• Por Antonio Méndez

neil-young-peace-trail-discosCrítica

Neil Young pide perdón por no poder parar de trabajar. Lo reconoce, es un adicto a la grabación de discos. Está en la granja, y para no perder el control, no puede cesar la composición de canciones. A veces, en esta última etapa de su carrera, sorprende con un gran disco como “Psychedelic Pill” (2012), aunque, por lo general, la producción en este último período está muy lejos de sus obras maestras de los años 60 y 70. “Peace Trail” es un LP menor de base folk rock y tempos tranquilos.

Se abre con la pieza homónima, balada macilenta que podría formar parte de “Harvest Moon” (1992)… las cosas son distintas, algo nuevo está apareciendo… algunos cambios me ponen triste… Paso del tiempo, nostalgia, desubicación… Neil en un folk rock con ritmo tribal y partes guitarreras a lo “Zuma” (1975). No es lo peor del disco.

“Can’t Stop Working”. Lo dicho. La cuestión es no parar. El canadiense se toma con humor su fecundidad discográfica… es malo para el cuerpo, pero bueno para el alma… corte lento folk-blues con trazos jazz. No falta, en esencia acústica, trallazos de distorsión estridente eléctrica marca de la casa.

La enésima pulla de Young al trato dado a los indios nativos de Norteamérica por parte de algunos colonos anglosajones con “Indian Givers”… hay una batalla en la tierra sagrada… me gustaría que alguien compartiese las noticias. Otra canción lenta que ni fú ni fá con elementos folk, blues, jazz.

Punteos acústicos en “Show Me”, balada en donde el viejo hippie trata, sin perorata, la explotación natural. Instrumentalmente es similar a otras piezas del álbum, aquí con solo de armónica. Repetitiva.

neil-young-peace-trail-2017“Texas Rangers”, a base de flujo de conciencia, no tiene mal texto… la mass media, la basura de la televisión, esconde la verdad, el abuso de la autoridad… Todo a través de una recitación poética con puntuales arañazos guitarreros sobre un fundamento sonoro de blues machacón. Tal machaconería lineal termina siendo insufrible, insoportable.

Una de las mejores melodías del disco es la de “Terrorist Suicide Hang Gliders”… terroristas suicidas en ala delta… escondidos en la oscuridad, detrás de las razones por las que tú eres libre… El fanatismo del terror visto desde la sensatez con ironías sobre paranoia. Destacado bajo de Pal Bushnell en este corte.

Riega el jardín, es querido en su vecindario, se mueve en su furgoneta… El granjero “John Oaks”, con Neil recitando, protege a sus trabajadores de los políticos movidos por el interés particular y de algunos policías corruptos que secundan las malas artes de estos “servidores” del ciudadano. No está mal esta historia folk de defensa de derechos y orientación trágica.

Balada tras balada y más recital folk. “My Pledge”. Tema con contrapunto vocal…. estoy perdido en esta nueva generación… Cargado de nostalgia. Neil, simulando confesión en un juicio, echa de menos la autenticidad… parece que suena Jimi Hendrix… mire a donde mire solo veo gente solitaria, con sus ojos mirando pantallas… Pasable, aunque la queja por la alienación urbana, de exceso tecnológico y asunción de la industria del negocio rock, no resulte original.

El disco termina con dos viñetas domésticas. El country-folk “Glass Accident” crea una situación surrealista… se ha roto el cristal y los pedazos se han enamorado del suelo… no los limpio, ahí se quedan, pongo un aviso de peligro en la puerta y punto… Así me gusta, tumbado sin trabajar, vagancia contemplativa… Posible metáfora sobre su inesperada ruptura con Pegi que recicla su canción “Sail Away”.

En “My New Robot” comienza soplando la armónica… mi pareja se ha ido, solo me estoy tomando un café, necesito a alguien… Neil sigue sin querer dar palo al agua, así que decide pedir por Amazon un robot para que le haga todas las tareas… Humor sobre deshumanización a lo Jacques Tati… Llega el robot, pide la contraseña… uso del vocoder… esta contraseña debe contener como mínimo un número. A funcionar. Qué placidez en el campo con tanta tecnología a tu alcance.

Ir a la biografía AlohaCriticón de Neil Young



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies