• Por Antonio Méndez

lambchop oh ohio disco album critica review cover portada

A “Ohio” se traslada en el título de su nuevo disco Kurt Wagner con sus Lambchop de Nashville. Al igual que su anterior entrega, “Damaged”, el álbum vuelve a ofrecer una elegante y tranquila colección de canciones melancólicas, maduras, agridulces, reflexivas.

En esta ocasión sus composiciones se muestran más deudoras del folk-lounge-pop y del soul que de su originario country-rock, con influencias de Leonard Cohen, Nick Drake, Lee Hazlewood, Bob Dylan y Fred Neil.

El disco, de predominio acústico, se inicia con “Ohio”, balada con reflexiones sobre la tristeza y las consecuencias de ese estado a través de una sofisticada melodía. Ofrece calmas armonías femeninas estilo Chordettes, piano y guitarra acústica.

En “Slipped, Dissolved and Loosed” Wagner hace repicar una guitarra acústica folkie a lo Simon & Garfunkel. La melodía es magnífica y se emplean de nuevo de armonías femeninas en un estupendo estribillo, que es acompañado a partir de su segunda interpretación con arreglos de viento. Canción de gran belleza.

“I’m Thinking Of a Number” se centra en el encuentro y vuelta de amantes en un local oscuro y abarrotado de gente. Es un corte de elegante pop-soul con un buen sentido de la atmósfera.

La folkie “National Talk Like a Pirate Day” emplea guitarras jangle pop en una narración que le emparenta tanto con Dylan como con Phil Ochs.

“A Hold Of You” es una tranquila, refinada balada romántica con base soul y sugerentes líneas de guitarra, mientras que “Sharing a Gibson with Martin Luther King Jr.” ofrece un medio tiempo folk-rock con repicantes guitarras a lo Byrds. Como siempre en Kurt la melodía y sus variantes son de primer nivel.

“Of Raymond” es un corte lento folk-pop con estampas primaverales. Posee arreglos de viento lounge que no le disgustarían a Mancini o a Bacharach, elegantes goteos de piano, coros femeninos.

En contraste con otras piezas previas, la balada country-pop con piano “Please Rise” se significa por su minimalismo lírico. No es de lo más destacado del disco a pesar del buen empleo de sus atmosféricas guitarras.

“Popeye” es una canción lenta (como la mayoría del álbum) con un enfoque épico (e influencias tanto del soul-pop como del jazz) y una coda en donde cabe el funk, retazos de flamenco o la psicoelectrónica.

El disco termina con dos baladas, un tema propio sin demasiado interés llamado “Close Up” y “I Believe In You”, una correcta versión de una canción del intérprete de country Don Williams.


Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:9    Promedio:4/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies