• Por Antonio Méndez

the byrds mr tambourine man album review disco cover portadaPrimer álbum de una de las bandas más importante de la historia del rock. Fusionando con visión propia elementos del beat británico, fundamentalmente de los Beatles, y su querencia por el folk de Bob Dylan (especialmente Robert (Jim) McGuinn), los Byrds lograron establecerse como uno de los grupos más influyentes de todos los tiempos y un nombre esencial de la música americana por su contribución a multitud de formas sonoras (jangle pop, folk, country, psicodelia, rock, folk-rock, country-rock, country-pop, bluegrass, power-pop…).

En este disco debut ofrecen muchas versiones pero impregnadas con su característico estilo que las hizo propias: el omnipresente repique guitarrero con el particular sonido de la Rickenbacker de 12 cuerdas propiedad de McGuinn y el sentido de la armonía vocal del grupo herencia Beatles.

La versión de “Mr. Tambourine Man” (número 1) dejó con la boca abierta al propio Zimmerman y éste terminó adoptando la electricidad ante el descontento de sus seguidores más folk.

Otros temas de Dylan que los Byrds incluyen en el disco como “Spanish Harlem Incident”, “All I Really Want To Do” o “Chimes Of Freedom” ofrecen también una vuelta de tuerca a las composiciones del genio de Minnesota. Más versiones incluidas en este esencial álbum son “The Bells Of Rhymney” de Pete Seeger, con un espléndido trabajo de guitarra de McGuinn que influyó a George Harrison para componer “If I Needed Someone”, y “Don’t Doubt Yourself, Babe”, un tema de la compositora Jackie DeShannon, quien había afirmado tras escuchar el single de adelanto, “Mr. Tambourine Man”, que los Byrds tenía mucho talento (no se equivocaba) y serían verdaderamente grandes. Los californianos le dedicaron en agradecimiento por sus halagos la grabación de este título en su primer trabajo en formato LP. Por último incluyen una versión del clásico “We’ll Meet Again”.

Las composiciones propias de los Byrds por ese momento estaban dominadas por el espléndido talento de Gene Clark, quien concedió un tono entre nostálgico y sentimental a sus melódicos temas. “I’ll Feel a Whole Lot Better”, la plañidera “You Won’t Have To Cry” (compuesta a medias con McGuinn), la melancólica “Here Without You”, la romántica “I Knew I’d Want You” y la rítmica “It’s No Use” (también con McGuinn), con un solo de guitarra de rasgos psicodélicos, son delicias de un gran autor que dejó a los Byrds por su miedo a volar.

Ir a la biografía AlohaPopRock-AlohaCriticón de The Byrds



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies