• Por AlohaCriticón

blur britpop discografia

Junto a Oasis, el grupo Blur fue uno de los nombres más populares del brit-pop de los años 90, término acuñado por la inefable prensa británica, muy suya ella, para englobar a bandas que retomaban las pautas compositivas más melódicas y guitarreras de las bandas inglesas más conocidas de los años 60, como los Beatles, los Who, los Small Faces, los Rolling Stones o los Kinks, que previamente ya habían recogido, en especial los sonidos más psicodélicos del período, otro de los ascendientes de Blur, especialmente en sus inicios, como son los Stone Roses o Happy Mondays.

También en su música se apreciarán ecos de Madness, XTC, David Bowie, los Jam, los Smiths, Sonic Youth o Pavement.

A diferencia del conjunto liderado por los hermanos Gallagher, iterativa hasta decir basta aunque con un apreciable talento para la creación melódica, la música de Blur resulta mucho más variada, imaginativa y creativa, perviviendo en su disposición sónica pop-rock de recovecos psicodélicos, noise, art, lo-fi o dance, textos de cierta causticidad e ironía en su comentario social.

La banda está formada por el cantante, teclista y frontman Damon Albarn (nacido el 23 de marzo de 1968), el guitarrista Graham Coxon (nacido el 12 de marzo de 1969), el bajista Alex James y el batería Dave Rowntree. El cuarteto comenzó su andadura a finales de los años 80 bajo el nombre de The Circus, apelativo que cambiarían en breve a Seymour.

Albarn, que había crecido en un ambiente musical, aprendiendo a tocar varios instrumentos en su infancia, como el piano o el violín, previamente había estudiado interpretación.

Tras actuar en vivo por varios locales londinenses Seymour consiguieron firmar un contrato con Food Records para grabar sus primeras canciones. Fue en ese momento cuando cambiaron de nombre, a instancia de Dave Balfe y Andy Ross, los dueños de la compañía discográfica.

“Leisure” (1991) fue su álbum debut, en el que se incluían los singles “She’s so high” (número 48 en el Reino Unido), “There’s no other way” (número 8) y “Bang!” (número 24), en un disco producido por Stephen Street (productor e ingeniero de los Smiths, otra de las referencias de Blur) bastante influenciado por los grupos de Manchester Stone Roses o Happy Mondays, en el cual se combinaba un aceptable trato melódico con prominentes sonidos guitarreros y preponderancia de atmósferas lisérgicas. Se trata de un álbum con aciertos parciales que presagiaba mejores trabajos venideros.

Tras “Leisure” Blur publicaron el single “Pop Scene” (número 32), que marca un antes y un después en su carrera, y uno de sus LPs más destacados, “Modern life is rubbish” (1993), un gran y subestimado disco, producido de nuevo por Street tras desecharse una colaboración con el miembro de XTC Andy Partridge, en el cual las letras comenzaban a tener mayor enjundia y sentido irónico, las melodías y estructuras manifestaba talento para la labor compositiva, la instrumentación se enriquece notablemente, y el sonido comenzaba a aposentarse, sin perder un criterio propio, en los grupos de los años 60, en especial los Kinks, los Who o los Beatles.

En el álbum (número 15 en Inglaterra), una de las cumbres de su carrera, aparecían los singles “For tomorrow” (número 28), “Chemical World” (número 28) y “Sunday Sunday” (número 26).

Con “Parklife” (1994), otro magnífico y ecléctico disco (pop de guitarras, indie rock, psicodelia, ambientes circenses, disco, folk-rock, new wave …), brillante en melodías, atmósferas, arreglos y producción, Blur alcanzó la fama en Europa (número 1 en Gran Bretaña) gracias a singles como “Parklife” (número 10), “Girls & Boys” (número 5), “End of a century” (número 9) o “To the end” (número 16), siendo las mejores canciones del disco otras piezas como “Trouble in the message centre”, “Badhead”, “London loves” o “Magic America”.

De nuevo Damon Albarn se mostraba perspicaz en las letras, ganando comparaciones entre la prensa inglesa con el mismísimo Ray Davies. Y es que los Kinks y David Bowie eran en este período una de las bandas faro del grupo Blur.

Su herencia mod fue objeto de tributo con la aparición de Phil Daniels, el protagonista de “Quadrophenia”, en el videoclip de “Parklife”.

Mientras en Europa Blur alcanzaban el éxito, en los Estados Unidos su música pasaba bastante desapercibida. En esta etapa, mediados de los años 90, surgieron a su estela un buen número de grupos que recogían características similares, en especial ascendencias sonoras. Entre ellos bandas como Oasis, con quienes rivalizaron para alcanzar el mayor prestigio del movimiento a nivel popular.

A diferencia de Blur, la banda liderada por Liam y Noel Gallagher, sí logró hacerse notar en el país que vio nacer el rock, especialmente tras la publicación de “(What’s the story) Morning Glory?” y temas bien construidos como “Wonderwall”. Este hecho los elevó hasta la cima mundial, siendo celebrados como la nueva salvación del rock’n’roll. Al final se quedaron en un grupo derivativo capaz de ofertar más o menos buenos discos de clara inspiración Beatles.

Por su parte Blur seguía cosechando triunfos comerciales en Gran Bretaña, como el LP “The Great Escape” (1995), un disco (número 1) que incluía los temas “Country House” (número 1), “The Universal” (número 5), “Stereotypes” (número 7) y “Charmless Man” (número 5). De nuevo excelentemente arreglado y producido, con una gradación más cetrina que el previo, el álbum no alcanza la categoría de “Modern Life is Rubbish” y “Parklife”, sus dos mejores obras, pero forma parte de una interesante trilogía dentro del rock inglés de los 90, subestimada por lo general por cafres que no han escuchado jamás un disco completo de la banda.

Si después de “Leisure” se produjo una reconducción del sonido del grupo, tras “The Great Escape” se llevará a cabo otra. Los sonidos de Bowie y la Invasión Británica, en especial la de Ray Davies y los Kinks, serán ensanchados con otras influencias, las de bandas más contemporáneas de Blur como Pavement o Sonic Youth. Es decir, la música pop-rock independiente estadounidense y los sonidos lo-fi.

Después del directo “Live at The Budokan” (1996), se publica “Blur” (1997), que marca el inicio de esta etapa, más pretenciosa y probablemente impulsada por Coxon, la pieza clave del grupo junto a Damon Albarn. Con el single “Beetlebum” vuelven al número 1 en singles en su país mientras que la explosiva “Song 2” llega al puesto 2 y logra por primera vez entrar con notoriedad en las listas americanas. “On Your Own” (número 5) y “M.O.R.” (número 15) son otros sencillos de un disco más experimental, ruidista y agresivo que sus previos trabajos. blur albums discos

Tras “Blur” Graham Coxon grabó su primer disco en solitario “Sky is too high” (1998).

Otro directo llegó con “Live in Holland” (1998) antes de aparecer “13” (1999), que prosiguió con similares derroteros sónicos, con enfoques eclécticos, texturas trabajadas y collages sónicos, a su anterior trabajo, ahora con producción de William Orbit, ex miembro de Torch Song y Spill. El disco incluía singles como “Tender” (número 2), “Coffe & TV” (número 11) y “No distance left to run” (número 14).

En el año 2000 Damon creó Gorillaz, un proyecto de hip hop que debutó un año después con un disco grande homónimo, “Gorillaz” (2001). Coxon prosiguió su carrera en solitario con títulos como “Golden D” (2000), “Crow sit on blood tree” (2001) o “The Kiss of morning” (2002).

Blur, con la pérdida del guitarrista Graham Coxon tras fricciones con Albarn, volvieron a grabar con “Think Thank” (2003). Producido de nuevo por Orbit, el álbum es uno de sus trabajos menos satisfactorios, autocomplaciente, blando, desenfocado, con algún acierto atmosférico y singles como “Out of time” (número 5), “Crazy beat” (número 18) o “Good song” (número 22).blur the magic whip discosEn el año 2003 la banda británica decidió romper. Seis años después se reunieron sin continuidad para tocar en varios conciertos. En el 2012 participaron en la ceremonia de clausura de los Juegos Olímpicos de Londres y retomaron el proyecto. Dos años después Damon Albarn publicó su disco en solitario “Everyday Robots” (2014).

Su último trabajo en estudio es “The Magic Whip” (2015).

Críticas Flash en AlohaPopRock-AlohaCriticón

Modern Life Is Rubbish (1993)
The Magic Whip (2015)


Puntuación

Usuarios:
[Total:55    Promedio:4.2/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.