• Por AlohaCriticón

Crítica

Sin la compañía de su habitual colaborador Lincoln Child (“The Relic”, “El Relicario”…), libros escapistas y entretenidos para los amantes de best-sellerianos como Michael Crichton, Dean Koontz o Jack Higgins, Douglas Preston escribió “El Códice Maya” (2003), un volumen ambientado en la selva de Honduras que tiene como detonante de la acción la búsqueda de un templo oculto en donde Max Broadbent, un excéntrico coleccionista, se ha hecho enterrar junto a piezas de su colección valoradas en muchísimo dinero, entre ellos un códice maya con información de gran interés para las empresas farmacéuticas. Los encargados de intentar localizar el tesoro son los tres herederos del fallecido, Phil, Tom y Vernon.

Clásica novela con mezcla de aventura a lo Indiana Jones, intriga, suspense, romance, humor y acción llevada con ágil ritmo, con acciones llenas de tensión en un ambiente exótico, y con la interacción familiar entre tres hermanos en una trama poco inventiva con el clásico tema de la búsqueda de un tesoro que también anhelan poderosas corporaciones, personajes sin dimensión, descripciones tópicas, diálogos poco estimulantes y una narrativa y desarrollo bastante vacuo y simple.

De este autor resulta mucho mejor leerse “Los Asesinatos De Manhattan”, co-escrito con el mentado Child.

Ir a la biografía AlohaCriticón de Douglas Preston


Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:10    Promedio:3.6/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies