secreto de estado a una nación extranjera.
Con posterioridad a su encuentro, la mujer será asesinada, contando Richard con sólo dos pistas para intentar localizar a la banda de espías: un mapa de Escocia y unas palabras, "los 39 escalones".



Uno de los mejores títulos de Hitchcock realizados en su país de origen, un film lleno de sobresaltos y que no concede un minuto de respiro al espectador.

El tema, tan del gusto de su director, vuelve a ser el del ciudadano corriente metido en apurados líos que pueden terminar acabando con su existencia. La película, de constantes giros y variaciones de espacios, contiene cierto parecido en su planteamiento, con lógicas variantes, a la posterior obra maestra del autor, "Con la muerte en los talones".

"Los 39 escalones" conjuga con la sabiduría innata de su director, la intriga, el suspense, la aventura, la acción y el humor en un film que carece practicamente de escenas de transición.

Las situaciones límite se encadenan a un ritmo endiablado, lo que no perjudica el buen tratamiento a los personajes. La dirección y realización de Alfred Hitchcock es, como siempre, excelente. Es un cineasta que nunca expone algo vacío en sus escenas; siempre indica un detalle, una mirada, un diálogo o un sonido que hace mantener atento e interesado a su cliente, el público.

Es un maestro en la interactividad sentimental con el asistente a la sala. El pulso narrativo es extraordinario, el planeamiento de encuadres, el montaje, los movimientos de cámara y la acertada descripción de caracteres y situaciones han influído a miles de realizadores que, muy pocas veces, se han aproximado a su inigualable talento fílmico.

En este título, como suele ser característico en el cine hitchcockiano, aparece de nuevo una constante en sus obras, el humor (quién no se ha reído al contemplar la primera escena en el music hall con las insistentes preguntas a Mr. Memory: "¿Cuántos años tiene Mae West? y ¿Cómo se reproducen los pájaros?"); utilizado para desdramatizar las situaciones comprometidas, ya que, Hitchcock, muchas veces introduce una tonalidad burlona cuando describe momentos de alto riesgo, lo que resulta muy atractivo por su alto contraste emocional.

El film está repleto de momentos indelebles, destacando la primera secuencia en el espectáculo de Mr. Memory (Willy Watson) o la escena en que Robert Donat se hace pasar por un militar para apoyar una candidatura electoral, ambas por su elevado sentido de la comicidad.

Otras situaciones memorables son la huida y estancia en el hostal de la pareja hombre-mujer enfrentados que terminan unidos por unas esposas, en su habilidad por la creación de unas condiciones forzosas de múltiples derivaciones (románticas, sexuales, humorísticas, etc) y la establecida en la casa aislada con el puritano agricultor y su mujer, por la lograda intensidad mantenida entre tres personajes estupendamente dibujados.

Enlaces

Alfred Hitchcock
Robert Donat
Madeleine Carroll


En la obra de Hitchcock, nos vamos a encontrar siempre ante la concepción del cine como puro espectáculo lúdico.
Pero, un espectáculo tratado por un director inteligente y con un extraordinario sentido del humor. Y ambas cualidades hay que resumirlas en un solo adjetivo: genialidad.

Aunque se pueda calificar a Hitchcock de un autor prolífico, de lo que nunca se le podrá catalogar es de autor precoz.
La película que quizás marca el encuentro con el estilo que lo hará celebre, “Treinta y nueve escalones”, tendrá que esperar diecisiete filmes previos, antes de ver la luz. Lo que nos da una idea de la importancia que representa su perseverancia en el trabajo, dentro de su reconocida lucidez.

Esta película, perteneciente todavía a su época inglesa, recoge de forma trepidante las aventuras de un ciudadano normal, que, por accidente, se ve involucrado en un asunto de espionaje.
Este suceso le convertirá a lo largo del filme en perseguidor y perseguido simultáneamente.

A través de este incidente, Hitchcock explotará una vez más la pesadilla kafkiana de la impotencia del inocente, ante una inexplicable acusación equívoca e injusta. Aunque aquí, sin excesivas dramatizaciones y sin perder la peculiar ironía, ni la sutil chispa erótica, Hitchcock, convierte la persecución en un viaje de ida y vuelta, en el que el protagonista descubrirá, entre equívocos y rectificaciones, que en la aventura del azar se encuentra el estímulo de la vida.

Ni que decir tiene, que ni el argumento principal posee gran interés, ni mucho menos el objetivo de los espías.
Todo el entramado dramático queda al servicio de mostrar, mediante unas imágenes cinematográficas y una puesta en escena, a unos personajes desprovistos de sus hábitos cotidianos y llevados a unas situaciones insólitas.
Todo ello, despertará en el espectador una serie de emociones (suspense, ironía, erotismo…), que el astuto director ya había previsto de antemano, con el único propósito de que el público se levante satisfecho después de la palabra fin.

Ángel Lapresta

Enlaces

Alfred Hitchcock
Robert Donat
Madeleine Carroll

© Aloha Criticón. Todos los derechos reservados.

 

Estrenos con Tráilers


Críticas


Estrellas

Aloha PopRock El Criticón Viaje Literario
Biografías y discografías
Novedades discográficas
Discos Recomendados
Preguntas Rock
Críticas de discos
RadioPsico60s
Libros-Guías Rock
Trivial Aloha
Estrenos de cine
Novedades en DVD
La Taquilla
Películas recomendadas
Críticas de películas
Estrellas del cine actual
Intérpretes cine clásico
Libros Cine Clásico
Novedades literarias
Libros más vendidos
Literatura en el cine
Libros recomendados
Biografías de escritores
Comentarios de libros
Certamen Relato Corto
Citas de escritores
© Aloha Criticón. Todos los derechos reservados.
Aviso Legal |  ¿Quiénes somos? |  Publicidad |  Contactar |  Política De Cookies |  RSS  ]