• Por AlohaCriticón

Grupo americano afincando en Gran Bretaña en la década de los 60. Seguidores de los Beatles (a quienes incluso tuvieron el lujo de contemplar en algunas grabaciones), interpretaban sonidos parecidos a los ofrecidos por sus ídolos en discos como “Sgt. Peppers”, el “White Album” o “Abbey Road”, los Hollies o los Bee Gees del “Odessa”.La banda, formada a mediados de los 60 en St. Louis, estaba compuesta por el cantante, guitarrista y pianista Tom Hartman, el guitarra rítmico Bob Frank, el bajista Bill Lombardo y el batería Mike Lombardo.

En 1968 llegaron a Inglaterra, consiguiendo firmar con EMI para grabar el tema “A world of you”, un tema de pop orquestal producido por el propio compositor y alma del grupo, Hartman, ayudado por Geoff Emerick y Alan Parsons.

En Abbey Road y en plena etapa creativa realizaron un buen puñado de composiciones para un disco grande, “Resurrection”, que finalmente no vio la luz en su momento, apareciendo posteriormente en el año 2003. En 1969 solamente pudieron publicar en Parlophone dos singles, “The Train/A song for Jane” y “World of You/Say Georgia”.

Tras la ruptura del grupo, muy influenciado por las melodías y estructuras de los Beatles, Tom Hartman estudió cinematografía en la Universidad de Miami y trabajó escribiendo música para publicidad.

El grupo de los años 60 Aerovons tuvo el privilegio de poder grabar en 1969 su único Lp en los estudios de Abbey Road, nada más y nada menos que cuando los Beatles estaban componiendo algunas de sus obras maestras.

Su líder, compositor, cantante, guitarrista y productor Tom Hartman, tras reeditarse el disco “Resurrection”, nos contó, entre otras cosas, sus sensaciones en Abbey Road, sus contactos con el grupo de Liverpool y algunos de sus discos preferidos en la historia del rock…Formaste The Aerovons en St. Louis pero tu sonido estaba claramente influenciado por los grupos de la Invasión Británica. ¿Qué música escuchabas en tus inicios? ¿Cuáles eran tus bandas favoritas?

Cuando era pequeño escuchaba mucho a los Everly Brothers. Fueron una gran influencia para mí. Después aparecieron los Beach Boys y más tarde los Beatles, quienes, por supuesto, se convirtieron en mis favoritos. También me encantan los Who y los Hollies. Posteriormente los Bee Gees y grupos americanos como Paul Revere & The Raiders, The Byrds y, entre otros, algún grupo “one hit wonder” como The Knickerbockers.

Por aquellos momentos mi gran pasión eran las armonías y las dulces melodías. Incluso de niño lloraba escuchando “When I Fall in love” de los Lettermen (risas).

Eso se llama sensibilidad, algo que no suele abundar. Antes de crear The Aerovons, ¿formaste parte de algún otro grupo? Háblame sobre tus inicios en el mundo de la música.

No, los Aerovons fue mi primera y única banda. Comencé a tocar piano cuando tenía 5 o 6 años, a los 9 o 10 tuve mi primera guitarra. De pequeño escuché un tema llamado “Ginger Bread” de Frankie Avalon que tenía un break rockero de guitarra. Yo le pregunté a mis padres que era ese sonido…”Es una guitarra, Tommy”, me dijeron…Fue ahí cuando quedé enganchado a la música.

Mi familia era muy melómana. Mi madre era cantante y mi hermana interpretaba piano clásico.

Como bien dijiste los Beatles es tu banda favorita y sin duda alguna tu principal influencia como compositor. ¿Cuáles son tus discos favoritos de los Fab Four?

Bueno, me encantan todas sus grabaciones pero mi etapa preferida es su primer material. Adoro “Help”, “Beatles for sale” o “A Hard Days Night”, todos aquellos Lps. Aunque en conjunto mi disco favorito es “Abbey Road”.

¿Cómo te sentiste cuando llegaste a Abbey Road para grabar vuestro álbum? Supongo que sería un momento inolvidable para ti.

Para mí fue como aterrizar en la luna. Cuando entramos en el Estudio 2 por primera vez me venían a la cabeza “She loves you”, “I want to hold your hand”… ”Sgt. Peppers”. ¡Qué cosa más tremenda! Resultaba muy intimidante.

Me encontré gente muy amable, que se portaron muy bien conmigo, haciéndome volver pronto a la realidad. Eran simplemente un puñado de amigos trabajando realmente duro. Todo era muy práctico y sencillo, nada elaborado ni lujoso. Unas cuantas máquinas expendedoras en el área de comida, una sala de televisión y el resto dedicado a la grabación de música.

Lo que existía era una gran atmósfera, muy propicia para hacer un buen trabajo. No había esa frialdad en el ambiente que otros estudios suelen ofrecer.

Fuiste testigo de algunas de las históricas grabaciones de los Beatles. Supongo que tendrás muchas anécdotas de aquellos momentos.

Una noche los escuché reír histéricamente cuando hacían una jam de la canción “Games people play”. Tocaban rápido, muy rápido, acelerando el ritmo hasta que no podían tocar de manera más veloz. Entonces comenzaban a partirse de la risa.

Paul era exactamente como aparecía en las películas “Help” o “A Hard Day’s Night”. Muy educado, atractivo y amable. John estaba ensimismado con Yoko. Uno de mis pocos contactos con él fue cuando yo necesitaba un cable de guitarra y me dijeron que se lo podía pedir a él, que en esos momentos estaba en el hall conversando con Yoko. Así que aparecí yo intimidado y le pregunté si podía prestarme uno de ellos. “¿Conoces a Mal (Evans) o a Kevin?” me dijo, “Si”, “Pues diles que vas de mi parte y que te lo den”. Yo le dije saliendo y casi tropezando “Oh, gracias, Johh, muchas gracias”.

George era una persona muy diferente a como yo me la imaginaba. Era muy divertido, muy entusiasta y siempre escuchaba con atención lo que le estabas diciendo. Sus ojos nunca dejaban de mirarte cuando le hablabas, y también era hábil para, de repente, soltar una broma y no parar de reír. Eso me sorprendió. Era extremadamente agradable.

Con Ringo nunca hablé, aunque Mike (Lombardo) y Billy (Lombardo) sí lo hicieron. Cuando nos veía siempre nos saludaba con la cabeza y decía “Hola” o “¿Cómo va el disco?”…Eso lo hacían los cuatro…eran gente muy sencilla.

La canción “Resurrection” suena muy parecida a “Across the universe” y “Say Georgia” a “Oh Darling”. ¿Escucharon los Beatles estos temas?

No, además ese fue un error mío. Escuchamos esas canciones (“Across the universe” y “Oh Darling”) y dos semanas después de hacerlo decidimos rechazar dos temas que habíamos planeado incluir en el Lp y hacer algo como lo que ellos estaban haciendo en ese momento…es decir, grabar un tema con el espíritu del viejo rock’n’roll y una especie de balada acústica espacial. No me daba cuenta de que recordaba tan bien sus composiciones.

Es divertido, ya que yo estaba más preocupado por no parecerme a la canción “Bonnie and Clyde” con “Say Georgia” que a la de “Oh Darling”. Cuando apareció “Oh Darling” pensé…”Tío, yo escuché esa canción antes, y no sabía como se había parecido tanto”. Pero bueno, estaríamos aquí durante mucho tiempo discutiendo como una canción suena muy parecida a otra (risas) Por ejemplo “My Sweet Lord”.

Sí, y el lío legal de Harrison con las Chiffons. Algunas canciones de “Resurrection” me recuerdan también a los Hollies y a los Bee Gees de los 60. ¿Qué opinión tienes de estos grupos y otras bandas británicas como The Zombies, The Who o The Kinks?

Me encantan los Who y los Hollies, también los primeros Bee Gees y los Zombies. La voz de Colin Blunstone es realmente increíble. Aprecio mucho a los Kinks por lo que contribuyeron al mundo de la música pero sus voces nunca me atrajeron demasiado. Me gusta mucho “Set me free” y “Days”.

La maravillosa “World of you” es uno de mis temas favoritos de vuestro disco. Me recuerda mucho a los trabajos de Left Banke. ¿Te gustan Michael Brown y Left Banke?

Bueno, Left Banke era un grupo extraordinario. Una de mis canciones favoritas es “Desiree”, gran pop orquestal. La voz es única… eran simplemente tremendos.

Gracias por tus amables palabras por “World of you”. Es mi preferida y la primera canción que yo compuse. Me entusiasman los temas con mucha carga dramática y creo que esta la tiene. Me gustan mucho las canciones de tono melancólico.

¿Cuál fue la causa de que el Lp “The Resurrection” no apareciese en 1969?

No lo publicaron en su momento porque el grupo rompió inesperadamente. Tras la ruptura me invitaron a quedarme en Inglaterra para trabajar en la EMI, pero yo era demasiado joven y no quería vivir yo sólo en Inglaterra con 18 años.

¿Cómo recuerdas tu colaboración con Geoff Emerick y Alan Parsons?

Geoff era un caballero, una persona muy amable. Mi mayor queja sería que cuando yo me encontraba trabajando sólo en el estudio a veces entraba y me preguntaba: ¿Tienes que trabajar ahora mismo? Cuando yo le contestaba que sí, él me decía “George pasa horas intentando conseguir algo así”. Eso me dejaba un tanto desanimado.

Con Alan todavía sigo hablando. Lo voy a ver cuando viene a Florida de gira. Es una persona estupenda, muy divertido, y, por supuesto, un músico de gran talento.

Después de romper trabajaste en el sector publicitario escribiendo música para anuncios. ¿Por qué no formaste una nueva banda en los años 70?

Oh, ya había tenido suficiente con mi banda y el negocio musical. Quería hacer algo diferente así que estudié y trabajé en orquestación. Hice spots para televisión y radio, documentales… Para hacerlos tienes que ser bueno y rápido. Además nunca sabes lo que vas a hacer después y pagan mucho mejor que cuando estás intentando convertirte en estrella de rock (risas).

Actualmente, ¿qué música escuchas?

Escucho prácticamente de todo. Ahora mismo la mejor música que estoy escuchando en un nivel “semiserio” es la banda sonora de “Wicked”, el músical de Broadway. Es alucinante. Escucho “No good deed” y se me eriza el cabello. Una composición increíble.

También me gustan los sonidos alternativos y el pop. Me encantan Blink-182, para mí ellos son los Who actuales. Incluso disfruto los singles de Hilary Duff…la canción “Come Clean” es maravillosa. Además soy un gran admirador de las bandas sonoras de películas. A nivel orquestal John Williams es mi principal influencia.

En Aloha PopRock recomendamos algunos discos claves en la historia del rock. ¿Puedes decirme algunos de tus favoritos?

Bueno, aparte de los Beatles (porque todos sus Lps tendría que estar en el listado), mi lista es bastante corta. Sin un orden te diría “Brain Salad Surgery” de Emerson, Lake & Palmer, un disco alucinante que tienes que escuchar de principio a fin, o “Mr. Tambourine Man”, de los Byrds, probablemente el mejor disco de guitarras y armonías en la historia del pop junto a lo hecho con los Beatles

También me gusta mucho el primer disco de los Bee Gees, un álbum repleto de gloriosa orquestación y composiciones melódicas que todavía me asombran. El disco en directo de The Merry-Go-Round es fantástico, como también lo es el disco debut de Emitt Rhodes.

Si quieres energía cruda y descubrir las raíces del punk, no tienes más que escuchar “My generation” de los Who.

Tom, Muchas gracias por tus respuestas.

Antonio Méndez



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.