• Por AlohaCriticón

“Blue Cathedral” (2004), el tercer álbum de los Comets On Fire retoma alternando fiereza con sutileza los sonidos acid rock de finales de los 60. Su poso psicodélico se expande con trazos garajeros, riffs hard rock y ambientes space rock, explotando con talento algunos de los sonidos más apasionantes de la historia de la música rock.

Contiene el disco extensas y anárquicas piezas de exaltación lisérgico-rockera, canciones explosivas con ascendencia de bandas como Blue Cheer, los Stooges, Led Zeppelin o Hawkwind acompasadas por delicados y atmosféricos cortes instrumentales.

Con producción de Tim Green “The Bee & The Crackin’ Egg” inicia el álbum de manera estruendosa. Ocho explosivos minutos de cruda orgía eléctrica con un muro rugoso, caótico y distosionado, el echoplex, guitarras furiosas, baterías atronadoras y Ethan Miller dando alaridos ininteligibles con reverb en interacción con la lijosa y excitante instrumentación. Tremenda apertura que nos retrotrae a la psicodelia más rabiosa de finales de los 60.

En el plausible instrumental “Pussy Footin’ The Duke” mezclan teclados con guitarras laxas bluesy. Relajan el ritmo al construir un medio tiempo melódico y progresivo 70’s a lo Yes bastante aceptable, lleno de evocación lisérgica.

“Whiskey River” parece contener una intro guitarrera cuasi a lo John Fogerty en la Creedence Clearwater Revival, desarrollándose la pieza con un Miller bramando de manera visceral en un estridente acid rock que ofrece un cóctel Stooges/Blue Cheer/Black Sabbath/Hawkwind/LedZep/Hendrix. Con la entrada de un chirriante saxo el tema se despeja sin perder el sentido caótico y épico de su noise psicodélico, el cual se acentúa con la incorporación vocinglera de las guitarras y una percusión enajenada con un sonido enredado y fascinador. Casi ocho minutos de lisergia con un arrebatador clímax.

La exigua (poco más de un minuto y medio) “Organs”, al igual que “Pussy Footin’ The Duke” para “The Bee & The Crackin’ Egg”, supone un sosegado respiro instrumental a la anterior pieza con un simple pero bonito interludio de piano en donde suena una elegante guitarra bluesy.

Después de la calma regresa la tormenta con “Antlers Of The Midnight Sun”, tema que exhibe de nuevo la fuerza y el poder de la música de los Comets on Fire. Bravía pieza heavy space-rock con pulso frenético que recoge lo más áspero de todas sus influencias, en especial Hawkwind.

Retoman el whiskey y el tempo más sosegado con “Wild Whiskey”, corte instrumental psicoprogresivo con sonidos acústicos, cierto rasgos africanos y/u orientales, y un órgano otorgando un atractivo sentido atmosférico que se une al caótico y épico siempre otorgado por esta banda californiana.

“Brotherhood Of The Harvest” es un instrumental en donde aportan ese sentido psicodélico oriental, de tono mantra, simulan sonidos de sitar con la guitarra. Los teclados vuelven a tomar protagonismo principal de manera óptima.

El disco termina con “Blue Thomb”. Medio tiempo de más de diez minutos con trazas distorsionadas a lo Neil Young, pulso a lo Black Sabbath y una memorable evocación atmosférica. En definitiva, un disco de hard rock psicodélico de primer nivel.

Ir a la biografía de Comets on Fire

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:6    Promedio:4.4/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.