• Por AlohaCriticón

motorhead-lemmy-foto-biografiaSurgidos a mediados de los años 70, Motörhead, liderados por su frontman y bajista Lemmy Kilmister, fan de los Beatles, roadie de Jimi Hendrix y miembro de Hawkwind, fue uno de los nombres clave en el hard rock acelerado, iterativo, potente, una banda británica significativa dentro del heavy metal de los 80 que retomaba con amplificación sonora y sudoración escénica las constantes más básicas del rock’n’roll, ejecutadas con rapidez, redundancia abrasiva, destreza, indocilidad sónica.

Lemmy, de nombre real Ian Fraiser Kilmister, nació el 24 de diciembre de 1945 en Stoke-On-Trent, Staffordshire (Inglaterra), hijo de un sacerdote que abandonó a su madre cuando el pequeño Ian solamente contaba con unos pocos meses de edad.

Desde su adolescencia se sintió inclinado a la formación de un grupo de rock. El primer disco que compró en su vida fue el “Knee Deep In Blues” de Tommy Steele.

En su juventud Lemmy admiraba a gente como Chuck Berry, Little Richard, Elvis Presley, The Who o The Beatles, banda a la que contempló con asiduidad en The Cavern.

Paradójicamente, Lemmy siempre afirma que los Beatles son una de las grandes bandas de la historia por su diversidad, característica poco significada en Motörhead, recayendo sus sonidos en la potencia de su instrumentación y en la agresividad de su característica vocalidad, vinculada a su pronunciada personalidad, una de las más carismáticas en el mundo del rock.

A mediados de los años 60 comenzó a sentirse protagonista de la explosión musical del momento, formando parte de un buen número de conjuntos, como The Rockin’ Vicars, Sam Gopal u Opal Butterfly, grupos con los que llegó a publicar singles, entre ellos y con los Rockin’ Vicars, una versión de “Zing! Went The Strings Of My Heart”, tema de Judy Garland que había versionado los Move.

En la segunda mitad de la década, y por un período de ocho meses, también trabajó como roadie de Jimi Hendrix, mientras ensanchaba influencias con los procederes de otra de sus bandas favoritas: MC5.

A comienzos de los años 70 Lemmy se integró en Hawkwind, ocupando el bajo en 1971 tras la marcha de Dave Anderson de la banda psico-progresiva de Dave Brock.

Con Hawkwind, importante banda de space rock, Lemmy grabó, tocando bajo y guitarra, los LPs “Doremi Fasol Latido” (1972), “Space Ritual” (1973), “Hall Of The Mountain Grill” (1973) y “Warrior Of The Edge Of Time” (1975). También fue vocalista de uno de los temas más exitosos del grupo, “Silver Machine” (número 3 en el Reino Unido).

En 1974 también colaboró en el disco de Roger Calvert “Captain Lockheed and The Starfighters”.

Un año después Lemmy fue expulsado de Hawkwind tras ser detenido en Canadá por posesión de drogas. Pasó unos cuantos días en la cárcel y tras salir decidió formar un grupo al que quería denominar Bastard.

El nombrecito, poco comercial, no convencía al manager y terminaron llamándose Motörhead, un grupo con el que Lemmy se despojó del space y del progresivo para tocar simplemente rock enérgico, sucio, básico, rápido, ruidoso.

El nombre derivaba de una canción escrita para el citado disco de Hawkwind “Warrior Of The Edge Of Time”.

Lemmy, con su bajo Rickenbacker, se alió con el guitarrista Larry Wallis (ex componente de The Pink Fairies) y con el batería Lucas Fox para comenzar su nuevo proyecto que iba a debutar con un LP producido por Dave Edmunds para United Artists. Las broncas entre Lemmy y Edmunds terminaron con la suspensión de la publicación y la marcha de Lucas Fox, quien fue sustituido por Philthy Animal. También en ese momento se incorporó al grupo un segundo guitarrista, “Fast” Eddie Clarke.

Tocaron durante un período como cuarteto hasta que Wallis desertó del grupo antes de la grabación de su álbum debut, “Motörhead” (1977), un disco aparecido en el sello Chiswick.

Con el LP y su vibrante directo lleno de energía la banda fue consiguiendo ensanchar cada día su creciente número de seguidores.

El álbum, con producción de John “Speedy” Keen (líder del grupo 60’s Thunderclap Newman, los de “Something In The Air”) y temas como “Motörhead” o “Iron Horse/Born To Lose”, fue publicado en plena era punk, artistas con los que Lemmy mantuvo, por lo general, un ameno contacto, en especial con The Damned, con quienes llegó a tocar Lemmy en algún single, o The Adverts. No en vano la velocidad de ejecución vinculaba mucho su sonido a la urgencia punk.

Para la grabación de su segundo disco grande, Motörhead abandonaron Chiswick para firmar con Bronze Records, en donde apareció “Overkill” (1979), uno de sus discos más celebrados con cortes como “Damage Case”, “Metropolis”, “Overkill”, “No Class” o “Stay Clean”. La producción corrió a cargo nada más y nada menos que de Jimmy Miller, el productor de los Rolling Stones o Traffic.

Las ventas de “Overkill” fueron excelentes, al igual que las de su siguiente LP del año, “Bomber” (1979), de nuevo con Miller en los mandos del estudio. Además del fantástico y pegadizo tema homónimo, el álbum deparaba piezas como “Dead Man Tell No Tales”, “Sharpshooter”, “All The Aes” o “Stone Dead Forever”.

Este triunfo sirvió para que la avispada gente de United Artists desempolvara las cintas grabadas, tras romper con Edmunds, con Fritz Fryer, miembro del grupo de beat Four Pennies, y sacaran a la venta aquel primer disco de 1975, cuando todavía estaban en el grupo Larry Wallis y Lucas Fox, “On Parole” (1979). Este álbum volvió a vender en cantidades ingentes por toda Europa.

Los años 80 encumbraron a Motörhead como una de las bandas rock más poderosas del planeta y uno de los nombres importantes de la new wave británica de heavy metal, impulsores del speed metal o el thrash metal, especialmente tras “Ace Of Spades” (1980), un LP de hard rock poderoso con arrogante expresión vocal y el terceto posando en plan revolucionarios mexicanos. Producido por Vic Maile, quien había producido previamente a Brinsley Schwarz o a Dr. Feelgood, el disco incluye temas como “Love Me Like A Reptile”, “Shoot You In the Back”, “(We Are) The Road Crew”, “The Chase is Better Than The Catch”, “The Hammer” y por supuesto el clásico corte homónimo, todo un himno en los conciertos de la banda.

motorhead-foto-grupoEl fenomenal directo “No Sleep ‘Til Hammersmith” (1981) les llevó al número 1 en las listas del Reino Unido.

Después de que grabaran con Girlschool y como Headgirl el EP “The Saint Valentine’s Day Massacre” (1981), apareció en el mercado “Iron Fist” (1982), co-producido por ellos mismos (por primera vez en su carrera) junto a Evil Red Neck y Will Reid, fue el último álbum grabado por la formación clásica de Motörhead.

En esta época “Fast” Eddie no soportaba a Lemmy y Lemmy no soportaba a “Fast” Eddie, hecho que provocó la salida de este último tras la grabación de Lemmy y Wendy O. Williams (Plasmatics) del single “Stand By Your Man”.

El guitarrista Brian “Robbo” Robertson (ex componente de Thin Lizzy) se incorporó al grupo para grabar “Another Perfect Day” (1983), disco producido por Tony Platt (ingeniero de Mott The Hoople o AC/DC) que no cumplió las expectativas comerciales del grupo a pesar de contener sus mejores esencias. A partir de aquí los cambios en la formación, siempre con Lemmy presente, fueron constantes.

Robertson, nunca bien aceptado por los fans más cerrados del grupo, terminó dejando la banda después del disco, al igual que Philty, uniéndose a Motörhead tres nuevos componentes, los guitarristas Wurzel y Phil Campbell, y el batería Pete Gill, ex miembro de Saxon, con los que Lemmy grabó “Killed By Death”. En 1984 publicaron un recopilatorio titulado “No Remorse” (1984).

Al siguiente año no apareció ningún disco de Motörhead a causa del conflicto legal mantenido con Bronze Records tras su marcha de la compañía.

Su vuelta al estudio, después de aprovechar la temporada con una buena serie de conciertos por todo el mundo, fue en el sello GWR y con el LP “Orgasmatron” (1986), un disco bien recibido que fue producido por Bill Laswell y que contenía temas ya clásicos en su repertorio como “Orgasmatron”, “Riding With The Driver” o “Deaf Forever”.

Durante los años 80, y con escasas variaciones en su rocoso sonido, apareció “Rock ‘n’ Roll” (1987), álbum co-producido por Guy Bidmead con un título que definía bien su fundamento sonoro y contaba con Philthy de nuevo en las baquetas. Un año después publicaron el disco en directo “No Sleep At All” (1988).

En este decenio Lemmy también hizo sus primeros pintos como actor, escribió con Lita Ford el tema “Can’t Catch Me” y colaboró con Nina Hagen.

Durante 1989 y 1990 Motörhead volvieron a tener problemas con su sello discográfico, pleiteando en tribunales ahora con GWR.

En 1991 apareció “1916” (1991), disco publicado en WTG/Sony que contiene un homenaje a los Ramones en “R.A.M.O.N.E.S.”, con un sonido cercano a la banda de Queens. Por el álbum Lemmy consiguió una nominación a los premios Grammy.

El mismo año giraron con Judas Priest y Alice Cooper y al siguiente publicaron “March Or Die” (1992), primer trabajo en el que aparecía en la batería Mikkey Dee.

Tras este álbum y de manera sorprendente tras la buena acogida comercial y crítica de los LPs, el grupo fue expulsado de WTG. Ellos respondieron con “Bastards” (1993), disco aparecido en su propio sello Motörhead.

A mediados de la década Lemmy tocó con las japonesas Shonen Knife y grabó con Motörhead en el sello CMC buenos discos como “Sacrifice” (1995) u “Overnight Sensation” (1996).

El disco en vivo “King Biscuit Flower Hour” (1997), que recuperaba un directo con Robertson a la guitarra, “Snake Bite Love” (1998), otro disco en directo, “Everything Louder Than Everyone Else” (1999), y la compilación “Jailbait” (1999), cerraron su discografía en los años 90.

Posteriormente, y siempre con sus conocidas e invariables pautas, Motorhëad publicaron discos potentes para el seguro disfrute en vivo pero formulistas a nivel compositivo dentro de los cánones de alborotador y vital rock’n’roll (como un Chuck Berry hipervitaminado y de voz exacerbada), del estilo de “We Are Motörhead” (2000), con una estupenda versión de Sex Pistols, “God Save The Queen”, “Hammered” (2002) o “Inferno” (2004), álbum que incluye la colaboración de Steve Vai.

Su último álbum es “Bad Magic” (2015).

Philty Taylor falleció a los 61 años de edad el 12 de noviembre del 2015. Poco tiempo después, el 28 de diciembre, murió Lenmy en Los Angeles, California, tras sufrir un cáncer. Tenía 70 años.

Discos comentados en AlohaPopRock-AlohaCriticón

Motörhead (1977)
Overkill (1979)
Ace Of Spades (1980)
Bastards (1993)
Inferno (2004)


Puntuación

Usuarios:
[Total:101    Promedio:4.5/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies