• Por AlohaCriticón

Tomando como referencia el personaje real del dictador Manuel Estrada Cabrera, el escritor guatemalteco Miguel Ángel Asturias construyó una novela que satiriza y denuncia los poderes despóticos, como ya años antes hiciera el maestro Valle-Inclán en “Tirano Banderas”, instaurando un subgénero conocido como “novelas de dictadores”, de la que “El Señor Presidente” es uno de sus ejemplos más destacados, no sólo por la denuncia de la tiranía sino por la compleja expresión experimental de su narración llena de rica imaginería en la que no faltan trazos de surrealismo.

Otros títulos del mismo estilo temático son “El Reino De Este Mundo” de Alejo Carpentier, “La Sombra del Caudillo” de Luis Martín Guzmán o “La Fiesta Del Chivo” de Mario Vargas Llosa.

Leamos un fragmento:

…¡Alumbra, lumbre de alumbre, Luzbel de piedralumbre! Como zumbido de oídos persistía el rumor de las campanas a la oración, maldoblestar de la luz en la sombra, de la sombra en la luz.

¡Alumbra, lumbre de alumbre, Luzbel de piedralumbre, sobre la podredumbre! ¡Alumbra, lumbre de alumbre, sobre la podredumbre, Luzbel de piedralumbre! ¡Alumbra, alumbra, lumbre de alumbre…, alumbre…, alumbra…, alumbra, lumbre de alumbre…, alumbra, alumbre…!

Los pordioseros se arrastraban por las cocinas del mercado, perdidos en la sombra de la Catedral helada, de paso hacia la Plaza de Armas, a lo largo de calles tan anchas como mares, en la ciudad que se iba quedando atrás íngrima y sola.

Ir a la biografía AlohaCriticón de Miguel Ángel Asturias


Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:54    Promedio:3.9/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies