• Por Antonio Méndez

Crítica

Neil Young, quien nos ha legado magníficas canciones de corte sociopolítico (ahí tenemos la estupenda “Ohio”), retoma a su cariz de protesta para su nuevo álbum, “Living With War”, en donde manifiesta con tono poético la preocupación por las consecuencias de la guerra de Iraq y, desde su perspectiva, el clima político generado por George W. Bush en los Estados Unidos.

Quizá a los textos se le pueda achacar una simple exposición testimonial con ausencia de soluciones más allá de la denuncia (algo usual en muchos cantautores típicos-tópicos de menor ralea y condición que Neil), pero la misma posee su habitual fuerza emocional y la honestidad intelectual que siempre ha demostrado a lo largo de su carrera.

El tema básico del LP es el desagrado del canadiense con la (nefasta) administración Bush, a quien Neil acusa de mentiroso para llevar a los Estados Unidos a una guerra en la que los políticos y demás jerifaltes hablan desde grandes pantallas de TV de plasma mientras humildes soldados (y civiles) fallecen, perdiendo su vida y dejando estigmas imborrables en sus llorosas familias.

En las canciones además de clamar por la paz se inculpa al gobierno Bush de abuso de poder, de dividir y enfrentar al país, de abusar de un patriotismo mal entendido o de apropiarse de los sentimientos religiosos de los ciudadanos para propósitos belicosos.

También muestra la esperanza de encontrar a un nuevo líder que unifique el sentir de los ciudadanos residentes en el país del Tío Sam y limpie de corrupción las altas esferas de poder. Y como dice Young… ¿por qué no una mujer o un/a negro/a?.

Al margen de los textos de Neil Young (con los que se puede estar o no de acuerdo), el sonido de su música le devuelve tras el acústico “Prairie Wind” a sonidos eléctricos, con ardientes guitarras llenas de distorsión, ritmos poderosos y voces quebradas con momentos gimientes en falsete y/o declaraciones nervudas llenas de aspereza vocal.

Aunque los mejores discos de Neil parece que ya han sido grabados (“Everybody Knows this is Nowhere”, “Tonight is the Night”, “Neil Young”, “Rust Never Sleeps”, “Zuma”, “After the Gold Rush” o sus trabajos con Buffalo Springfield y el “Deja Vu” con Crosby, Stills & Nash) el talento del canadiense-californiano siempre depara momentos afortunados que perviven más allá del contexto, se titulen “Shock and Awe”, hard-rock con azoradas guitarras y trompeta de spaghetti-western, “After the garden”, momento lírico de reflexión sobre las consecuencias futuras de un mal gobierno con una de las mejores melodías del álbum, el hermoso medio tiempo “Living with war”, con llamada para la paz, “The Restless Consumer”, tema con falsete y agrio comentario social, “Let’s Impeach The President”, toda una cruda invectiva contra Bush o “Flags of Freedom”, en donde, con cita para el Bob Dylan de 1963, una sencilla familia despide a su hijo más joven destinado a la guerra.

La pieza final, “America The Beautiful”, es un gospel en donde Neil se sirve de un canto tradicional para glorificar, en contraste con la puya a su mandatario, el territorio estadounidense.

Ir a la biografía AlohaCriticón de Neil Young


Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:34    Promedio:4.2/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies