• Por Antonio Méndez

the beatles abbey road album review cover portada

the beatles abbey road back cover

Vio la luz con anterioridad a “Let It Be”, pero en realidad, el extraordinario “Abbey Road” fue la última grabación de los Beatles concluyendo de manera magistral la trayectoria de este fundamental grupo.

El enfoque musical para el álbum de los componentes era muy distinto. John, continuando las pautas de los cortes grabados para “Let It Be”, deseaba un disco cuya base fuese la vuelta a las raíces más básicas del rock’n’roll y el blues, mientras que Paul quería grabar un disco más complejo que rememorara los logros del “Sgt. Peppers”. Por su parte, George, cansado de permanecer a la sombra de los dos genios, y después de haber grabado los discos experimentales “Wonderwall Music” y “Electronic Sound”, deseaba volar en solitario no sin antes dejar su brillante impronta compositiva en este LP. Esa constancia en las pautas básicas del rock llevaron a Lennon a componer temas como “Come Together”, canción dominada por una base de blues que John compuso para la campaña del político Timothy Leary, aspirante a Gobernador del estado de California. El tema fue acusado de plagio por Maurice Levy, propietario de Big Seven Music que inculpaba a Lennon del empleo de varias frases aparecidas en el tema de Chuck Berry “You Can Catch Me”, canción que finalmente, y en beneficio económico de Berry y Levy, fue incluido en el posterior LP “Rock’n’Roll” del Beatle en solitario.

El cimiento blues vuelve a asomar en “I Want You (She’s So Heavy)”, tema dedicado a Yoko Ono que cuenta con una insistente letra y una hipnótica parte final de abrupta conclusión.

Otro corte destacado compuesto por John es “Because”, mágica, bella composición en la que se aprecia la maestría del grupo en la utilización de las armonías vocales.

George sorprende con dos de sus mejores canciones. La preciosa balada “Something”, canción dedicada a su esposa Pattie Boyd que se ha convertido en uno de los mejores temas de amor de todos los tiempos. Pattie se casó con posterioridad con uno de sus mejores amigos, Eric Clapton. Curiosamente fue en el jardín de Clapton en lugar en el que Harrison escribió “Here Comes The Sun”, hermosa pieza acariciada por la delicada voz de su autor.

Es destacable la utilización en algunos temas (“Maxwell’s Silver Hammer”, “I Want You”, “Here Comes The Sun” o “Because”) del sintetizador Moog por parte de George y Paul, un instrumento que por aquellos tiempos raramente se utilizaba en la música pop (uno de los primeros en emplearlo fue Keith Emerson), lo que demuestra una vez más su indiscutible capacidad de innovación.

Ringo nos deleita con una simpática tonada de corte infantil, “Octopus’s Garden”, canción en la que recordaba las historias de pulpos que le contó un capitán de barco en unas vacaciones pasadas en la Isla de Cerdeña.

Paul, el mayor artífice del grueso del album, también retoma las patrones de “Let It Be” en “Oh! Darling”, gran canción blues de desgarrada vocalidad.

Su pasión por el vodevil, heredada de su padre, se plasma en “Maxwell’s Silver Hammer”, tema en el que utilizan el sonido de un yunque golpeado por Ringo.

“You Never Give Me Your Money” da inicio al glorioso medley final, obra básicamente de Macca, quien intentó realizar una especie de mini-ópera pop en donde se encuentran eclécticos ritmos y sonoridades.

La propia “You Never Give Me Your Money” está fragmentada en cuatro partes: “You Never Give Me Your Money”, “That Magic Feeling”, “One Sweet Dream” y el final con “1,2,3,4,5,6,7… All Good Children Go To Heaven”.

Posteriormente suenan las lennonianas “Sun King”, onírica pieza con John chapurreando varios idiomas, entre ellos el español; “Mean Mr. Mustard”, canción en la que Paul utiliza el fuzz bass, y la rítmica “Polythene Pam”, tema dedicado a una fan de Liverpool llamada Pat Hodgett que tenía como singular afición comer pedacitos de polietileno.

Paul continúa el medley con “She Came In Through The Bathroom Window”, canción escrita en homenaje a las “Apple Scruffs”, admiradoras del grupo que los acosaban insistentemente en la puerta del estudio o pululando cerca de sus hogares. La historia fabula sobre un hecho real acaecido cuando un grupo de fans entraron en casa de Paul por la ventana de su cuarto de baño.

“Golden Slumbers” es una preciosa balada que McCartney adaptó con su extraordinario sentido de la melodía tras hallar en casa de su padre la canción tradicional del mismo título. Esta pieza enlaza con “Carry That Weight” y de nuevo un fragmento de “You Never Give Me Your Money”, preludio de “The End”, canción que contiene el único solo de batería de Ringo en toda su trayectoria con los Beatles y que era la indicada para poner punto y final a su carrera sino fuera por la inclusión de “Her Majesty”, exigua coda acústica escrita por Paul que, en principio, iba a unir “Mean Mr. Mustard” y “Polythene Pam”, y tras ser desechada por el propio McCartney fue incluida al final de la cinta por Geoff Emerick.

Cuando sonó de manera sorprendente tras “The End” los Beatles decidieron dejarla en el álbum, uno de los grandes logros en la historia de la música moderna.

Ir a la biografía AlohaPopRock-AlohaCriticón de los Beatles


Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:128    Promedio:4.8/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies