• Por AlohaCriticón

Dentro del amplio espectro sonoro surgido a finales de los años 70 en el Reino Unido y tras el estallido del punk británico que recuperó desde una apostura irascible y reinvidicativa las bases más simples y directas del rock’n’roll, Elvis Costello destacó en su extensa trayectoria como un meritorio y prolífico escritor de canciones, cuyas composiciones tanto se anexaban al arrojo punk o la frescura pop de la new wave como roturaban, desde una perspectiva de comentarista social airado y cáustico, en heterogéneos sonidos como el country, el jazz, el blues, el reggae, el soul, el Tin Pan Alley y el Brill Building pop o el folk.

Declan Patrick Aloysius MacManus, verdadero nombre de Elvis Costello, nació el 25 de agosto de 1955 en Paddington, Londres (Inglaterra), en el seno de una familia inmersa en el mundo de la música, siendo el hijo único del matrimonio formado por la responsable de una tienda de discos, Lillian MacManus, y un trompetista y cantante de la big band de Joe Loss, Ross MacManus.

Fueron principalmente los sonidos del jazz y la música clásica los que acompañaron al pequeño Declan en sus primeros años de vida. Posteriormente comenzó a escuchar a grupos como los Beatles y demás bandas de la Invasión Británica.

Cuando sus padres se separaron, en plena adolescencia del futuro músico, éste viajó con su madre a Liverpool, en donde residió desde 1971. En la ciudad del río Mersey formaría Rusty, un dúo con Allan Mayes. Más tarde la pareja se amplió con el cantante Dave Jago y el bajista Alan Brown.

En 1973 Costello se marchó de Rusty y se instaló definitivamente en Londres, comenzando codearse con músicos que integran el circuito pub-rock, entre ellos Nick Lowe, quien formaba parte de Brinsley Schwarz, uno de los máximos exponentes de un estilo con sonidos a la vieja usanza, retomando la desnudez, energía e instantaneidad del rock de raíces.

Declan decidió emular a sus colegas y formó un grupo pub-rock llamado Flip City, combo con querencia por el country-rock que estaba completado por el guitarrista Steve Hazelhust, el bajista Mich Kent, el batería Malcolm Denis y el percusionista Dickie Faulkner.

En 1974 el todavía Declan MacManus contrajo matrimonio con Mary Burgoine.

Cuando Flip City no logran la repercusión esperada, el conjunto terminó separándose y Declan comenzó a actuar en vivo y a grabar demos bajo el apelativo de D. P. Costello empleando el apellido de soltera de su abuela paterna.

Además de sus labores musicales por esa época, escribiendo e intentado encontrar una compañía discográfica en la que grabar, Costello trabajó como programador de ordenadores en la empresa Elizabeth Arden. Cuando algunas de sus demos cayeron en manos de Jake Riviera, el propietario del sello independiente Stiff Records, le contrató en 1976 a Declan como solista por recomendación de Nick Lowe.

En su primer encuentro Riviera le aconsejó que eliminase lo de D. P. y se hiciese llamar Elvis Costello, tomando como referencia el nombre del rey del rock Elvis Presley. En Stiff Records también grabaría Nick Lowe y gente como Ian Dury o Wreckless Eric.

En la primavera de 1977 Costello, con look a lo Buddy Holly, cargado con su guitarra Fender Jazzmaster y acompañado por una banda llamada Clover (los futuros The News de Huey Lewis), debutaba en Stiff con el single “Less than zero/Radio sweetheart”, y en formato Lp con “My aim is true” (1977), magnífico álbum new wave de maceramiento pub-rock producido por Lowe y grabado en un solo día, que aunaba un talento natural para construir melodías de calidad con letras cínicas y punzantes. El disco, con temas como la balada de raíces souleras “Alison”, “No dancing”, el estupendo “Welcome to the working week”, “Red Shoes”, “I’m not angry”, la reggae “Watching the detectives” o el citado sencillo “Less than zero”, cosechó una excelente repercusión crítica y comercial, alcanzando el puesto número 14 en Gran Bretaña. Este mediano éxito en ventas le permitió abandonar definitivamente su puesto de informático para dedicarse por completo a la música.

Después de este álbum Elvis se unió al grupo de artistas del sello que conformaron la gira de conciertos denominada Stiffs Live, en la que también participaban los citados Ian Dury, Nick Lowe o Wreckless Eric.

Su segundo y lúcido disco grande, “This Year’s Model” (1978) presentó un sonido más endurecido y dinámico gracias a la aportación instrumental de su nueva banda de acompañamiento, The Attractions, compuesta por el bajista Bruce Thomas, el batería Pete Thomas y el teclista Steve Niece. El magistral álbum new wave, producido de nuevo por Nick Lowe y con temas como “No Action”, “The Beat”, “Lip Service”, “(I Don’t Want To Go) Chelsea” o “Pump It Up”, fue grabado en el nuevo sello de Riviera denominado Radar Records. El LP subió hasta el puesto 4 en Inglaterra, llegando hasta el número 30 en el Billboard estadounidense, pais en el que su popularidad iba in crescendo.

Su matrimonio, mientras tanto, naufragó durante este período, manteniendo Elvis flirteos con la famosa groupie Bebe Buell, la madre de Liv Tyler que tuvo relaciones sexuales con múltiples estrellas de rock, entre ellos Costello, Mick Jagger, Steven Tyler, David Bowie, Marc Bolan o Todd Rundgren.

Lowe volvió a producir a Costello en “Armed Forces” (1979), un disco que consiguió llegar al número 2 en las listas de ventas en el Reino Unido y el 10 en los Estados Unidos. Extraordinario y cáustico álbum, más pop y lustroso que sus predecesores en el que aparecía su rítmico sencillo “Oliver’s Army” y estupendas canciones como “Accidents will happen”, “Senior Service” o “Two little Hitlers”.

Tras estos triunfos en vinilo y sus conciertos en vivo Costello se convirtió en una atracción musical a nivel interncional, que incluso hacía sus pinitos como productor al ejercer de mentor de la banda de ska The Specials. Con posterioridad produjo a gente como Squeeze o The Pogues.

En la gira de “Armed Forces” ocurrió un suceso bastante lamentable. En un bar de Ohio Elvis Costello estaba junto a Stephen Stills, ex de Buffalo Springfield y miembro de Crosby, Stills & Nash, y la rubia Bonnie Bramlett, componente de Delaney & Bonnie. Cuando estaban hablando de música Costello, totalmente borracho, discutía con Stills y en un afán provocador mostró tintes racistas cuando se refirió a Ray Charles como un “negro ciego e ignorante”. La respuesta de Stills y Bonnie fue golpear al músico británico, quien paradójicamente había participado en muchas manifestaciones antiracistas, incluido composiciones. Por no hablar de su amor por la música de raíces negras.

Posteriormente y de manera pública Costello manifestó su arrepentimiento sobre estas declaraciones que dijo en estado de embriaguez y solamente con el afán de ofender en aquel momento a Stills y a Bonnie. Cuando le comentaron al Ray Charles que opinión tenía sobre las penosas palabras de Costello, el genial músico simplemente se rió del incidente, le quitó importancia al asunto achacando todo al alcohol.

Después de este publicitado lance Costello, ahondando deliberadamente en sus ascendencias negras, casi como redención, publicó el sobresaliente y enérgico “Get Happy” (1980), un disco de resonancia soul y R&B, bañados claro está en la new wave británica, fue publicado en el nuevo sello de Jake Riviera, F-Beat, con Nick Lowe en la producción. “The Imposter”, “Love for tender”, “Riot Act”, “New Amsterdam”, “High Fidelity” o “Girls talk” son algunas de sus composiciones de un álbum que también incluía una acelerada versión del “I stand accussed” de los Merseybeats.

En 1981 Costello publicaría dos Lps, entre ellos el excelente “Trust” (1981), que contenía su habitual eclecticismo sónico con predominio pop, dominando los surcos del álbum en temas como “You’ll never be a man”, “Pretty words”, “New lace sleeves”, “Clubland”, “Watch your step” o “From a whisper to a scream”, canción en la que Costello hacía un dueto con Glenn Tilbrook, el miembro de Squeeze. El álbum, que llegó al puesto 6 en el Reino Unido y al 24 en los Estados Unidos, contó con la participación del guitarrista rítmico Martin Belmont, ex miembro de Ducks Deluxe y los Rumour de Graham Parker.

Para grabar “Almost blue” (1981), disco producido por el mítico productor de country Billy Sherrill, Elvis y sus Atractions se trasladan a la ciudad de Nashville, recogiendo allí el sabor country que rezuma el álbum. El Lp, compuesto de versiones, no consiguió retener las ventas de trabajos previos. Entre los artistas country que Costello versionea se encuentran leyendas como Hank Williams en “Why don’t you love me (like you use to do)?, Merle Haggard con “Tonight the bottle let me down”, Charlie Rich con “Sittin’ and thinkin’”, George Jones con “Good year for the roses” o Gram Parsons en “How much I lied”.

El ingeniero de los Beatles, Geoff Emerick, sería el encargado de producir “Imperial Bedroom” (1982), disco con el que Elvis Costello retornaba a su faceta más pop con cortes como “Beyond belief”, “You little fool” o “Man out of time”, y a el empleo de tempos más sosegados en sus primeros trabajos, y arreglos mucho más sofisticados y derivados del pop tradicional y el jazz, recordando en sus cortes tanto a Ira y George Gershwin como a Burt Bacharach o a Cole Porter. Esta dirección, alabada por unos, denostada por otros, sería la que dominaría muchas de sus siguientes composiciones. El álbum llegó el número 6 en las listas de ventas inglesas y al 31 en los Estados Unidos.

“Punch the clock” (1983), con “Shilpbuilding” o “Everyday I write the book”, fue un álbum producido por Clive Langer (ex componente de Deaf School) y Alan Winstanley, quienes habían producido con anterioridad a Madness. El álbum, amansando pop con empleo de una sección de metal, los TKO Horns, coros de Afrodisiak y la participación de Chet Baker, está perjudicado por la sobreproducción, adornando composiciones poco inspiradas al margen del puntual acierto lírico, lo mismo que le pasa a “Goodbye Cruel World” (1984), disco denostado por el propio Elvis Costello a causa de la producción de la pareja Langer/Winstanley.

A pesar de ello “Punch the clock” y quizá por su sonido popero contextual alcanzó lo más alto en las listas británicas.

Las raíces folk y country de su primerísima etapa pub-rock, cuando aún actuaba en los clubs bajo el nombre de D.P. Costello y con Flip City, fueron reencontradas en “King of America” (1986), un buen disco de predominio acústico producido por T-Bone Burnett que estaba nutrido por sus primarias referencias musicales. En el álbum colaboraba con un grupo de músicos de sesión conocidos como The Confederates, entre ellos el guitarrista James Burton, quien había tocado con gente como los Monkees, Ricky Nelson, Buck Owens, Gram Parsons o Elvis Presley. En el álbum incluía varias versiones, entre ellas una de “Don’t let me be misunderstood”, popularizada en los años 60 por los Animals.

El mismo año de la aparición de “King of America” Costello se casó con la bajista de los Pogues, Cait O’Riordan.

Nick Lowe volvió a colaborar con Elvis Costello en “Blood and Chocolate” (1987), un álbum en el que volvía a estar acompañado por los Atractions (en el anterior disco aparecían solamente en un corte) y en el que intentaba recuperar los sonidos de su primera etapa con Lowe, discos como “My year’s model” o “My aims is true”, pero a pesar de la artesanía narrativa y la infusión más vibrante a sus piezas, presente y apreciable en un conjunto nada desdeñable, el resultado es bastante más melifluo que los trabajos cardinales tomados como referencia. Entre sus temas destacan “I hope you’re happy now” o la excelente “I want you”, con guiños a los Beatles.

Tras este álbum Costello volvería a marcar una separación temporal con los Attractions produciéndose dos años después una inesperada colaboración con nada más y nada menos que Paul McCartney que se materializaría en el notable “Spike” (1989), disco producido de nuevo por T-Bone Burnett que incluía la fenomenal pieza power pop “Veronica”, canción muy beatle escrita junto a Macca, quien tocaba el bajo y co-escribía otro tema, “Pads, paws and claws”. En el disco, con coros de Chrissie Hynde, también participaban músicos como Roger McGuinn, Benmont Tench, Jim Keltner o Allen Toussaint.

Costello le devolvería el favor a Paul participando en el disco “Flowers in the dirt”. Con el ex Byrds, Roger McGuinn, Elvis colaboró en “Back from Rio”.

En 1991 grabaría un disco de versiones que no vería la luz hasta cuatro años después, “Kojak Variety” (1995), en el que hacía adaptaciones de, entre otros, los Kinks, Willie Dixon, Burt Bacharach, Bob Dylan, Screamin’ Jay Hawkins, Randy Newman, Little Richard o las Supremes.

El mismo año un barbudo Elvis Costello publicó “Mighty like a rose” (1991). El disco, co-producido por Mitchell Froom y Kevin Killen y de nuevo contando con colaboración de McCartney, fue recibido de manera fría debido de nuevo a la sobreproducción y a la poca incidencia de su escritura. “Other side of summer” y los temas co-escritos con Paul, “So like Candy” y “Playboy to a man”, son algunas de las canciones contenidas en este álbum.

Dos años después grabaría con el Brodsky Quartet el disco “The Juliet Letters” (1993), antes de volver a grabar con los Attractions “Brutal Youth” (1994), un disco pop-rock que pretendía refulgir viejas glorias con producción de Mitchell Froom y su vuelta a sonidos primigenios.

La segunda mitad de la década de los 90 encontró algunos de sus trabajos más conseguidos del período, como “All this useless beauty” (1996), con producción de Geoff Emerick, y “Painted from memory” (1998), disco aparecido en Mercury Records que deparaba una loable colaboración con uno de sus ídolos, el ya legendario compositor pop Burt Bacharach. También tuvo tiempo para grabar un disco en directo junto a Bill Frisell, músico de jazz con el que publicó “Deep Dead Blue” (1995), y al lado del saxofonista John Harle, “Terror & Magnificence” (1997).

Con Frisell también regrabó, con producción de Lee Townsend y arreglos del propio Frisell, los temas escritos junto a Bacharach en “The Sweetest Punch” (1999).

Su querencia por la música clásica se vio reflejada en diversas ocasiones a lo largo de su trayectoria musical, entre ellas su colaboración con la mezzosoprano sueca Anne-Sofie von Otter, a quien le produjo el disco “For the stars” (2001), en donde también colaboraba el miembro de ABBA Benny Andersson. En este curioso trabajo se hacían versiones de temas de Costello, los Beatles, Beach Boys o Tom Waits.

Con “When I was cruel” (2002) retomó sus discos firmados en solitario. Fue continuado por “North” (2002), “Il Sogno” (2004) y “Delivery man” (2004), disco en el que colaboran Lucinda Williams y Emmylou Harris.

Tras su divorcio en el año 2002 de Cait O’Riordan, Costello contrajo matrimonio con la cantante de jazz Diana Krall el 6 de diciembre del año 2003.

Discos Comentados en AlohaPopRock-AlohaCriticón

This Year’s Model (1978)

The Delivery Man (2004)Críticas Flash en AlohaPopRock-AlohaCriticón

My Aim Is True (1977)

Armed Forces (1979)



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies