• Por Antonio Méndez

the black keys album review disco cover portadaEn “Rubber Factory” (2004) el dúo formado por Dan Auerbach y Patrick Carney continuó su senda invariable de intenso blues-garage-rock con huellas de Jimi Hendrix, Cream o, entre otros muchos, Free, en piezas apasionadas, como “When The Lights Go Out”, apertura con una potente batería a lo Led Zeppelin, voz a lo Mark Lanegan (Screaming Trees) y una guitarra que parece ser interpretada por cualquier maestro del blues del Delta.

La contagiosa “10 a.m. Automatic”, con musculoso, pegadizo riff distorsionado de guitarra y una batería simple, punzante, que marca un ritmo implacable, es una pieza que tanto muestra ecos de los Kinks como de Cream, Free, Bad Company o Hendrix. Fenomenal tema, directo, crudo y enérgico. Como tiene que ser el auténtico rock’n’roll.

En “Just Couldn’t Tie Me Down” y “Keep Me” acentúan con sapiencia su querencia por el blues-rock con un excelente sentido del ritmo e intensidad en todos los niveles, tanto vocal como instrumental. Los viejos maestros del blues, como Muddy Waters, John Lee Hooker o B. B. King, vuelven a mostrar su legado en la pareja de Ohio con estas plausibles piezas.

La visceral “All Hands Against His Own”, con un ardoroso riff, recuerda algunos mejores momentos de Cream o de Hendrix, “The Desperate Man” contiene danzables ritmos funk, “Girl Is On My Mind”, es un enérgico tema blues-rock-psicodelico-hendrixiano que podría haber sido grabado en el mismísimo año 67, y “The Lengths” es una melancólica balada acústica, con Auerbach tocando la slide, que no quedaría mal en un disco de los Allman Brothers ni como pareja del clásico tema de los Stones “Wild Horses”.

La versión del bluesman Robert Pete Williams “Grown So Ugly” es otra de las cumbres del disco. Blues-hard-rock con invocaciones a Led Zeppelin en un corte que ya había sido grabado en los 60 por Captain Beefheart.

“Stack Shot Billy” es otro buen corte blues-rock con cierto sabor a la Creedence gracias a una inquietante guitarra “fogertyana”, el cual también, por supuesto, suena a los grandes nombres del blues: Hooker, King, etc, etc.

Si en su disco debut versionaban a los Beatles en “Rubber Factory” realizan una válida versión de los Kinks con “Act Nice And Gentle” (cara b del single “Waterloo Sunset”), tema que muestra las reminiscencias vodevilescas de algunas composiciones del gran Ray Davies.

“Aeroplane Blues” retoma el forzudo blues-hard-rock con sólidos ritmos y un Auerbach que, en un clímax de conseguida atmósfera, clama que en una tierra lejana no sabe quien es mientras ejecuta una catártica guitarra.

El disco termina con la fenomenal “Till I Get My Way”. De incitante ritmo depara un fantástico corte garage-rock con un demoledor riff de fuzz guitar e incisivo ritmo.

Ir a la biografía AlohaPopRock-AlohaCriticón de The Black Keys


Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:13    Promedio:4.5/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies