• Por Antonio Méndez

mgmt album review disco portada cover

MGMT es un proyecto de Andrew VanWyngarden y Ben Goldwasser con influencias psicodélicas, prog rock, space rock, experimentales, noise rock… que en su tercer álbum vuelve a recuperar en la producción a Dave Fridmann (Mercury Rev, Flaming Lips…), quien ya les había producido su debut “Oracular Spectacular”.

El álbum crea escenas oníricas, surreales, con sonidos lisérgicoprogresivos deudores de la música ácida-hippie de finales de los años 60 y comienzos de los 70.

“Alien Days” inicia de forma plausible el disco en un conglomerado psicodélico de tempo relajado, atmósfera espacial y voces dulces a lo Curt Boettcher en su época Millennium o Sagittarius, con ecos también de los primeros Pink Floyd de Syd Barrett, del disco que grabó David Bowie en 1967 y de la lisergia pop del sello Immediate (pensemos en Billy Nicholls)… If it looks like we could lose… El primer y mejor momento del álbum.

La balada “Cool Song Nº2” tiene menos gracia en su amalgama post-punk tribal y lisérgica a pesar de aciertos atmosféricos en tono oscuro.

“Mystery Disease” termina aburriendo por su invariabilidad sónica con machacona percusión y voces laxas.

“Introspection” es una versión menor de un buen tema psicodélico 60’s original de Faine Jade, mientras que uno de los singles, “Your Life Is A Lie”, es un reiterativo, incisivo… pero olvidable corte psicogarajero con pretensiones mantra, golpeo de cowbell y resonancias de Frank Zappa o de Captain Beefheart.

“A Good Sadness” es un tema sobrecargado en efectos que mezcla el noise con el glitch pop y la lisergia. Bastante pesadito, al igual que el encuentro entre Aphex Twin y Animal Collective de “Astro-Mancy”, pieza excesiva en arreglos.

mgmt Songs discos fotos pictures Voz somnolienta-plañidera en la pretenciosa “I Love You Too, Death”, jam con tanta influencia de Donovan como de los Flaming Lips en una caótica pieza psicodelia noise ambient, experimental, densa, en crescendo, que pretende envolvernos emocional-instrumentalmente pero termina resultando insoportable.

“Plenty Of Girls In The Sea”, onírica costera con ascendencia 60’s en un cruce psico-vodevilesco entre los Beach Boys y los Kinks, es lineal, demasiado monótona para entusiasmar.

Termina el disco de MGMT con “An Orphan Of Fortune”, iterativo pop progresivo de ritmo moroso con erosiones crepusculares, mentes plásticas, resonancias a lo Pink Floyd… Dentro de la última neopsicodelia resulta mejor el “Lonerism” de Tame Impala.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies