• Por AlohaCriticón

crazy horse El desabrido aquelarre eléctrico conseguido por Neil Young y los Crazy Horse, con la distorsión y la suciedad sónica en primer término de su histórica instrumentación, ha proporcionado alguno de los mejores momentos en la discografía del rockero canadiense, con títulos ineludibles como “Everybody knows this is knowere”, “Zuma”, “Rust never sleeps” o “Ragged Glory”, trabajos que ponen de manifiesto la importancia de la presencia de la banda californiana para que el maestro pueda edificar sus trabajos más ásperos y contundentes. Al margen de su asociación con Young, los Crazy Horse, con Danny Whitten al frente, grabarían un fantástico Lp debut, imprescindible en la colección de discos del melómano con pedigrí.Los Crazy Horse derivan del grupo de los años 60 Danny & The Memories, formación de doo wop que estaba compuesta por los vocalistas Danny Whitten (nacido el 8 de mayo de 1943 en Columbus) y Billy Talbot (nacido el 23 de octubre de 1943 en Nueva York), a quienes se les uniría Ralph Molina (nacido el 22 de junio de 1943 en Puerto Rico).

A mediados de los años 60 añadieron instrumentos a la formación y se hicieron llamar Psyrcle antes de convertirse en The Rockets en 1967, con Whitten y los hermanos Leon y George Whitsell a la guitarra y voz, Talbot al bajo, Molina a la batería y Bobby Notkoff en el violín eléctrico.

En 1968 los Rockets, asentados en la ciudad de Los Angeles, consiguieron debutar en disco con el Lp “The Rockets” (1968), un disco con pop, psicodelia y folk-rock producido por Barry Goldberg que fue publicado en el sello White Whale. El single de presentación sería “Hole in my pocket”, un tema escrito por Whitten, quien junto a los hermanos Whitsell se reveló como el principal compositor y líder del grupo.

Los Rockets se convertirían en Crazy Horse cuando Whitten, Talbot y Molina coincidieron con Neil Young, colaborando por primera vez en el magnífico “Everybody this is nowhere” (1969), álbum en el cual incluían un particular “Running Dry (Requiem for the Rockets)”, canción en la cual aparecía Notkoff interpretando su violín.

En el excepcional disco de Neil “After The Gold Rush” (1970), los Crazy Horse participaron acompañados también por Jack Nitzsche, Nils Lofgren, Stephen Stills y Greg Reeves. crazy horse neil young

Lofgren y Nitzsche, junto a Ry Cooder, colaboraron en el debut en solitario sin Young (y sin contar el disco de los Rockets) del grupo, “Crazy Horse” (1971), una obra maestra que incluía cortes escritos por Whitten y otros temas que llevaban la autoría de Nitzsche (también productor del álbum junto a Bruce Botnik), Lofgren y Young, quien compondrían “Dance, Dance, Dance” y, en colaboración con Danny, “Downtown”.

Otras de las joyas de Whitten en el disco, un compositor verdaderamente infalible, son “Look at all the things”, “Dirty Dirty”, “I’ll get by” o “I don’t want to talk about it”, versionada posteriormente por Rod Stewart y las Indigo Girls. Lofgren aporta los temas más rockeros del disco, como “Beggars Day” o “Nobody”.

Lamentablemente el talentoso Whitten, alma mater de los Crazy Horse, se enchanchó al alcohol y a la heroína, falleció de sobredosis el 18 de noviembre de 1972, poco tiempo después de ser despedido por los Crazy Horse al no poder rendir a causa de su adicción.

Neil homenajería a Danny al utilizar el tema “Downtown” en su Lp “Tonight is the night”. Antes ya había centrado en su persona su tema de Harvest “The needle and the damage done”.

El segundo Lp de los Crazy Horse, “Loose” (1972), inferior al previo, sufrió de la ausencia clave de Whitten, incorporándose a las guitarras Greg Leroy y el ex Rockets George Whitsell y al teclado John Blanton, trío de compositores de un disco con temas como “Try”, “Fairweather friend”, “One thing I love” o “You won’t miss me”.

También publicaron “At Crooked Lake” (1972), ahora con la añadidura de los hermanos Michael y Rick Curtis y la participación de Bobby Notkoff. Estos discos menores no podían compararse a su primer álbum con Whitten, el legado más importante del grupo sin Neil Young.

En 1975 Neil volvió a acreditarse junto a Crazy Horse otro de sus discos, el clásico “Zuma”, aunque previamente los miembros de la banda ya habían colaborado con trabajos como “On the beach” o “Tonight is the night”.

En “Zuma” ya aparecía el nuevo miembro del grupo, el guitarrista Frank “Poncho” Sampedro.

“Crazy Moon” (1978) fue el cuarto álbum de la banda y el primero, sin contar un tema (el tema cuasi bubblegum “It’s a mistake”) de los Rockets en el primer disco, en el cual se atrevían a componer, junto a Sampedro, Billy Talbot y Ralph Molina. El resultado, con canciones como “Thunder and Lightning” o , fue bien recibido por la crítica americana.

Sampedro, Talbot y Molina volvieron a ser acreditados a finales de los años 70 y toda la década de los 80 en “Rust never sleeps” (1979), “Live Rust” (1979), “Re-Ac-Tor” (1981) y “Life” (1987), apareciendo varios de sus componentes en varios de los otros proyectos de la etapa más experimental de Young.

En 1989, sin Sampedro y con la añadidura de los guitarristas Matt Piucci y Sonny Mone, apareció el último disco de los Crazy Horse, “Left for Dead” (1989), un álbum poco destacado que pasó bastante inadvertido en las tiendas de discos.

En 1990 los Crazy Horse volvieron a ser reclutados, de nuevo con Frank Sampedro, por Neil Young para que le acompañasen instrumentalmente en “Ragged Glory” (1990), uno de los mejores trabajos del rockero canadiense. Con posterioridad aparecerían los directos “Weld” (1991) y “Arc” (1991).

Los últimos trabajos de Young con los Crazy Horse fueron “Sleeps with angels” (1994), “Broken Arrow” (1996), el álbum en vivo “Year of the horse” (1997) y “Greendale” (2004).

Discos Comentados

Crazy Horse (1971)



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies