• Por Antonio Méndez

aimee mann the forgotten arm disco album portada coverCrítica

Después de liderar el grupo new wave Til Tuesday, Aimee Mann comenzó una carrera en los años 90 como cantautora que, sin alcanzar la popularidad de otras féminas de menor talento, sí logró configurar una coherente colección de canciones de tono introspectivo y emocional-melancólico en claves folk-rock, pop y country-rock, con inspiraciones que van de Joni Mitchell a Bob Dylan pasando por The Band, Carole King, Laura Nyro, Neil Young o Jackson Browne.

Su momento de mayor popularidad fue cuando sus canciones fueron elegidas como base de la conocida película de Paul Thomas Anderson “Magnolia”, protagonizada por Tom Cruise.

Este quinto álbum de Aimee, “The Forgotten Arm” (2005), descansa, con producción de Joe Henry, edición en el sello independiente Superego y materializado desde una perspectiva madura, en un sonido de ascendencias setenteras (decenio en el que se ambienta el disco) y un desarrollo conceptual en torno a las relaciones ambulantes entre un boxeador (John), excombatiente en Vietnam y adicto a las drogas, y su novia (Caroline). Tal vinculación afectiva se encuentra recubierta por la nostalgia y la reflexión con observaciones evocativas sobre la relación amorosa y un escapismo existencial en busca de mejores oportunidades.

aimee-mann-fotosA veces el disco resulta un tanto reiterativo/cansino en tempos y en una primera escucha con composiciones que no parecen sorprender en demasía por su singularidad más allá de los buenos textos. Esto puede provocar una inicua desvaloración del disco si se le abandona tras pocas audiciones, ya que el mismo posee una emocionalidad creciente en su coherencia temática en torno a dos personajes perdedores, tapizada con disposiciones sonoras folk/country/pop/honky-tonk, un eficaz tacto melódico, una voz que fusiona sensualidad con sensibilidad, y un sentido narrativo-literario que la elevan muy por encima de otros cantautores y cantautoras mucho menos interesantes y más famosetes.

Y además y lo que importa, “The Forgotte Arm” posee un buen puñado de canciones de entidad, en especial “Dear John”, evocatiza pieza introductoria con guitarras eléctricas, piano y tempo a lo The Band/Neil Young, que marca el encuentro inicial entre la pareja protagonista; “The King Of The Jailhouse”, balada con arreglos de viento que pone claramente de manifiesto su herencia de Joni Mitchell (la gran dama y maestra de las cantautoras femeninas con catadura poética); “Video”, balada desde el punto de vista de un adicto John en donde se refleja el malestar por la imposibilidad de encontrar solución a un amor que se resquebraja; o la animosa “Goodbye Caroline”, optimista, melódico, radiante anhelo de nuevas vías tras la ruptura sentimental.

La sinuosa travesía de John y Caroline culmina con la balada “Beautiful”, devoción amorosa en el encuentro entre dos amantes cuya relación agridulce no demasiado original pero lo suficientemente profundizada por el talento lírico de Aimee Mann (quien con 45 años está realmente espléndida) como para seguir sin amodorramiento sus peripecias durante el rato que dura este álbum conceptual cuyos temas, de manera individual, pueden expandir el propio contexto para el que fueron creados.


Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:4    Promedio:3.1/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies