• Por Antonio Méndez

neil-young-the-visitor-album-portadaCrítica

Al margen de aquel “Psychedelic Pill” (2012), la mejor época de Neil Young parece haber pasado. Este no es el Neil Young de los años 70.

En “The Visitor” se acredita con Promise Of The Real, una banda liderada por Lukas Nelson, el hijo de Willie Nelson.

La primera escucha es decepcionante. Gana un poco con las siguientes. Hay momentos para cargar contra el inefable Donald Trump, para el ecologismo, para la reflexión abstracta en flujo de conciencia…

Grabado en Malibú con la colaboración en la producción de John Hanlon y Niko Bolas, el álbum comienza con “Already Great”… ya es grande, soy canadiense y amo a los EEUU, su forma de vida, su libertad de expresión, eres la tierra prometida… Laudatorio desde el rancho al modo de vida yanqui con respuesta a Trump a su “volveremos a ser grandes”… Punteos blues, guitarras ardientes a lo Crazy Horse, falsete, tempo lento, base folk… Sin muro y sin censuras.

“Fly By Night Deal”…. nadie sabe lo que es verdad… ¿cómo te sientes por la mañana?… Percusión seca, rapeo, distorsión, armonías vocales con influencia góspel, trazos funk… Se soporta.

“Almost Always” es un reciclaje country-folk de “From Hank To Hendrix” con ecos del spaghetti western morriconiano. Formulismo en tono de lamento. Se hace larga…. últimamente estoy pensando en los cambios en el mundo… hay que continuar buscando sueños. Pues fenomenal. Soplando la armónica.

neil-young-the-visitor-criticaOtra pulla supuesta a Trump en “Stand Tall”… con la cabeza alta, podemos ganar, tenemos que ser fuertes… Propuesta-himno con un estupendo duelo guitarrero entre Neil y Lukas Nelson. Abrasión en el solo, sonido sucio, riff hard rock, punteos blues, más trazos funk. No está mal este corte.

“Change Of Heart” es pegadiza, principalmente por la melodía silbada. La voz es áspera en una balada folk con repique de mandolina. Escuchable.

Más de 8 minutos dura “Carnival”, escapismo hispano cercano a Santana con ambiente circense. No está mal la estructura con variantes de tempo… sonido de calíope, armonio, conga… Lo que es un poco pesado es el coro machacón. Y se ríe.

… mis nietos, estoy cavando un agujero, necesito una soga, soy un hombre preocupado… Paso del tiempo, parentela, ironía con formato blues con piano en “Diggin’ a Hole”. Pasable balada.

“Children Of Destiny” es un corte ecologista muy orquestal y tempo de marcha, con sonidos de fagot, clarinete, cello… Neil Young quiere trabajar para un musical Disney en Broadway. “Bambi 2”.

… no creas en las mentiras… Más baladas. “When Bad Got Good” podría ser cantada por Tom Waits. El tono laxo-lisérgico, la mezcla soul, blues, funk, no deja de ser curiosa.

Extensísima la acústica “Forever”… Más de 10 minutos de tonada folk con coros doo wop… Buenismo medioambiental para todos los públicos… la Tierra es como una iglesia sin sacerdote… Cerrando el sermón.

Ir a la biografía AlohaCriticón de Neil Young


Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:2    Promedio:2.5/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies