• Por AlohaCriticón

Disfrutable tercer disco de este grupo inglés con Jason Pegg a la cabeza y un sonido tan deudor del dream-noise-pop de My Bloody Valentine como de los Pixies o la psicodelia de finales de los 60 (sonidos experimentales inspiradores también del dream-pop), sin olvidar a los Kinks, algún apunte brit-pop noventero, o el kraut-rock.

Precisamente los ritmos iterativos del kraut-rock es algo que buscaba remedar la banda en “No Kind of Life”, tema con potente y minimalista batería, suciedad fuzz guitarrera, voces encadenadas en busca de armonías espaciales y una sencilla pero cautivadora melodía que se reitera de manera lisérgica.

“It’s Getting Light Outside”, canción de corte amoroso que remacha su talento melódico, insiste en sonidos de retumbante percusión cuasi philspectoriana con fondo de guitarras jangle, arreglos de cuerda y resonancias de Belle & Sebastian.

El título homónimo del álbum, la balada orquestal de tono lánguido “Amber”, presenta un conglomerado de sonidos tan cautivadores como atmosféricos, destacando las campanillas, el xilófono y los arreglos de cuerda. Recuerda a los Pink Floyd de Barrett.

En “Good Clean Fun” vuelven a avivar el tempo con una notoria pieza de pop guitarrero que recuerda tanto a Teenage Fanclub como, en las armonías vocales y el sentido etéreo-laxo-psicodélico, a los Byrds del “Fifth Dimension”. El crepitante ritmo vuelve a iterarse en plan mantra, con arañante solo guitarrero, y el estribillo se revela simple y pegadizo.

“Here to Learn”, un corte con incisivo riff guitarrero y muro de distorsión, podría formar parte de cualquier disco de los Oasis más influidos por la psicodelia 60’s, mientras que otro tema lento del álbum, “You Can’t Have Me” suena un tanto a Coldplay e incluso a los REM más sosegados.

“Finally Free” es fantástica. Sencilla, directa y contagiosa canción a lo Kinks del 65 con un riff y un adictivo estribillo en el cual parece acompañar vocalmente Dave Davies a su hermano Ray. Pero no, son los Clearlake.

“I Dreamt that You Die” es una balada con alguna reminiscencia country, mientras que “Far Away” retoma de manera satisfactoria el pop de guitarras de esencia psicodélica (esas armonías vocales tan lisérgicas) que tanto va de My Bloody Valentine a Syd Barrett o los Byrds del 66.

“Neon” contiene sonidos de armónica antes de la introducción de una apabullante guitarra hard-rock y voz a lo David Gahan de Depeche Mode.

En “I Hate It That I Got What I Wanted”, significada por sus contrastes rítmicos con estrofas más calmadas y explosivo estribillo, el propio Pegg manifestó que era una especie de tributo a los Queens of the Stone Age de Josh Homme.

“Amber” se cierra con “Widescreen”, pieza de tono íntimo-introspectivo y enfoque épico con una instrumentación que va fortaleciendose con el progreso de la pieza con un interesante clímax guitarrero.


Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:6    Promedio:4.3/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies