• Por AlohaCriticón

Tino Casal era uno de los personajes más singulares, inquietos y de mayor personalidad en la historia del pop-rock en España, siempre atento a los sonidos más en boga del momento, así en los 60 siguió tendencias mod, psicodélicas o, en los 70, una exposición glam con un acusado sentido del espectáculo que le acompañaría toda su vida profesional.

Nacido el 11 de febrero de 1950 en el pueblo asturiano de Tudela-Veguín, Tino Casal (José Celestino Casal) dejó sus estudios en la Escuela de Arte y Oficios de Oviedo para introducirse en la música, impulsado por los sonidos británicos de los 60 y por la afición de su hermano a los mismos. En esa época formó parte de grupos como Los Zafiros Negros y, sobre todo, Los Archiduques, un sexteto mod-pop con resonancias soul, puntuales aires psicodélicos, prominente empleo del viento y sobre todo, fenomenales canciones engrandecidas por la gran voz de Casal.

Tino se enroló en los Archiduques en el año 1968, un sexteto conocido ya en la zona de Asturias que iba a grabar su segundo single. Cuando su vocalista enfermó Casal fue requerido por los otros miembros para acompañarlos en la grabación de un single. El mismo sería “No le ames/Lamento de gaitas”.

Las dos canciones eran estupendas y la interpretación vocal de Casal realmente fantástica. “No le ames” era una gema pop de bonita melodía con estupendos juegos vocales estilo Four Seasons o Beach Boys, guitarra fuzz, cierta reminiscencia jangle de los Byrds y un Tino enfatizando la petición a su ex amada en falsete en el sencillo estribillo.

La cara b, “Lamento de gaitas”, es el tema más conocido de los Archiduques y una auténtica maravilla. Es una fenomenal versión del tema “I love how you love me” de los hermanos Paul y Barry Ryan, de tono triste, distorsión guitarrera y con innovador empleo de las gaitas en una composición rock.

Décadas después Casal conseguiría un gran éxito con una versión de Barry Ryan en solitario, “Eloise”.

Su segundo single incluía temas como “Dimensión en sol mayor”, tema menor de semblante lisérgico con guitarra byrdsiana, y “Quiero volar muy alto”, una joya mod-soul y un tema más conseguido que la cara a, con una imponente sección de metal, arreglos semiorientales, una interesante aportación de los teclados de Armando Pelayo y por supuesto una gran ejecución vocal de Casal.

Otras canciones de Los Archiduques con Tino Casal fueron “La Princesa y el Juglar”, canción publicada en 1970 con flauta y trompetas de semblante mexicano, o “Linda”, cara b de la anterior y un buen tema pop en el cual el grupo vuelve a demostrar su habilidad en las armonías y los juegos vocales.

A comienzos de los 70 Tino Casal dejaría el grupo, se marcharía a Inglaterra, en donde conocería a varias figuras del glam-rock, incluido el mismísimo David Bowie, y daría inicio a su carrera en solitario.


Puntuación

Usuarios:
[Total:19    Promedio:4/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies