• Por AlohaCriticón

hole nobodys daughter album review critica de disco

Más de diez años después de su último disco en estudio, “Celebrity Skin”, Courtney Love resucitó a su grupo Hole para grabar “Nobody’s Daughter”, un álbum con nuevos componentes en el grupo, Stu Fisher como batería, Shawn Dailey en el bajo, y el guitarrista Micko Larkin, responsable de la autoría junto a Courtney de la mayoría de los temas de este disco, entre ellos el que le da título, “Nobody’s Daughter”, canción con ardientes guitarras noise-pop, rasgueos acústicos a lo Oasis y un riff con resonancias del “Pictures Of Matchstick Men” de los Status Quo.

“Skinny Little Bitch” es una potente pieza cercana al hard rock de las Runaways con toques punk, mientras que “Honey” es una balada pop-rock formulista con partes acústicas y eléctricas.

Billy Corgan co-escribe junto a Love el tema “Pacific Coast Highway”, medio tiempo pop-rock con guitarra acústica y ramalazos jangle pop. Tan anodina como la canción anterior con un sonido inofensivo y pulido de radiofórmula.

“Samantha” es un medio tiempo pop-rock que parece girar sobre una prostituta. Dinámicas guitarras, cierto gusto melódico e intensos tramos con ímpetu vocal. No es de lo peor del disco.

Cuando comienza “Someone Else’s Bed” parece que va a sonar el “Wonderwall” de Oasis. Pero no, es un corte lento distinto con parecida base acústica en el ritmo que centra su interés en una mujer solitaria que ve su final en un domingo lluvioso. Power ballad del montón.

“For Once In Your Life” es una pieza baladera a lo pop-rock ochentero que, con esencias citadas a lo Pretenders, cruza el vals con un tempo de marcha. De aburrido manual para sonar en Tops FM.

Linda Perry le escribe la balada “Letter To God”, una carta en la que una desorientada Courtney pide ayuda a Dios. Tiene pretensiones de épica con desgarro emocional y los arreglos son menos rutinarios que en tramos previos… Yo quería morir, pero me dejaste vivir… No trasmite demasiado.

Después de tanta canción lenta se aviva el disco con “Loser Dust”, un enérgico corte pop punk en el que vuelve a colaborar Billy Corgan.“How Dirty Girls Get Clean” contiene una de las mejores interpretaciones vocales de un álbum bastante indiferente que como bonus track incluye la pieza acústica folkie “Never Go Hungry”.


Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:3    Promedio:3.2/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies